lunes, 19 de junio de 2017

FORD, John. Un crimen por hora (1958)


Un entretenimiento. Por mucho que te la intentes tomar en serio es eso, un entretenimiento. Si no fuera de Ford nadie la vería. No es que sea buena o mala, es que no es, en realidad, una película, y, por supuesto, no es de Ford.
Narra, con algo que pretende ser gracia, un día en la historia de un comisario, y se le presta tanta atención a lo que le pide su mujer: que compre el pescado, que vaya al teatro..., como a lo que ocurre con un compañero corrupto. Además el comisario no tiene el más mínimo tacto para contar tragedias y desgracias, como la muerte de un compañero.
No sé qué pretendía Ford. Si era hacer una película graciosa, no lo consiguió; si lo que quería era hacer un ensayo quizá sí lo consiguió; si lo que pretendía era hacer una narración libre, experimental, a lo mejor creó escuela... Y digo esto porque me recuerda muchísimo a una película de Robert Almann, El Doctor T y las mujeres. No pasa nada en ella, como en esta, no ocurre nada, no hay un guión definido, bueno, sí hay guión, lo que no hay es trama, no hay trama definida, no hay interés en algún que otro matiz de la cinta, alguna particularidad, los actores, un problema, una historia central dentro de la película. Nada. Todo lineal, como esta de Ford.
No me ha agradado, y eso en mi es mucho. Decir que no me gusta Ford es algo así como asumir en el diván del siquiatra que tienes un complejo. Pero es la verdad, no me ha agradado. La he puesto un 5 en Filmaffinity, pero por no suspenderla, la verdad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario