martes, 12 de septiembre de 2017

WALSH, Raoul. Esther y el Rey (1960)


Un Peplum de los de toda la vida, pero que no me acaba de llenar. Joan Collins no pinta nada en esta historia, que además se desarrolla en Persia, no en Roma, con lo cual pierde un poco su esencia. Además la cuestión religiosa de los judíos, que es la trama principal, está demasiado presente en el historia, con lo que, en realidad, la película pierde encanto, aunque quizá gane en identidad.
No me ha parecido una gran cinta. Además la copia no se veía especialmente bien, y el sonido tampoco era el mejor posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario