viernes, 29 de septiembre de 2017

MANN, Delbert. La mujer sin rostro (1966)


Interesante película. Con un relato muy interesante, con guión bien estructurado, diálogos interesantes y buena trama.
Un señor (James Garner) aparece en el centro de Central Park de día, sin recordar nada de su pasado, ha perdido completamente la memoria. Tiene en el bolsillo de la chaqueta un número de teléfono y dos pastillas. Llama y va a ver a una mujer que cree conocer, pero ella a él no le conoce. Luego repite el esquema con otras dos más. Siempre pasa lo mismo. Se acerca en la calle a una mujer y cree conocerla, la reconoce por un nombre de mujer... a las tres por el mismo nombre.
Más tarde, en un timba de dados recuerda que el teléfono es de un hospital al que se acerca. Ve a un hombre y pregunta por su mujer. Se ven imágenes de un suicidio, cuchillas de afeitar en el baño, muñecas cortadas... Recuerda perfectamente y permanece a su lado, en el hospital. La mala conciencia por las infidelidades tiene la causa del intento de suicidio.
Interesante.

jueves, 28 de septiembre de 2017

RITCHIE, Guy. Lock, Stock and Two Smoking Barrels (1998)


Es una película, en realidad todas las de este director, inconfundibles. Es una moderna comedia de situación, en un lugar muy determinado, Londres en los suburbios, en el terreno social que va desde el desempleo hacia el lumpen proletariado...
Con una cierta ironia, con planteamientos discursivos que cabalgan sobre el humor, sobre la imbecilidad de algunos personajes y sobre la estupidez de determinados comportamientos de sus protagonistas.
Es interesante, uno se rie con este tipo de películas, y pueden verse de vez en cuando. No son grandes obra, está claro, pero son interesantes...

miércoles, 27 de septiembre de 2017

MANN, Anthony. Dos en la oscuridad (1945)


   Película de entrenamiento. Claramente de ensayo, de aprendizaje de la técnica de filmación. Trama muy enrevesada, muy rococó, tremendamente rápida... Intenta que sea una comedia de situación, pero no consigue esa puntito cómico que tienen las películas de Preminger o Lusbisch, situando a los personajes en situaciones normales pero con giros y efectos poco convencionales.
     Y digo de entrenamiento, porque como estas los que luego fueron grandes del cine, Mann, Fleischer, Wise, hicieron decenas. Cuando el cine era otra cosa, un producto de consumo masivo en sesiones dobles, todos los días. Una corta como esta y una más larga que es la importante de las dos, la estrella de la sesión.
  El protagonista es muy conocido, Tom Conway, que efectivamente hizo muchas películas. La actriz es Ann Rutherford, que no hizo tantas, aunque no sé muy bien por qué, pues realmente funciona en la cinta, una de sus últimas películas. Muy guapa y con capacidad de llenar la pantalla.
    Catalogar esta cinta de cine negro es atrevida, muy atrevido. Es cierto que su 'ambiente' lo es: un muerto, un hombre que ha perdido la memoria, la búsqueda del culpable, el seguimiento que realiza la policía. Peor ni la tensión, ni el escenario, ni las actuaciones de los actores conducen toda la película hacia ese género. Es, claramente, una película de situación, que pretende ser entretenida, cómica y divertida.

martes, 26 de septiembre de 2017

PREMINGER, Otto. La Zarina (1945) [Codirigido: Ernst Lubitsch].


Una delicia. Una sutilidad tras otra, un gas tras otro... Realmente cuando la ves sabes que es de Preminger, pero no puedes dejar de pensar que es de Lubitsch. Todo hace pensar que es de él. No sólo los finales de pase de cámara entre escena y escena con esos finales entre cómicos y risibles, sino también por el núcleo central de la historia, la tensión emocional, en este caso, de una mujer poderosa con un soldado recién llegado, joven, guapo y al que le siente muy bien el uniforme de color blanco.
Me ha llamado la atención lo poderosa que es la actuación de la actriz protagonista, Tallulah Bankhear, muy fuerte, con una evidente gran personalidad, con potencia y fuerza, con una energía descomunal. Mujer que hizo muy pocas películas, once según Filmaffinity, que en realidad son muy pocas para una carrera medianamente interesante.
Los demás protagonistas, especialmente el que hace de Canciller, Charles Coburn no me sonaban de nada, pero la verdad, se puede decir que lo borda con absoluta solvencia. Me imaginaba a Charles Laugthon en su papel y lo hubiera bordado, y en el de ella a Claude Colber o, incluso, Marlene Dietrich... Es raro que no haya habido un remix de esta cinta. Es una comedia de situación magnífica, que tiene muchas posibilidades de desarrollar la trama de manera parcial, por aquí o por allí, para llevarla a las dos horas, lo típico de una cinta de actualidad.

lunes, 25 de septiembre de 2017

GONZALEZ IÑÁRRITU, Alejandro. 21 gramos (2003)


Una estructura narrativa muy singular, circular, propia, muy poco usada. No es lo de Jackie Brown de Tarantino, que cuenta una historia desde tres puntos de vista, incluso físico, con la toma de cámara desde varios sitios distintos. Es otra cosa. Desde el principio comienzas a ver qué ocurre, prácticamente conoces el final y cómo se va a desarrollar la cinta. Ves el final y no conoces cómo se va a llegar a él, sólo intuyes cómo se desarrolla. 
La temática es sencilla, incluso pobre. Un señor muere atropellado y muera junto con sus dos hijas en un paso de cebra. Su corazón se le dona a otra persona, que se encarga de buscar quién era su donante y se pone en contacto con su viuda. Entre los dos deciden matar al homicida... pero todo sale al revés, todo sale mal.
Me ha gustado mucho Naome Watts, y Sean Penn, algo menos Benicio del Toro. No es que no esté bien, es que siempre tiene esos papeles de bruto, de rudo, de mexicano miserable que no se adapta a la realidad americana.
La musica y los sonidos están perfectamente ensamblados en la cinta, acompañan muy bien a la trama.
Me gusta Iñarruti, es diferente, fresco, aunque probablemente abusa de su técnica de filmación. En esta cinta abusa de la técnica de montaje, en El Renacido se trata de exponer lo bien que sabe filmar con un gran angular, con una cámara con mucho grados de apertura. No sé, no hace falta tanto despliegue técnico. El cine es otra cosa, es algo diferente. Es una mezcla entre lo fílmico, lo técnico, el diálogo, la trama, el guión, lo emocional, lo actoral, la música... Es un arte muy difícil llevar a cabo.

domingo, 24 de septiembre de 2017

WHITE, Susanna. Un traidor como los nuestros (2016)


Las adaptaciones de la novelas de espías no suelen ser tan interesantes como los guiones escritos para el cine. Esa es al menos mi percepción. Las de Le Carré no han estado bien adaptadas al cine, más allá de la de Martín Ritt (El espía que surgió del frío, 1965) no recuerdo excelentes adaptaciones. También recuerdo El sastre de Panamá (2001), de John Boorman, pero no es tan buena como aquella.
Esta no lo es. Se puede ver, es entretenida, pero poco más. Una hora y media de entretenimiento... Sin más. Contables rusos que quieren huir a Inglaterra y a cambio ofrecen datos relativos a los sobornos que la mafia a pagado a políticos británicos. Todo tan normal como la vida misma. 
El actor que interpretaba al Ruso sí conseguía una interpretación aceptable. Y también el espía británico, pero el protagonista no llega, en ningún momento, a conseguir una incursión aceptable en su personaje. Tampoco su mujer, que es negra, probablemente como guiño a El Factor Humano, la película de Otro Preminger sobre novela de Graham Greene.

sábado, 23 de septiembre de 2017

PERRY, Frank. Duelo a muerte en Ok Corral. (1971)

   Incidente clásico de la historia norteamericana sobre el que hay muchas películas. Que yo recuerde las siguientes: Wyatt Earp (1994), de Lawrence Kasdan; Tombstone (1993), de George P. Cosmatos; y, quizá la mejor, Duelo de Titanes (1957), de John Sturges.
   Ésta estará, más o menos, a medias entre la de Cosmatos, quizá la peor, y la de Sturges, sin duda la mejor, aunque la recuerdo con un metraje cortísimo, 70 minutos, quizás 80, de esas con las que te quedan ganas de seguir viendo, de ver más, o incluso otra película.
   No me ha parecido una gran película. Tiene matices, y el actor principal, marmóreo y pétreo, en algunos momentos puede transmitir algo de piedad, de pasión, de determinación, pero en general es bastante plano, no puede con la historia, es más un actor para otro tipo de temática. Recientemente vi una de John Huston sobre Boxeo, Fat City, ciudad dorada (1972), en la que llevaba mejor el papel, también principal como en esta.
   Pero es que, además, el personaje de Wyatt Earp en esta cinta esta interpretado por un actor de lo más plano: bigote hierático, mirada acuosa, temple basado en la contención sentimental, malo envuelto en la palabrería de la política pueblerina...
   Sí es capaz de hacernos visualizar la historia desde una perspectiva de antihéroe, en donde las motivaciones para actuar no camina por el lado de la bondad o de la filantropía. El incidente refleja una historia de poder, muestra un momento en el que un Sheriff con pretensiones de hombre público, ávido de gloria y, sobre todo, de dinero, decide imputar falsamente un delito a un enemigo antiguo para poder presentarse a las elecciones de Sheriff con el bagaje de haber derrotado al crimen. Pero es mentira, ni esa familia había cometido ese crimen, aunque sí muchos otros, probablemente todos merecedores de pena y castigo, ni el tenía verdadero interés en detenerlos y ponerlos a disposición de la Ley. Pretende, simplemente, matarlos para poder presentarse como un redentor. Es una visión muy distinta del mito americano...

viernes, 22 de septiembre de 2017

BERGMAN, Ingmar. Ciudad portuaria (1948)


Todas las películas de Bergman tiene algo singular, especial. Temáticas siempre muy duras, muy desgarradoras, dramáticas, muy fuertes.
Temperamentos encontrados, aborto, soledad, el papel disciplinador del reformatorio de los menores, padres enfrentados y peleados. Tremenda temática.

lunes, 18 de septiembre de 2017

KAZAN, Elia. Los visitantes (1972)


No me ha gustado. No digo que sea mala, pero no me gusta esta temática. Tiene alguna reminiscencia de Perros de Paja y de esa pléyade de cintas sobre los traumas del Vietnam, tipo Corazones de piedra y demás...
Actores muy poco conocidos, que intervinieron en muy pocas películas posteriormente, excepto James Wood, que sí puede decirse que ha tenido una carrera larga y medianamente digna.
La sensualidad de la protagonista no es acorde al drama por el que los visitantes han llegado. No es razonable acomodarse la ropa como lo hace y vestir de una manera tan provocativa. Por eso comento que tiene algo de perros de paja.
El sadismo del soldado, del teniente, es muy expresivo. No entiende muy bien por qué no ha hecho más películas, al menos de este tipo. La verdad es que sí ha hecho más cintas, pero todas muy mediocres. Quiero decir que quizá hubiera encontrado acomodo en producciones algo mejores, más artísticas, menos de la industria B.
Es una temática que me repugna, la rechazo. Además no comprendo la complacencia de ella hacia el teniente psicópata. No es comprensible. El rechazo del padre al novio de la chica puede tener explicaciones que no se ven en la cinta, pero no es comprensible que ella sienta algún tipo de atracción por el teniente, por mucho que pueda ser el prototipo de marido que el padre de ella quisiera para su hija.
La violencia del soldado hacia el teniente está justificada, o al menos es explicable. Pero la película no va a ninguna parte.
La provocación para la pelea puede parecer algo similar a un duelo del Oeste -el padre de ella escribía historia del Oeste- pero tampoco tiene mucha coherencia interna.
Es una película rara, fuera de los cánones de calidad y del estilismo de su director, muy reconocido en su primera etapa, algo menos en esta segunda.

MANKIEWICZ, Joseph L. El castillo de Dragonwyck (1946)


Gótica. La primera de un director magnífico, realmente uno de los grandes. Con una belleza como Gene Tierney absolutamente preciosa, con una belleza sugerente, singular, distinta.
Una trama conocida antes de ver la película, típica en el género, como Luz de Gas, de Cukor. El castillo se parece mucho al que se quema en Rebeca de Hitchock.
Me ha gustado, pero no es su mejor película, ni mucho menos. Está bien pero no es el Fantasma y la Señora Nuir, ni Eva al Desnudo, ni Operación Cicerón, ni Cleopatra, ni mujeres en Venecia.

domingo, 17 de septiembre de 2017

MILLER, David. Tigres del aire (1942)


David Miller siempre será recordado por "Los valientes andan solos", que es una película extraordinaria. Veinte años antes había rodado ésta. Y siendo interesante no tiene el impacto y la calidad de aquella. Ni mucho menos.
Esta es una película propagandística, filmada y estrenada en 1942, en plena ebullición de la propaganda bélica norteamericana. Como esta hay cientos de películas.
Wayne ya era el protagonista principal de la cinta, cosa que repitió durante años y años, hasta un total, dicen, de 150 cintas como protagonista principal, lo cual es una auténtica bestialidad.
La trama es interesante, antihéroe incluido; el guión está bien, aunque el sonido de mi copia y el blanco y negro no son de gran calidad. Doblada para Sur-América y con un granulado en la visualización que lastran la cinta y su visión.
Pero bueno, se ha visto. Poco más.

sábado, 16 de septiembre de 2017

SIEGEL, Don. Estrella de fuego (1960)


Bueno. Pues pensaba que iba a ser peor. No es mala película, no es horrorosa. Es un Wester prescindibles, no es especialmente bueno, pero Siegel es un director que generalmente me agrada y, como con otros directores, quiero terminar de ver todas sus películas.
Elvis Presley es el actor principal, muy bien rodeado de secundarios realmente valiosos, y no lo hace del todo mal. Comienza la película con una canción suya, y te hace pensar que pueda ser musical, o cuanto menos que se abuse de canciones y demás. Pero no. Creo recordar que no hay otra canción, aunque sí aparece una guitarra en una escena, en la que el padre le indica que deje el rifle y él coge la guitarra.
En definitiva, se puede ver, es agradable, dura lo razonable y no es pesada.

jueves, 14 de septiembre de 2017

LOSEY, Joseph. El otro señor Klein (1976)


Las películas de Losey son agobiantes. Crea una atmósfera realmente abrasiva, claustrofóbica, agobiante. Y en esta película lleva su planteamiento a extremos insospechados. La participación de Alain Delon está bien. No es un actor que me guste especialmente, pero he de reconocer que interpreta bien. Siempre en papeles con muy poco diálogo, con pocas interacciones, y sin relacionarse con otros actores. Siempre con planos muy centrales de su cara, siempre inexpresiva, muy hierática, sin demasiadas sonrisas...
La trama es sugerente, interesante, pero en algunos momentos no sabes muy bien qué quiere decir, o por qué ocurren las cosas, no sabes a dónde va el director. A lo mejor es un problema de montaje, de tener que cortar algunas escenas una vez rodadas en la producción de la cinta. Siempre lo he pensado. Que quizá el director pretendía películas más largas, veinte o treinta minutos más larga. Pero esta, la verdad, está al límite del minuta je razonable. Dura dos horas, y los últimos cuarentena minutos son muy repetitivos, circulares, agonísticos. Y, desde luego, lo que carece de lógica es el final de la cinta. Nadie se comporta de esa manera, ni siquiera sometido a la presión y la tensión que ha sufrido el protagonista.
Buena película, un poco larga, y demasiado circular.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

LAVEN, Arnold. No hay crimen impune (1954)


Una película muy clásica de cine negro. En realidad como estas hay decenas, propagandísticas del FBI. Interesante en la trama, bien desarrollo el diálogo, profunda en intensidad y poco más...

martes, 12 de septiembre de 2017

WALSH, Raoul. Esther y el Rey (1960)


Un Peplum de los de toda la vida, pero que no me acaba de llenar. Joan Collins no pinta nada en esta historia, que además se desarrolla en Persia, no en Roma, con lo cual pierde un poco su esencia. Además la cuestión religiosa de los judíos, que es la trama principal, está demasiado presente en el historia, con lo que, en realidad, la película pierde encanto, aunque quizá gane en identidad.
No me ha parecido una gran cinta. Además la copia no se veía especialmente bien, y el sonido tampoco era el mejor posible.

lunes, 11 de septiembre de 2017

WALSH, Raoul. Perseguido (1947)


Me ha gustado mucho. Walsh tiene Wester muy interesantes, entre ellos éste. Director muy versátil, muy capaz de todo, de casi cualquier cosa.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

CUARÓN, Alfonso. Gravity (2013)


Me ha gustado mucho. Dos actores, una trama absolutamente inverosímil, pero que consigue hacerla creíble. 
El movimiento de la cámara es brillante, la música acompaña y las escenas son preciosas. Sólo dura 80 minutos y eso la lastra, si hubiera durado 120 sería una obra de arte absoluta.
Generalmente no me agradan demasiado las películas de ciencia ficción, pero este sí me ha parecido interesante.

martes, 5 de septiembre de 2017

lunes, 4 de septiembre de 2017

BROOKS, Richard. Muerde la bala (1975)


Un poco intrascendente... No me ha parecido especial buena. Está bine, se deja ver, pero poco más. Gene Hackman se hace muy pesado, está como muy visto, no tiene grandes actuaciones. No sé cómo puede actuar tanto... Es un hombre de la industria, y seguro que la conoce y la trabaja, pero no es un gran actor...

EASTWOOD, Clint Firefox (1982)

Pues la recordaba mucho peor. Me ha parecido muy respetable. Buena trama, algo infantil, pero muy desarrollada... Interesante.