lunes, 22 de enero de 2018

MALE, Louis. Atlantic City (1980)


Película muy aclamada pot la crítica. La vi hace años, y la recordaba más bonita, algo distinta.
Seres solitarios, atrapados entre su propia vida y sus sueños, entre lo que son y lo que quieren ser. Un hombre acabado, machacado por la vida que se dedica a cuidar a la mujer de su jefe ya muerto se encuentra con una chica que quiere ser crupier que ve cómo su marido aparece con su hermana embarazada de él.
La suerte, buena y mala, se intermedia en este escenario.
Esta vez me ha gustado menos, la recordaba más bonita, más rápida, ahora aprecio cómo el director quiere rescatar la podredumbre, la casposidad de la ciudad, que tuvo tiempos mucho mejores, tiempos en los que viven los personajes que ahora tienen que funcionar con otros medios, moverse en otros códigos...

domingo, 21 de enero de 2018

PENN, Arthur. Missouri (1976)


No me ha gustado especialmente. Pertenece a esos Westher costumbristas, que pretenden crear época, lentos, lejos de los tópicos de tiros, vaqueros duros, whisky a raudales, furia incontenible, películas intimistas, lentas, de actores, de personajes, etc.
Penn está muy valorado por la industria, pero la verdad, excepto "La jauría humana", las demás suyas no me han parecido especialmente maravillosas. Son buena, bien rodadas, técnicamente impecables probablemente, pero a mi no me gustan demasiado. Esta en concreto no me ha parecido muy buena. Los actores bien, pero el papel que hace Marlon Brando no me ha gustado nada, nada de nada. No se sabe si está loco, enfermo, o directamente es estúpido.

viernes, 19 de enero de 2018

STEVENS, George. Un lugar en el sol (1951)


Melodrama clásico, de mucha fama e influencia posterior. De un Director muy querido, muy apreciado por la industria y los aficionados.
Raíces profundas, que también es de él me pareció magnífica, ésta, sinceramente, no tanto. Previsible y con un guión absolutamente trillado se conduce por un camino conocido...
En general los melodramas no son mis películas. Puedo ver algo de Sirk, de Shtal y poco más. No aprecio la calidad de la historia desde el sufrimiento, no hace falta sufrir para vivir, no es necesario pasarlo mal para legitimarse en que hay que disfrutar de la vida.
El sufrimiento no te legitima para la alegría, como ser vegetariano no te asegura que no te coma un tigre.
Es cierto que está muy bien rodada, los actores son superlativos, Montgomery Clift y Elizabeth Taylor está absolutamente arrebatadores, y Shelley Winters en su papel, aunque la verdad, fue verla y dejar de gustarme la cinta. Winters es la clásica actriz a la que tengo manía. La he visto tanto, en tantos papeles, del oeste, melodramas, costumbristas, etc, que la tengo como superada.
Clift es un actor muy singular. Sus interpretaciones de personas torturadas interiormente, de personajes que tienden a superarse a imponerse a su destino y deben asumir que la realidad dicta que no van a ser capaces de ello, que por mucho que corran el destino les alcanza suelen funcionar.
Era arrebatadoramente guapo, varonil sin ser empachoso, sensible sin ser amanerado...
Taylor era muy joven, pero está en su papel. Obviamente los papeles de adulta le quedan mucho mejor, le permiten más juego, en este estaba completamente constreñida a un comportamiento determinado en un contexto concreto.

jueves, 18 de enero de 2018

WYLER, William. Desengaño (1936)


Me ha gustado. No es de las mejores de Wyler, pero es una buena película, que tiene setenta años, que ya son.
Me ha gustado mucho, como siempre Walter Huston, que es un actor de una pieza, en varios registros, siempre dando la talla, con su corpulencia y su mirada varonil. Me encanta. Y en esta ocasión me he fijado más en Mary Astor, y me parece una actriz bastante notable. Acostumbrado a verla en esos papeles de esposa de un detective con el perrito Asta que les sigue a todas partes no me había fijado lo interesante que es.
Los demás en sus papeles.
Lo que no queda claro en la cinta es que ella, la mujer infiel, tiene sus propios medios económicos. No es la clásica mujer de un empresario que vive de él, o con él. Parece la heredera de un capital, y que no necesita a su marido. Eso explica algunas cosas, no sólo la autonomía económica, sino, sobre todo, la necesidad que tiene la mujer de ser el centro de atención en todo momento, como si fuese una mujer veinte años menor.
Wyler es uno de los grandes del cine, sin ninguna duda. Cada vez me gusta más.

miércoles, 17 de enero de 2018

CAMERON, James. The Abyss (1989)


Entretenida, muy entretenida. Es un director fiable, que es capaz de organizar bien la trama, que mezcla bien los efectos especiales, y que tiene una buena dosis de imaginación. Esta película no tiene una idiosincrasia tan propia como para vincularla a un determinado director; quiero decir, podría haberla filmado cualquiera, Ron Hooward, por ejemplo. Me recuerda a Coocon, y tiene algo de Alien... En vez de ser en el fondo del mar podría haber sido en el espacio.
Entretenida, sin más.

martes, 16 de enero de 2018

PAKULA, Alan. J. Una mujer de negocios (1981)


Muy eficaz. Consigue lo que quiere. Otra cosa es que sea una gran película o que realmente esté bien rodada. Algunos problemas en explicar la crisis al final de la cinta la lastras irremisiblemente. No es razonable la explicación que dan de la misma. Además no se llega a saber a quién pertenece la cuenta corriente conflictiva. No se sabe si es de los árabes o del banquero que finalmente se suicida. En cualquier caso se puede ver, es completamente intrascendente, pero la trama está muy lograda.
Es un director eficaz, para estas cosas sí sirve. Aunque todas sus películas, al menos las últimas que recuerdo, siempre circulan de la misma manera, consiguiendo un climax de manera bastante fiable y lograda.