martes, 10 de marzo de 2015

LUBITSCH, Ernst. La octava mujer de barba azul (1938)

Típica comedia de situación, exprimida hasta la saciedad por el guionista y el director. Magistral forma de pasar el tiempo, divertida, alegre, inverosímil como pocas, graciosa y muy dicharachera.
Al final, como todo Lubitsch, muy al final de la película, cuando él está en el frenopático enfermo de autoestima ella le dice: ahora sí podemos querernos, somos libre e iguales, tanto tú como yo somos millonarios, y no dependería de ti.
Desde luego para estar en 1938 es una declaración sumamente moderna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario