lunes, 24 de noviembre de 2014

GOULDING, Edmund. El caso 880 (1950)

  Tierna película de un buen director, sólido y confiando. Metraje muy razonable con un guión muy bien construido. Sólo está un poco fuera de lugar Lancaster, que quizá no sea el mejor actor del mundo para papeles dramáticos, aunque su versatilidad, su capacidad interpretativa, su naturalidad y su estupenda sonrisa le hacen acreedor de un crédito que no defrauda.
   Dorothy McGuire es una preciosidad, que brilla tanto como en El callejón de las almas perdidas, aunque aquella película es mucho mejor que esta.
   La idea base es si la falsificación de moneda, al parecer basado en un caso real, es siempre penada o si, por el contrario, cuando no se realiza con un propósito de enriquecerse sino únicamente de sobrevivir, falsificando muy poca cantidad de efectivo y colocándolo siempre en lugares distintos para no perjudicar en demasía a nadie, debe ser penada o no. Un hurto famélico sofisticado... Sólo hace falta ver al viejecito falsificador para darse cuenta de cuál es la respuesta correcta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario