martes, 12 de diciembre de 2017

SIRK, Douglas. Extraña confesión (1944)


Linda Darnell es una mujer guapísima, una actriz de su tiempo. No especialmente dotada, con gestos muy hieráticos, una mirada muy especial y una forma de moverse singular. Me gustó más en "Carta a Tres Esposas", por ejemplo.
George Sander hace su papel, que ya es, pero que siempre es más o menos el mismo.
Esta película no es una cinta de actores, sino de director. Sirk es un director muy suyo, muy reconocible. El absoluto rey del melodrama, con películas características. Busca un tipo de emoción singular, que otros directores no buscan o no quieren encontrar.
En esta, una de sus primeras, diserta sobre un cuento de Puskin, en una temática clásica del cine. Femme Fatalle que desarrolla sus encantos para intentar volver locos de amor a varios hombre a la vez con el propósito de escalar la escalera social.
Mujer guapa de familia campesina enamora a un juez, a un aristócrata y al que es su marido a la vez... Al final es asesinada, y condenado su marido. El móvil parecía sencillo, los celos le envenenaron el alma. Pero no. Después del advenimiento de la revolución rusa y el decaimiento de las clases medias y altas el juez confiesa su delito.
Tiene algo de Preminger, de obra clásica de Lubisch, de ese cine que parece teatro. Da gusto ver este tipo de cintas, aunque no las puntúe excesivamente bien.

lunes, 11 de diciembre de 2017

SIEGEL, Don. Contrabando (1958)


Una más de Siegel. Una más muy reconocible, con una específica visión de lo visual, del tempo del partido, de la línea directriz, de lo que se espera de una película de este tipo.
Tiene dos escenas que valen una cinta: la muerte del paralítico cuando es empujado desde lo alto de la pista de hielo al suelo, y la muerte del pistolero, cuando es tiroteado y cae desde lo alto de una autopista elevada. Son muy icónicas. La de la silla de ruedas o es copia, o innova, lo recuerdo el año de la otra, de la primera de Widmarck con Hathaway, "El beso de la muerte".
Siegel no es exactamente uno de los grandes, el alta clase media, por decirlo en términos de la escalera social, pero cuando es bueno es muy bueno.

domingo, 10 de diciembre de 2017

DESMOND HURST, Brian. La defensa de Malta (1953)


Desde luego Alec Guinness no es llamado por el lado de las películas amorosas. Qué mal hace de galán, qué cosa más horrorosa. No tiene la más mínima empatía, no mira con deseo, es frío como el hielo. Es un actor enorme, pero no te lo imaginas en ese tipo de papeles. La verdad es que no le recuerdo ningún otro de este tipo. Siempre de soldado, de militar, con valores no relacionados con el amor y su cortejo.
La película es interesante, no ha envejecido mal, a pesar de tener algún trozo documental. Al parecer el asedio a Malta y la resistencia de sus ciudadanos fue épica, sobre todo porque su conquista servía como cabeza de avance hacia Sicilia, por lo que su dominio era capital.
Director del que he visto otra cinta: "Aquella noche en Varsovia (1941)" que no me pareció gran cosa, pero que sí la recuerdo con una gran banda sonora.

sábado, 9 de diciembre de 2017

GRAHAM, William A. Submarino X-1 (1968)


Muy dicretita. Poca cosa. James Cann tiene una carrera rara, poco convencional. Ha trabajador mucho, a veces en grandes películas, pero sin llegar nunca a ser un gran actor.
Director muy poco conocido para mi. He visto una cosa suya sobre Eichman el criminal nazi, que tampoco me pareció especialmente interesante.
Esta película me recuerda a otras de temática similar... Muchas veces rodada, siempre de manera parecida, y esta no aporta nada especial.

viernes, 8 de diciembre de 2017

NYBY, Christian. Linea de fuego (1967)


Muy flojita. Historia muy vista, muchas veces rodada. Soldado fiero que es retirado del combate, se casa y no es capaz de volver a ser quien fue. Necesita volver a ser soldado, a sentirse a sí mismo. Su mujer no quiere que vaya de nuevo al combate, tiene miedo de que muera, está embarazada. Él sabe que nada va a pasar. Va, vuelve, y se siente otra vez soldado y persona.

jueves, 7 de diciembre de 2017

KING, Henry. Almas en la hoguera (1949)


Me ha gustado mucho. La última vez que vi una película de este director fue una gran cinta de infausto recuerdo para mi: La Colina del Adiós, con una chica muy guapa Jennifer Jones, y Willian Holden, tan impresionante como siempre. La verdad es que le puse un 5, poca nota porque soy siempre muy generoso, pero no la vi entera, o la vi a trozos a ratos... no pude verla seguida. Una noticia, una de las que más me han impactado en los últimos años interrumpir mi visitando.
Ésta es una gran película de guerra, con pocas escena bélicas, siempre documentales, pero muy centrada en la fatiga del combate, en la ilusión por mandar y liderar un grupo y en lo necesario que es el mando para casi cualquier cosa.
Gregory Peck está espléndido. Un actor con una carrera muy sólida, con todos los registros: comedia de situación (Vacaciones en Roma) drama, más o menos épico (Los niños del Brasil, o Matar a un Ruiseñor), y bélica (esta y su debut con Tournier: Días de Gloria). Un grande, sin lugar a dudas.

HAWKS, Howard. Río Lobo (1970)


La vi hace relativamente poco. Ayer la vi en la tele, y la copia era igual de mala que la que yo tengo. No se ve del todo bien, y eso lastra mucho la cinta. Temática muy clásica pero interesante, con un Wayne muy mayor y, sobre todo, muy sólo. En los otros Ríos tenía a Dean Martin o a Robert Mitchum, que son palabras muy mayores.
En esta está muy sólo, y como muy gastado. Era 1970 y llevaba haciendo películas 40 años...
En todo caso es su peor Río, nada que ver con Río Bravo, Río de Sangre, y Río Rojo. En los Ríos hay que meter también El Dorado, que es otro "Río" conceptualmente hablando.
Era, además, la última película de Hawks, monstruo del cine, uno de los más grandes directores.