miércoles, 17 de junio de 2015

DAVES, Delmer. Cowboy (1958)

No es de lo mejor de Davis, pero se deja ver. Es entretenida y tiene la virtud de ver a Glenn Ford en toda su plenitud y a un Jack Lemmon de vaquero, circunstancia que nunca lo había pensado.
La redención de un amor de juventud a través de la pradera, quizá sea una simplificación excesiva, pero desde luego es lo que plantea.
La vida del vaquero, la mistificación de la pradera, la vida salvaje, la vida libre, todos y cada uno de los mitos de los auténticos Cowboy están presentes, el alcohol, las partidas de cartas, el tabaco, los indios, las vacas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario