viernes, 19 de abril de 2013

DMYTRYK, Edward El hombre de las pistolas de oro (1959)


     Buen Wester, bien rodado, muy visual en su género y con interpretaciones muy mesuradas. Desde luego tres monstruos: Fonda, Widmark y Quinn, a cada cual mejor. El que más desentona es Quinn, aunque está constreñido en un papel como fácil. El mejor Widmark, que está sobervio. Qué buen actor es, qué facilidad tiene para transmitir... es cierto que a lo mejor no tiene la cantidad de registros de los otros dos, muchísimo más versátiles, capaces de interpretar cualquier cosa.
     Clásica historia de comisario en pueblo pequeño que intenta sujetar a los malos que acuden cada tres o cuatro semanas a montar el follón y beber en la cantina.

lunes, 15 de abril de 2013

LLOYD, Phyllida. La Dama de Hierro (2011)

   Biotip más que exótico, hecho a la medida de la actriz, que revela claramente su altura, más que notable.
   Personaje más que polémico, fallecido estos días, reúne las virtudes y los defectos de las personas extraordinarias, que son bien tratados en las películas. De ella te queda claro que: le gustaba, bastante además, el Whisky, tenía un carácter endiablado y su vida familiar le importaba más bien poco, por no decir nada. 
   La idea de la directora (parece nombre mujer) es realizar una retrospectiva vital desde los años de vejez del personaje, destacando los cuatro o cinco momentos vitales más importantes de su carrera: cuando es derrotada para la obtención de un escaño, cuando lo consigue por primera vez, cuando es elegida Secretaria de Estado de Educación, cuando se presenta para presidir el partido y gana, y cuando es elegida primera ministra: con los tres o cuatro momentos decisivos, las huelgas mineras, el atentado contra su vida, la guerra de las Malvinas, las reelecciones, y el Pol Tax, el impuesto que la llevó a la tumba.
     La película es entretenida, sin más. La interpretación de Meryl Streep muy verosimil, de esas que gustan para la consecución de un Oscar.

domingo, 14 de abril de 2013

WALSH, Raoul. Los implacables (1955)

   Magnífica película, con excelente reparto, buenas interpretaciones, sobre todo de Gable, algo menor de Ryan, y, sobre todo, con unos espectaculares planos de naturaleza en estado purísimo... Alguna escena cuando van caminando por la nieve es muy del oeste. Desde luego si fuera vaquero me gustaría ser Clark... Qué porte, qué manera de moverse, que estilo, qué bien se mete en el papel. 
   La trama es muy parecida a la de Rio Rojo, aunque aquella es muy superior, hay que llevar unas vacas por un camino sembrado de indios, por un precio que se paga al final

sábado, 13 de abril de 2013

PECKINPAH, Sam Clave: Omega (1983)

     Las últimas películas, las crepusculares, de los grandes genios del cine nunca han sido especialmente brillantes. Esta, desde luego, es casi de las peores de este heterogéneo grupo, donde conviven, por ejemplo, Rio Lobo de Hwaks, que es más que razonable, con por ejemplo Aquí un Amigo del Wilder, que es sencillamente despreciable. 
   Esta no es especialmente buena. Arrastrada por la imagen de Burt Lancaster, pretende reflexionar sobre las relaciones entre matrimonios de determinada edad al hilo de una supuesta organización: Omega, dedicada a no se sabe qué, pero probablemente integrada en los servicios secretos rusos... En fin, pastiche... en el que el principal espía ve cómo mata a su mujer el jefe... y los destinatarios del acoso, los cuatro matrimonios que pasan un fin de semana sólo son acosados porque uno de ellos es presentador de televisión y teóricamente puede poner en evidencia en una entrevista al jefe supremo de la tribu.
   Todo ello aderezado por la habitual ensalada de tiros marca Peckinpah, brillante cuando se producen en el piscina...

domingo, 7 de abril de 2013

SIEGEL, Don. La ciudad sin ley (1969)

Magnífica película, estupendo guión, gran interpretación del estupendo actor Richard Widmark, estupendísimo actor... Toda una relación onírica de esta película con la de Zinneman: solo ante el peligro, esta también excelente película... En realidad parece una copia de aquella pero con diferente final y diferente estructura temática. En este al final muero el Sheriff, seguramente porque era su destino, nada mágico sucede, las miserias humanas gobiernan la vida de las gentes... La historia es sencilla, un Sheriff de los de toda la vida, ligero de gatillo y poco dado a hacer la pelota a los que mandan (gran error, según quién dice qué) es considerado un peligro por la nueva corporación municipal... Él no quiere irse, no quiere esencialmente por dos razones: le ofrecieron el puesto por todo el tiempo que quisiese y cree que su ley del revolver es justa, sirve para lo que sirve y cumple con su función.
Además vive enamorado de una mujer con la que se casa antes de morir...
La corporación quiere otras cosas... otras cosas de otras cosas... intentan que abandone, pero resiste. Es su ley, la honestidad, la valía, el arraigo... 

sábado, 6 de abril de 2013

HAWKS, Howard: Río Lobo (1970)

     Buen río, sin ser el Bravo, ni mucho menos en Rojo... El de Sangre todavía no lo he visto... Vaqueros convertidos en Cowboys puede ser el resumen de la película. Comienza con un espectacular robo con descarrilamiento del oro que viaja en un tren por unos Confederados y la persecución de los Yanquis... el resto ya lo puede imaginar el lector: unos se persiguen a otros, y al final lo de menos es donde está el oro, lo más importante es cazar al ladrón, convertir lo prometido en su código genético en lo que se debe hacer...

lunes, 1 de abril de 2013

Howard Hawks. Tierra de Faraones (1955)


     Probablemente el director de cine más versátil que haya, no suele fallar nunca, siempre acertado. No tiene la profundidad de otros, pero sabe desenvolverse con verdadera desenvoltura en cualquier género. Parece razonable que se visite de vez en cuando este de los Peplum, sobre todo en domingo de resurrección como fue ayer.
     La vi con Rodrigo, que días atrás vio y le encanto Qvo Vadis, con las historias de Marco Vinicio, Ligia, Petronio, Tigelino, Nerón, etc... Parece que le gustó, aunque creo que al final no se enteraba mucho de qué iba la cosa. Pero desde luego prestó atención y preguntaba constantemente. Me encantaría que le gustasen las películas de cine, me encantaría tener vida para ver con el tres mil o cuatro mil películas... Me encantaría.