viernes, 15 de mayo de 2015

JOHNSON, Nunnally. La viuda negra (1954)

Gran película, de formato clásico impoluto. Con un metraje ideal, con un color magnífico, unos diálogos muy acertados y un desarrollo general de la película muy conseguido.
Se nota que es la obra de un gran guionista. Los giros argumentarles y efectistas están muy conseguidos, va dejando pistas a lo largo de la cinta que son recuperados en el desarrollo y en el desenlace con natural orden, para proponer un desarrollo final imprevisto para el espectador. Luego, cuando la repasas, entiendes bien por qué ha sido la mujer quien ha matado a la chica, pero cuando la estás viendo no queda tan claro. Me encanta Tierney, esa belleza asiática, una cara angelical, un singular movimiento de grácil muñequita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario