sábado, 8 de diciembre de 2012

HOWARD HAWKS: Hatari (1962)


   Valor, templanza, coraje, arrojo, entidad, criterio, hombría, amistad, energía, potencia, orgullo, alcohol, caza, animales, muerte, vida, fealdad, formalidad, fuerza...
   De esto va la película. De eso de de todo lo demás, de la vida, de cómo se debe vivir, de los criterios que se mantienen inalterables a lo largo de la vida. No es, obviamente, ninguna de las (15 al menos) obras maestras de Hawks, pero es muy brillante, sobre todo en las escenas de caza de animales. Son muy espectaculares, muy bien rodadas, probablemente con un ejército de especialistas, pero realmente muy visuales.
   Wayne es lo de siempre. Un pedazo de actor, machacado inclementemente por los bienpensantes socialdemócratas que entendía, y todavía entienden, que la cultura es lo que ellos dicen, que los actores buenos son los que no votan conservador. Son los mismos que entiende que la cultura está para domesticar a la gente, o que sin haber visto jamás El acorazado Potemkin, o peor aún habiéndolo visto y no podido soportar, le votan como mejor película de la historia.
   Obviamente esto es una película de aventuras, de sobremesa, de niños que aprender a ver cine... de entretenimiento, sin más.... Pero queda un regusto de hombre típico, tópico y de siempre que conecta con las ensoñaciones de un hombre al uso. Comer, beber, cazar, aire libre, actividades de riesto, amor con chica guapa...
En fin, que la adscripción política de Wayne fuera salvajemente liberal, o que Ford casi prefiriese un gobierno militarizado no quitan un ápice a sus trabajos.
   Elsa Martinelli está preciosa, realmente guapísima... Los demás muy en su línea de actores estupendamente secundarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario