viernes, 29 de diciembre de 2017

THOMPSON, J. Lee. El desafío del Búfalo Blanco (1977)


Muy flojita. Thompson no llega a la altura que se esperaba con alguna de sus cintas. Otras son mejores que estas. Sin duda. Los cañones..., El Oro..., y Una llamada..., sobre todo esta última, realmente muy interesante.

jueves, 28 de diciembre de 2017

LUMET, Sidney. La colina (1965).


El ejercicio de la disciplina militar llevada hasta extremos insospechados es más una muestra de sadismo que una manifestación de marcialidad.
Me ha parecido muy interesante, más que por la temática que es relativamente oportuna, por la forma de rodar. El odio, la violencia, la tensión se refleja muy bien en las caras de los protagonistas, en cómo se mueven, en la rapidez que el zoom se acerca a las caras para mostrar sus rasgos faciales, los ojos saliendo de las órbitas, los labios amoratados de mordérselos, el sudor corriendo por la cara.
Un estudio muy interesante de cómo la tensión afecta a distintas personas de distintas manera, de cómo el mismo tratamiento que para un concreto militar es excesivo para otro no lo es, de cómo se puede socializar el dolor en el colectivo, de cómo se desconfía de él o se refleja en él la tensión personal.
Gran película.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

KENNEDY, Burt. El regreso de los siete magníficos (1966)


No está mal. Obviamente no es aquella, pero no es tan mal como otras versiones de la misma historia que he tenido la oportunidad de ver. Excepto Yul Bryner, los demás son todos nuevos, alguno interpretando a uno de aquellos, a uno de aquellos originales siete.
Director para mi desconocido, que estrena hoy registro.

martes, 26 de diciembre de 2017

SALKOW, Sidney. Crimen, S. A. (1957)


Cine negro de consumo instantáneo. No se sabe, además, si lo narrado es verdad o no. Todo parece indicar que sí, dados los datos que muestran, fechas, lugares, nombres, personas, resoluciones judiciales... 
Me ha gustado, pero es que estas películas más cercanas a la serie B que otra cosa me gustan. Me parecen aprovechables, entretenidas y además con una estética muy característica.
La podría haber filmado Karlson, perfectamente, o el primer Siegel. Quizá incluso Mann.

WALSH, Raoul. Una trompeta lejana (1964)


Última película del gran Walsh, realmente una buena película. A veces he oido que es el mejor director de cine de todos los tiempos, básicamente porque era capaz de hacer de todo. Oeste, drama, comedia, etc. Me recuerda a esa capacidad dinámica de Wyler, de Fleischer o (en menor medida) de Mann.
Dos horas de una del Oeste de indios, que cada vez, aunque hay cientos noticiables, quedan menos por ver. Me ha parecida una cinta estupenda.
Los actores no especialmente conocidos. Troy Donahue, que no tuvo una carrera brillantísima, y Suzanne Pleshette, que tampoco me suena mucho.

lunes, 25 de diciembre de 2017

DEARDEN, Basil. Crimen al atardecer (1959)


Muy interesante película sobre el racismo en la década de los sesenta en Gran Bretaña.
Mujer blanca de apariencia (pero de madre negra) aparece asesinada. Son sospechosos, su novio, del que estaba embarazada, y un par de chulapos negratas con los que bailaba en club de mala muerte.
El policía va vasculando en sus apreciaciones desde el novio blanco de la chica, al padre de la misma, a los varios amigos con los que solía bailar.
Una película muy británica, muy características de esos paisajes urbanos con esa piedra vista tan singular.
Me ha gustado.

DE TOTH, André. La última patrulla (1953)


Bueno. Pues lo previsible. Con un Randloph Scott como siempre, en su papel de vaquero bueno, en este caso en una versión de militar del ejército.
André de Toth es un director interesante. Muy capaz, aunque quizá diluido en la industria en vez de en el arte, pero bueno, supongo que eso le pasa a todos.
No es tan buena como las dos que he visto de Antony Mann, pero hay que ver de todo.

TARANTINO, Quentin. Kill Bill: Vol. 1 (2003)


No la recordaba tan interesante. Me ha parecido muy bien hecha, bien trabajada, con muchos detalles, con muchísimo guión, con mucha estructura.

domingo, 24 de diciembre de 2017

MANN, Anthony. La puerta del diablo (1950)


Excelente película, mucho mejor que "Un hombre del Oeste" que vimos ayer Rodrigo y yo. Robert Taylor está en su mejor forma, y la magnética maldad de Louis Calhern deja notar su influencia en la película.
Me ha parecida soberbia, magnífica, estupenda.

sábado, 23 de diciembre de 2017

MANN, Anthony. El hombre del oeste (1958)



No es su mejor película del oeste, pero es una gran película del oeste. Y eso en Mann es mucho. Una película del oeste media de Mann es una buena película del oeste en general.
Gary Cooper no está mal. He leído críticas de la película que comentan que está mal, que no tiene tensión, que es incapaz de expresar tensión emocional. No estoy para nada de acuerdo.
La pelea a puñetazos del medio de la película es magnífica. Llama la atención que no está nada idealizada, es real, o eso pretende, sucia, fuerte, violenta, salvaje y todo lo real que puede ser algo filmado. Es, evidentemente, una pretensión del director, que no quiere que este Wester sea como otros que ha hecho.
Quizá un poco idealizada la figura del malo, pero esta bien. Me ha gustado conocer a Julie London, cantante y actriz, que ya le he visto en otras películas, pero que no me había fijado.
Una buena película, en definitiva, sin ser una de las más brillantes del siempre magnifico Mann. Me hace mucha gracia aquellos que desprecian a este tipo de directores, como Mann. No saben de cine, a mi juicio.

viernes, 22 de diciembre de 2017

HELLMAN, Monte. El tiroteo (1966)


Película de culto, dicen. Y no digo que no. Pero no sé que tipo de credo profesa el personal que considera así a esta cinta. No digo que no sea interesante, que lo es. Incluso que puede leerse en clave de 'road movie' en versión Westher, que también. Pero de ahí a colocarla como una gran cinta del oeste creo que hay un trecho demasiado grande...
Las críticas de Filmaafinity la sitúan como una película de culto, con críticas magníficas, sesudas, que interpretan su desarrollo como una especie de 'El corazón de la Tinieblas' de Josep Conrad. La verdad, uno puede ver lo que quiera en donde quiera, pero entender que esta cinta es un relato de un viaje iniciático es mucho, muchísimo. Tiene su cierta intriga pues no dicen a dónde van, ni para qué, aunque intuyes, y el protagonista se lo dice a la chica, que van a matar a alguien.
Warren Oates sí da perfectamente el papel, el rol, pero los demás, empezando por el muy conocido Jack Nicholson y siguiendo por la (para mi) desconocida Mille Perkins pues, la verdad, no están como deben estar. No tienen ese peso específico tan específico, tan determinante. No sé sabe muy bien qué es, pero algunos actores lo tienen y otros no.
Jack Nicholson en concreto es un actor que no lo tiene. No es un actor muy dotado. Conoce la industria, el mercado, el negocio. Seguramente es un gran todo terreno. Al verle en comedia ligeras, películas de situación o incluso de amor, ves un actor que se maneja bien, pero no es un actorazo capaz de conmoverte hasta el tuétano. Es un caballo trotón, va bien en cualquier terreno y tiene tirón comercial. Un actor más, de los muchos que hay. Pero no se encuentra, a mi modestísimo juicio, en el olimpo de los dioses. No es Cary Grant, no es Gregory Peck, no es Willian Holden, Ray Millan, Tirano Power...
El director quizá estuvo de moda en su momento. Hizo buenas películas en unos pocos años, pero parece que su carrera o no se consolidó, o se dedicó a otras cosas, o simplemente se extinguió su genio creativo y su pulsión por narrar cosas.

jueves, 21 de diciembre de 2017

COCTEAU, Jean. El águila de dos cabezas (1948)


Interesante reflexión sobre el poder, el amor, sus relaciones y la vida en palacio. Cocteau era un desconocido para mi. Siempre lo situaba en el ámbito de la reflexión escrita, quizá algo de teatro, pero siempre en otro medio, siempre por escrito.
La película no se oía especialmente bien, el sonido de fondo, a veces del viento, otras música o cascos de los caballos impedía que los diálogos se oyeran correctamente. Y esta es una película de diálogos, de guión, de trama, casi de cuatro o cinco escenas de teatro. Probablemente lo haya sido originariamente.
La organización de la escena, el atrezzo, vestuario, peinado, joyas, muebles, escenario en general es magnífico, muy cuidado. Parece realmente un palacio austríaco de principio o mediados del XIX.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

NEGULESCO, Jean. El hundimiento del Titanic (1953)


Entiendo que hay versiones mejores, probablemente la de Cameron lo sea. Pero es que hay dos debilidades que tengo en el cine. Clifton Webb, que es un actor de pocas películas, muy encasillado en determinados papeles y casi siempre con el mismo rictus gestual, y, sobre todo, Barbara Stanwyck, que es una actriz absolutamente impresionante, capaz de hacer cualquier papel, más o menos comprometido.
Tiene un luz en su mirada, una fuerza expresiva, una capacidad corporal, una intensidad en su expresión absolutamente maravillosa. Además está muy bien vestida, muy peinada, con perlas y joyas. Me parece una mujer guapísima
Me ha gustado de la película la relación del padre con el niño, muy definida por el propio Webb y su forma de comportarse en el escenario.
La escena del hundimiento está bien hecha, a pesar de las limitaciones técnicas.
Se me ha hecho muy corta.

martes, 19 de diciembre de 2017

RENOIR, Jean. Aguas pantanosas (1941)


Me ha parecido magnifica. Si no hubiera visto antes el remix de esta película de Negulesco no me habría fijado lo brillante que es la original.
Con un Dana Andrews estupendo, con una Anne Baxter tan interesante como en Eva al Desnudo, con la plenitud de Walter Huston y la madurez de Walter Brennan.

lunes, 18 de diciembre de 2017

FORD, John. La ruta del tabaco (1941)


No es una película reconocible como Ford. Hay algunos momentos de lirios irrebatibles, como cuando la madre mira al cielo, como preguntándose qué va a ocurrir, o cuando está recogiendo las cosas para irse de su casa para no volver jamás. También cuando el marido llora en el coche que conduce Dana Andrews para ir a la casa de beneficencia y al final le conduce a su propia casa, a su hogar, al único sitio que ha conocido.
Esos momentos son muy de Ford, como la mujer que canta permanentemente, también es muy suyo. Sin embargo, en general, tanto por el tono como por el enfoque no me parecen de Ford. La temática sí podría ser de Ford, pero lo trata como si fuera una comedia, y creo que no consigue lo que pretende, subrayar la pobreza y las situaciones lamentables de vida y trabajo.
Hay que tener en cuenta que acababa de rodar "Las uvas de la ira", y al año siguiente rodaría "Qué verde era mi valle"... Entiendo que estuviera saturado de intensidad, de emocionalidad, de potencia. Quería rodar algo menos duro, con un enfoque menos solemne, más ligero, trivial.
Lo que no entiendo es que los personajes tengas que ser todos medio imbélices, abiertamente bobos. No lo entiendo. Podía haberlo hecho con otro enfoque, con otra perspectiva.
Además queda una imagen un tanto distorsionada de la realidad. Parece que eran felices en su mundo de miseria, y es cierto que hay un punto de inocencia en la idiotez, pero no creo que haya sido capaz de hacer una película redonda. Por supuesto nada comparable a las dos citadas, o a sus otras quince obras maestras que rodó...
En todo caso es de Ford, y había que verla.

domingo, 17 de diciembre de 2017

LEVIN, Henry. Un hombre solitario (1957)


Me ha gustado. Mucho. Es una copia de Raíces Profundas de STEVENS, George (1953), muy parecida. En este es un padre el pistolero que intenta ayudar a crecer a su hijo, en aquella, mucho mejor película, es un desconocido que llega a una ciudad. No sé por qué, pero me han parecido similares.
Jack Palance no es un actor muy dotado. Hace bien su trabajo, sin duda, pero no es la clase de actor dotado para la interpretación. Anthony Perkins es otra cosa, pero, la verdad, de pistolero no le veo. Es más complejo que para estas cosas, mucho más dramático.

viernes, 15 de diciembre de 2017

LEEDS, Herbert I. Mensaje de otro mundo (1950)


65 minutos, metraje contenido. Mensaje concreto, actores poco conocidos, Serie B total, se puede ver, pero no tiene gran recorrido. Era una cinta para ver en sesión doble una tarde de sábado en un cine del medio oeste.

VAN RENSBURG, Manie. El cuarto Reich (1990)


Se veía muy mal y se paraba...

jueves, 14 de diciembre de 2017

THORPE, Richard. La casa de los siete halcones (1959)


Director de estudio, de manufactura en la industria del cine. Conocedor del asunto, de la técnica, un guión, presupuesto, una estrella, chica guapa, exteriores, y... a rodar.
Aun así es magnífica, para su nivel. No pretende nada más que lo que pretende, entretener, hacerte pasar el rato, que disfrutes... 
La historia es interesante, puro cine negro, con su toque de amor nuevo, con chica extranjera.
Aun así es una cinta que se deja ver. Quizá una versión un poco más marinera hubiera sido más interesante.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

CAHN, Edward L. La criatura con cerebro atómico (1955)


Como dice la publicidad: muy emocionante. Perteneciente a este género, o subgénero, de películas de Serie B / Ciencia Ficción / hombre atómicos...
Alguna he visto de Curt Siodmak muy similar a esta. Es rápida, se ve bien, no tiene muchas complicaciones y una vez vista se olvida rápidamente. Cine de consumo, sin preocupaciones.
Me hacen un poco de gracias las explicaciones seudo científicas que justifican la trama, con aparatos de medidas de radiaciones, probetas para analizar no sé qué medida corporal, etc. Le dan una pátina de cientificidad que hacen la película verosímil, creíble, posible, factible... que es lo que hace que la trama tenga algún contenido, que se sustente, que no se venga abajo.
Científico loco ex nazi... así comienza la cinta... Nada mucho más que decir.

martes, 12 de diciembre de 2017

SIRK, Douglas. Extraña confesión (1944)


Linda Darnell es una mujer guapísima, una actriz de su tiempo. No especialmente dotada, con gestos muy hieráticos, una mirada muy especial y una forma de moverse singular. Me gustó más en "Carta a Tres Esposas", por ejemplo.
George Sander hace su papel, que ya es, pero que siempre es más o menos el mismo.
Esta película no es una cinta de actores, sino de director. Sirk es un director muy suyo, muy reconocible. El absoluto rey del melodrama, con películas características. Busca un tipo de emoción singular, que otros directores no buscan o no quieren encontrar.
En esta, una de sus primeras, diserta sobre un cuento de Puskin, en una temática clásica del cine. Femme Fatalle que desarrolla sus encantos para intentar volver locos de amor a varios hombre a la vez con el propósito de escalar la escalera social.
Mujer guapa de familia campesina enamora a un juez, a un aristócrata y al que es su marido a la vez... Al final es asesinada, y condenado su marido. El móvil parecía sencillo, los celos le envenenaron el alma. Pero no. Después del advenimiento de la revolución rusa y el decaimiento de las clases medias y altas el juez confiesa su delito.
Tiene algo de Preminger, de obra clásica de Lubisch, de ese cine que parece teatro. Da gusto ver este tipo de cintas, aunque no las puntúe excesivamente bien.

lunes, 11 de diciembre de 2017

SIEGEL, Don. Contrabando (1958)


Una más de Siegel. Una más muy reconocible, con una específica visión de lo visual, del tempo del partido, de la línea directriz, de lo que se espera de una película de este tipo.
Tiene dos escenas que valen una cinta: la muerte del paralítico cuando es empujado desde lo alto de la pista de hielo al suelo, y la muerte del pistolero, cuando es tiroteado y cae desde lo alto de una autopista elevada. Son muy icónicas. La de la silla de ruedas o es copia, o innova, lo recuerdo el año de la otra, de la primera de Widmarck con Hathaway, "El beso de la muerte".
Siegel no es exactamente uno de los grandes, el alta clase media, por decirlo en términos de la escalera social, pero cuando es bueno es muy bueno.

domingo, 10 de diciembre de 2017

DESMOND HURST, Brian. La defensa de Malta (1953)


Desde luego Alec Guinness no es llamado por el lado de las películas amorosas. Qué mal hace de galán, qué cosa más horrorosa. No tiene la más mínima empatía, no mira con deseo, es frío como el hielo. Es un actor enorme, pero no te lo imaginas en ese tipo de papeles. La verdad es que no le recuerdo ningún otro de este tipo. Siempre de soldado, de militar, con valores no relacionados con el amor y su cortejo.
La película es interesante, no ha envejecido mal, a pesar de tener algún trozo documental. Al parecer el asedio a Malta y la resistencia de sus ciudadanos fue épica, sobre todo porque su conquista servía como cabeza de avance hacia Sicilia, por lo que su dominio era capital.
Director del que he visto otra cinta: "Aquella noche en Varsovia (1941)" que no me pareció gran cosa, pero que sí la recuerdo con una gran banda sonora.

sábado, 9 de diciembre de 2017

GRAHAM, William A. Submarino X-1 (1968)


Muy dicretita. Poca cosa. James Cann tiene una carrera rara, poco convencional. Ha trabajador mucho, a veces en grandes películas, pero sin llegar nunca a ser un gran actor.
Director muy poco conocido para mi. He visto una cosa suya sobre Eichman el criminal nazi, que tampoco me pareció especialmente interesante.
Esta película me recuerda a otras de temática similar... Muchas veces rodada, siempre de manera parecida, y esta no aporta nada especial.

viernes, 8 de diciembre de 2017

NYBY, Christian. Linea de fuego (1967)


Muy flojita. Historia muy vista, muchas veces rodada. Soldado fiero que es retirado del combate, se casa y no es capaz de volver a ser quien fue. Necesita volver a ser soldado, a sentirse a sí mismo. Su mujer no quiere que vaya de nuevo al combate, tiene miedo de que muera, está embarazada. Él sabe que nada va a pasar. Va, vuelve, y se siente otra vez soldado y persona.

jueves, 7 de diciembre de 2017

KING, Henry. Almas en la hoguera (1949)


Me ha gustado mucho. La última vez que vi una película de este director fue una gran cinta de infausto recuerdo para mi: La Colina del Adiós, con una chica muy guapa Jennifer Jones, y Willian Holden, tan impresionante como siempre. La verdad es que le puse un 5, poca nota porque soy siempre muy generoso, pero no la vi entera, o la vi a trozos a ratos... no pude verla seguida. Una noticia, una de las que más me han impactado en los últimos años interrumpir mi visitando.
Ésta es una gran película de guerra, con pocas escena bélicas, siempre documentales, pero muy centrada en la fatiga del combate, en la ilusión por mandar y liderar un grupo y en lo necesario que es el mando para casi cualquier cosa.
Gregory Peck está espléndido. Un actor con una carrera muy sólida, con todos los registros: comedia de situación (Vacaciones en Roma) drama, más o menos épico (Los niños del Brasil, o Matar a un Ruiseñor), y bélica (esta y su debut con Tournier: Días de Gloria). Un grande, sin lugar a dudas.

HAWKS, Howard. Río Lobo (1970)


La vi hace relativamente poco. Ayer la vi en la tele, y la copia era igual de mala que la que yo tengo. No se ve del todo bien, y eso lastra mucho la cinta. Temática muy clásica pero interesante, con un Wayne muy mayor y, sobre todo, muy sólo. En los otros Ríos tenía a Dean Martin o a Robert Mitchum, que son palabras muy mayores.
En esta está muy sólo, y como muy gastado. Era 1970 y llevaba haciendo películas 40 años...
En todo caso es su peor Río, nada que ver con Río Bravo, Río de Sangre, y Río Rojo. En los Ríos hay que meter también El Dorado, que es otro "Río" conceptualmente hablando.
Era, además, la última película de Hawks, monstruo del cine, uno de los más grandes directores.

martes, 5 de diciembre de 2017

YATES, Peter. El confidente (1973)


No me ha gustado. No entiende qué me quiere decir el director. Mitchum trabaja muy bien, pero en este cinta realmente no sé qué realismo pretende darle que nada me dice.
Es una película muy de los años setenta, con una estética marcada por "La conversación" esa película de Coppola de 1971 ó 1072, que se encuentra descatalogada, por cierto, y además desde hace muchos años.
Yates le tengo por un director de películas entretenidas, no especialmente brillante, pero sí efectivo. Dos horas de entretenimiento y poco más. Pero en esta ni siquiera. Me ha decepcionado. Además de la tristeza que inspira el personaje principal, la trama es tan conocida que su realismo pretendido se diluye en la de veces que hemos visto igual trama o muy parecida.
Si está bien conseguida la estética de la sordidez del hampa, el papel de los que en ese mundo se mueven y todo lo que ello conlleva.
Me llama la atención la altísima nota que se le pone a la cinta en Filmaffinity, y los comentarios en la carátula de la cinta. No creo realmente que tenga tanto valor para la historia del cine como dicen ambas que tiene. Pensar, como se dice, que es la mejor interpretación de Mitchum es, simplemente, absurdo. Es uno de los mejores actores de todos los tiempos, y no es su mejor película, ni muchísimo menos.
Los demás actores van por su senda. El muy característico Peter Boyle, aquí como soplón de la policía, soplón de verdad, y algunos más típicos de aquellos años.

domingo, 3 de diciembre de 2017

MONTGOMERY, Robert. Los tigres del mar (1960)


Me ha parecido una película estupenda. Todas las de Montgomery, que no son muchas, cinco dice Filmaffinity, de las que he visto tres: La dama del lago (1947), Persecución en la noche (1947) y esta.
Todas me han parecido magnífica. Esta en particular me ha encantado. Narra en clave semidocumental un piopic de un Almirante en la Segunda Guerra Mundial, en la batalla de Guadalcanal. Un héroe. El tono épico de la película la hace especial. Es un poco Ford, que sin duda la hubiera firmado sin problemas.
Te tiene que gustar el género y, sobre todo, ese tipo de película. Es de guerra pero no se olla ni un solo disparo, no hay ninguna escena de guerra, de batallas. Se plantea la guerra como un reto intelectual, como una batalla de ideas entre personas inteligentes, que es lo que es.
Es el Almirante que vence a Llakamoto, el Almirante de la Real Fuerza Nipona que atacó Perl Habour, en diciembre de 1942. Pero no se trata de una venganza, sino de llevar a buen puerto un proyecto, cada uno el suyo. Él el nuestro, de libertad y prosperidad. Es difícil apreciar qué hubiera sido nuestro mundo si la liberación que supuso ganar la guerra no se hubiera consolidado.
Me ha gustado mucho. Mucho más de lo que dicen las notas en Filmaffinity, que en este caso me han parecido muy cicateras. Al visitante de esa página no le gusta, en general, las películas de guerra.

sábado, 2 de diciembre de 2017

ASQUITH, Anthony. Al final de la noche (1962)


   La madurez vital tiene extrañas repercusiones en el comportamiento. En algunos seres humanos consigue lo mejor, en otros los proyecta hacia senderos no transitados antes, en otros, en fin, los duerme en la medianía de la vida rutinaria, familiar y sencilla.
    En este caso hace de un hombre aburrido de sí mismo, petulante con una evidente tendencia al alcoholismo, no especialmente satisfecho de la vida a posicionarse en la ayuda a un hombre perseguido por la policía de un país sudamericano ficticio tras un golpe de estado.
     El guión es interesante, la temática también, los actores están razonablemente bien, pero el resultado final no es tan prometedor como parecía. Es un poco larga, 100 minutos, quizá le sobren veinte, y eso se nota en algunas escenas, artificialmente largas. El comienzo es magnífico, la presentación de los personales atrayente, pero no sé qué ocurre que a medida que va caminando la trama la perspectiva comentada se diluye. Al final la película cambia, ya no se trata de analizar cómo se comporta un hombre, o incluso un matrimonio, ante situaciones singulares, que les sitúan en la necesidad de mostrar aspectos de su personalidad no conocidos por ellos mismos hasta entonces, sino de comprobar si, al final, el Presidente del país es capaz de escapar de los nuevos mandamases o no.
     Y, obviamente, no se trataba de eso. Director desconocido para mi, con un David Niven... como siempre, mejor presencia que actuación, y con una Leslie Caron muy interesante.

viernes, 1 de diciembre de 2017

KARLSON, Phil. Trágica información (1952)


Me ha gustado mucho. Cruda, directa, rápida, sin ornamentos, nada floral, todo trama. Ni sobre ni falta nada. Todo lo filmado tiene sentido, y no se necesita más que lo filmado.
El guión es de Samuel Fuller, lo que es ya mucho decir, sobre una novela suya. El actor principal, Broderick Crawford lo borda. Es un actor clásico de cine negro, aunque nunca tuvo papeles centrales, principales, siempre de acompañante. Pero en este película se le recordará como un gran actor. Los demás ni fu, ni fa... Bien, sin estridencias.
No entiende por que Karlson no está más reivindicado en la historia del cine. Me pasa un poco como con Siodmak, que tampoco tiene mucho predicamento. Pero mientras que lo de Siodmak es abiertamente escandaloso, por la gran carrera que tuvo, con muchísimas películas, Karlson sin tener pocas, cuarenta y cuatro, que ya son... no tuvo tanta publicidad, tanta importancia. No venía del expresionismo alemán, no tenía la pátina de culturalidad de originalidad, de avant-garde que sí tenía Siodmak. Probablemente no era tan innovador en lo que a la técnica de filmación se refiere y su estética no está tan determinada por un planteamiento integral. Desde este punto de vista es cierto que Karlson no es un innovador, repite caminos trillados por otros, reproduce estilos, no tiene uno propio. Pero es eficaz, sólido. No es brillante, pero sí sereno. Ver una película suya es garantía de entretenimiento, de trama, de desarrollo. No busques en ellas nada más. No busques trascendentalidad. No la tiene. Pero es lo que es, y lo hace muy bien.

jueves, 30 de noviembre de 2017

LERNER, Irving. Asesinado por contrato (1958)


     Auténtica peluca de Serie B, de culto... de Cine Negro. De director desconocido para mi, Irving Lerner, que, al parecer, tiene unas cuantas películas. Esta es su primer cinta. Un relato crudo, director, seco, sin concesiones a la sentimentalidad sobre un asesino y cómo plantea sus acciones desde la razón, desde el planteamiento, no dese la emocionalidad, desde la pulsión vital.
    Ese planteamiento supone, básicamente, que se prescinde de cualquier elemento ornamental en el discurso cinematográfico, potenciando el guión como elemento sustancial y los diálogos, que son verdaderos elementos de la cinta. En este caso, sobre todo, cuando explica por qué mata, para qué y el planteamiento que tiene de ello como si fuera un negocio, desapegado de cualquier sentimiento moral, ético, personal o incluso estético.
     Pero al final, cuando tiene que matar a una mujer en vez de a un hombre como ha hecho tantas veces, duda y esa duda para él significa el fallo que determina su fin. Al comienzo de la cinta, en su primer contrato, el cliente le comenta que es un oficio en el que el primer fallo determina el final de la carrera. Sin decirlo expresamente quiere decir que si se falla en su cometido se muera o se ingresa en prisión.
     Lo que no queda claro son las razones por las que no mata a la mujer. Antes de ello, cuando descubre que es una mujer el objetivo, pide más dinero por el encargo, porque entiende que es un objetivo más difícil, pues son más inestables, impredecibles...
     No se aprecia antes ningún tipo de trauma infantil, ni con madre, ni novia, ni mujer alguna. Más allá de un escarcho con una prostituta que contrata y despide cuando ella le comenta que sabe que el objetivo no ha muerto, que la policía ha hecho pasar la muerte de una mujer policía por la del objetivo, precisamente para aplacar al asesino, que se quede tranquilo...
     Lo cierto es que en último momento, cuando debe ahogarla con su corbata duda y abandona el lugar... su persecución termina con su muerte.


martes, 28 de noviembre de 2017

KARLSON, Phil. El imperio del terror (1955)


Gran película de cine negro, de un gran director.
Me hace un poco de gracia que Karlson sea llamado el rey de la serie B. ¿Qué es eso de la Serie B?, ¿Realmente sus películas pueden considerarse de segunda?, ¿se puede seguir manteniendo ese criterio, esa apreciación, pasados cincuenta años de sus películas?.
No. Punto. Es un gran director, de temática negra, lo que ocurre es que es crudo, fuerte, director, sin concesiones, rodando a calzón quitado, a veces como un documental, exponiendo las miserias de una sociedad que no quería ver algunas cosas después de la conflagración bélica, su victoria y la llegada de la sociedad del confort.
Además tiene muchas cintas, 44 dice filmaffinity, y ese número ya de por sí es enorme. Todo lo que sea más de treinta cintas es una carrera muy prolífica. Dios Wylder rodó 22, por ejemplo. Sí es cierto que Ford, Hawks, Willer, Wise, Mann, Fleischer, Tournier, etc, rodaron más cintas... Pero esta es una cantidad enorme.

lunes, 27 de noviembre de 2017

HASKIN, Byron. Demasiado tarde para las lágrimas (1949)


Magnífica. Estupenda película de cine negro, y de serie B, las dos cosas. Lo tiene todo, empezando por el metraje, contenido. El guión es bueno, los diálogos también, las interpretaciones muy propias y la dirección estupenda
Haskin es buen director, no tiene la fama de otros, ni mucho menos, pero es un muy buen director, solvente, certero, emocional...
Además cuenta con el mito de este tipo de películas, Dan Duryea, que es un actor que jamás ha hecho de bueno... en todas las películas que le he visto, y ya han sido muchas, siempre hace de malo, siempre. Ya sea en el oeste, ya sea en cine negro... No le recuero ahora en alguna de guerra, que seguro que tiene, pero no será de personaje bondadoso, tranquila, bueno, sincero, será taimado, duro, berroqueño, rocoso...
Las dos actrices se llaman, respectivamente: Lizabeth Scott, y Kristine Miller. No hicieron muchas películas, 22 y 17 respectivamente, no parece que tuvieron una carrera muy sólida... Tienen ese punto de mujer clásica, muy rubia tan de moda en aquella época.

domingo, 26 de noviembre de 2017

CURTIZ, Michael. La fuerza de las armas (1951)


En vez de en la primera guerra mundial en la segunda. Una adaptación libre de Adiós a las Armas, de Hemingway, con una pareja que prometía el éxito, William Holden, tan guapísimo como siempre, rudo pero caballeroso, varonil sin ser pesar, hombretón dulce, con una Nancy Olson casi infantil, guapa sin alaracas, que habían intervenido junto en año antes en el Crepúsculo de los Dioses, una de las películas más bellas de todos los tiempos.
Y no funcionó, o no al menos con en aquella. Se deja ver, pero la trama es tan conocida, la hemos visto tantas veces que nada te sorprende, todo es previsible, y no hay novedad significativa en la trama, más allá de que aquí la trama de la batalla es en la Segunda Guerra Mundial, en vez de en la primera, pero también es en Italia, en este caso cerca de Anzio, lugar mítico de la toma de Roma, y que, por cierto, tiene una película con este título, de guerra, claro, creo recordar que de Annakín.
En cualquier caso Holden está espléndido y Olson en su papel. Y Curtiz ya no repetiría más el éxito de 1944 con Casablanca. 
Nunca se llega del todo a saber cuál es la fórmula el éxito, por qué unas cintas sí triunfan categóricamente, y otras, mejor planteada a lo mejor, con actores más potentes, directores más empacosos, con más dinero para la producción, etc, fracasan estrepitosamente.
Esta no es una ni de las primeras ni de las segundas. Se deja ver y ya está. Además, para qué engañarnos, a mi todo lo que hizo Holden me atrae, como todo lo que hizo Lancaster o Brando. Tres actorazos...!!!

sábado, 25 de noviembre de 2017

WELLMAN, William A. Fuego en la nieve (1949)


Wellman es un director muy interesante, básicamente de aventuras, pero muy sólido. Muy realista, con una manera de narrar, al menos en esta cinta, que realmente te sitúa dentro de la escena, de la guerra.
Una forma cruda, directa, sin concesiones, pero sin violencia explícita, sin sangre. A la vez te deja indiferente pero comprometido. Más allá de la trama, que se explica poco y que quizá hubiera necesitado algo más de desarrollo, sobre todo para situar la batalla en el contexto de la guerra, su importancia, etc., se echa de menos un desarrollo más ordenado de la trama, con más pausa, menos rápido, menos espídico... Eso le restaría vitalidad, probablemente, pero la película hubiera envejecido mejor. No es un clásico de guerra probablemente por alguna de estas explicaciones, porque lo tiene todo: trama, acción, personajes, etc.
Un poco larga, por ponerle algún pero. Quizá le sobraba media hora, con noventa minutos bastaba.
Los actores muy reconocidos en su época, con el pelirrojo Van Johnson, para las películas de guerra, con Ricardo Montalvan a la cabeza.

viernes, 24 de noviembre de 2017

SEATON, George. 36 horas (1965)


Me ha gustado. Me parece buena interpretación de James Garner y Ro Taylor. También muy bien Eva Marie Saint, tan intensa como siempre...

jueves, 23 de noviembre de 2017

SCOTT, Ridley. Prometheus (2012)


No entiendo muy bien qué quiere hacer Scott. Sinceramente, no fue ni sombra de quien fue. Un clarísimo Director candidato a ser un grandísimo director, uno de los grandes, con un inicio en su filmografía impresionante: Los Duellistas, Alien y Blade Runner... casi nada. Pero estos últimos años no son tan brillantes. Es más, se editan sus obras porque su nombre vende. 
No sé cómo se puede decir que esta película es una obra maestra. Sinceramente. Tiene cosas bonitas, claro. Las imágenes del comienzo son muy espectaculares, realmente no sabes si son reales o creadas por ordenador. Los actores, especialmente Fassbender, que le da un toque singular a su representación de un autómata. Pero el guión es muy intrigado, muy sinuoso. Tardas bastante en comprender el propósito de la misión, además si quiere ser una precuela de Alien debería haberse intrincado mejor con aquella. A veces no sabes qué quiere decir, para qué nos muestra a los hombres de ese planeta, y hay algunos aspectos que no se entienden, los recipientes que exudan un líquido y no sé sabe qué es, ni te lo puedes imaginar... Y luego el bichito, de dónde sale el bichito, es creado por esa civilización para hacerla llegar a la tierra para extinguirla, o se ha creado por generación espontánea.
El escaso de efectos especiales, de planos rapidísimos, de cambios de cámara, el despliegue de recurso técnicos es inmenso, pero el cine es otra cosa, a mi juicio. Es Barbara Stanwich conteniendo el aliento detrás de una puerta abierta que sostiene Fred Mc Murray cuando habla con su jefe sobre el soborno que se viene en Perdición.
A diferencia de la original de la que pretende inaugurar una saga ésa es monstruosamente apabullante en recursos, métodos, montaje, efectos especiales, pero le falta lo esencial...
No se puede ni comparar.

viernes, 17 de noviembre de 2017

NEGULESCO, Jean. Un grito en el pantano (1952)


No me ha gustado mucho. La peor película que he viso de Negulesco, para mi un grande, sin duda. Una trama muy inconsistente, un resultado previsible y más allá de una estética pantanosa, nada que destacar.
Película claramente de consumo: hacerla, exponerla, recaudar, hacer caja, y vuelta a empezar. La industria en estado puro.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

BERGMAN, Ingmar. Noche de circo (1953)


Todas las películas de Bergman son muy "visuales". La imagen, la escenografía, el atrezo, los complementos pesan mucho en su cine, más que el diálogo o el guión. La cámara, el encuadre, el rodaje se proyecta sobre la imagen, no sobre otros elementos. Es un cine que te tiene que gustar, pero cuando se visualizan determinadas películas no se olvidan. Cada una de ellas tiene un momento inolvidable, el juego de ajedrez en el Séptimo velo, la piedra sacrificar en El manantial de la doncella, o la escena en el mar y la recuperación de la mujer del payaso en esta.
Creo que se trabajan sobre estos elementos, como si fueran planteamientos oníricos sobre los que se edifica toda la película. Se construye desde esta premisa.
Lo que me quiere contar Bergman no lo acabo de comprender del todo. Tiene, como casi todo su cine, varias lecturas. La más propia, la más intuitiva es la que pretende mostrar la diferente forma de sentir el amor entre hombres y mujeres, tranquilidad y equilibrio frente a emotividad descontrolada y pasión sin freno...
Otras pueden ser: la pérdida de pujanza del hombre maduro, que ve cómo otro nuevo, el actor mediocre, se impone a él en la contienda amorosa, o simplemente, la pérdida de identidad de el trabajo del circo, que cada vez que pone una carpa tiene que volver a empezar su propia vida, que dura, una vez más, lo que dura su estancia en esa ciudad.
Es, en todo caso, una película interesante, aunque no tan buena como otras suyas.

martes, 14 de noviembre de 2017

LA CAVA, Gregory. La muchacha de la Quinta Avenida (1939)


Deliciosa comedia de situación. Con un innegable todo moralista, sobre todo por sus comentarios, nada velados, sobre el capitalismo, el servicio doméstico y el papel que juega la distribución de recursos en la sociedad.
Gingers Rogers está irreconocible para mi, no es la bailarina de aspecto atlético que vibraba en las películas musicales. Los demás actores son poco conocidos para mi. Muy bien Walter Connolly, que actúa magníficamente, de impresión.
La Cava es ese tipo de directores que nunca los colocas entre los mejores y, sin embargo, son eficaces, rinden, hacen muy bien su oficio, y al final tienen una cuantas buenas películas, unas cuantas que al final son muchas...
Me ha recordado algo a Lubischt, sobre todo en esos giños sobre el capitalismo, que me recuerdan a Ninotcha, que era preciosa.
Dura lo que dura, 84 minutos, más que suficiente para contar lo que tienes que contar.
Tengo que ver más películas de La Cava.

lunes, 13 de noviembre de 2017

STAHL, John. M. Murallas Humanas (1948)


Me ha encantado. Director para mi desconocido. No había visto nada suyo, pero me parece una gran película, que anuncia un gran director. Claro antecedente de Douglas Kirk, por otra parte...
Tiene ese algo de clásico y decadente, esa sensación de estar viendo lo de siempre, pero dicho de otra manera.
Una historia conocida, una maldad de mujer hacia un hombre, probablemente porque le guste más de lo que debería, y que es capaz de subvertir el orden normal de las cosas para hacerle daño, a través, además de su propio marido, que era amigo del damnificado. 
Pero esa historia está ya contada, se ha hecho muchas veces. Lo que cuenta Stahl es otra cosa, es cómo el dañado es capaz de renunciar a sus sueños profesionales y a su vida personal con tal de seguir siendo quien parece que es.
No deja a su mujer, ni pretende vivir su amor haciéndola daño. Ella forma parte de su paisaje, es él mismo, y nada puede hacer para evitarlo, para evitarse.
La centralidad de la obra va virando desde la mala malísima y su influencia (Linda Darnell, tan guapa como siempre) hacia la abogada que estaba desde niña enamorada del Procurador (un estupendo Cornel Wilde) pero que no le va a obligar a dejar a su esposa (una morrocotuda Anne Baxter, absolutamente impresionante, en un papel que podría haber bordado Susan Hayward, por ejemplo).
Y es en ese camino en donde la película se vuelve preciosa. La primera parte es aburrida, un poco lo de siempre, a mi me ha recordado mucho a "Medianoche en el Jardín del bien y del mal", de Eastwood, aquí es Jericó, allí es Sabana, pero es la misma intensidad de pueblerismo, esa mirada en la espalda que sientes solamente por ser quien eres, tan características de sociedades provincianas y atrasadas...
Tengo que ver más películas de este director, que me da a mi que no es muy recordado, que no creó escuela.
Pero tiene algo muy interesante. Dicen que es cielo la juzgue es un mejor cinta. Mañana la veo. O pasado...!!!

domingo, 12 de noviembre de 2017

viernes, 10 de noviembre de 2017

RICHET, Jean-Francois. Asalto al distrito 13 (2005)


No me parece una buena película. Pretende ser, según dicen, un remake de otra cinta de Carpenter y, más allá, de Rio Bravo o El Dorado.
Totalmente prescindible. Nada que rescatar. Se ve una vez y  ya esta, pero nada que recordar.

jueves, 9 de noviembre de 2017

PREMINGER, Otto. Extraña amistad (1971)


Pues siento mucho decir esto, pero no me ha gustado. Parece mentira que un director como él termine firmando obras como estas, sin sustancia, sin contenido, sin gracia ninguna, sin nada de nada...
El genio se acaba, qué duda cabe, y Otto no era una excepción, pero esta cinta no es digna de su currículum. Es más, si no se hubiera firmado por él, si la hubiera firmado mengano de tal no habría pasado de los circuitos locales de su pueblo.
Es horrorosa, mala, mala, mala... Casi peor que Desafío al Mundo.
Es cierto que su carrera al final se rehizo, con El factor humano, que es su despedida como Director, pero esta que comentamos y aquella son bastante mediocres.
Es una trama ridícula, un guión que mezcla la realidad y lo que piensa, en planos que llegan a confundir al espectador.
No sé. La he visto por ser de quien es, nada más.
Intenta hacer una comedia pero no tiene el puntito Lubischt, ese punto que hace que las comedias sean deliciosas, únicas, peculiares, características. Ese que sí ha tenido en otras cintas pero no en esta. Ese tempo medido, esos planos rápidos que se acerca sorpresivamente a la cara a la mano, al suelo, que nos obligan a que nos fijemos en algo singular, en una reacción de los personajes, en un detalle del escenario, de la ropa... Con ese toque musical que enfatiza el error, el dislate, lo que ocurre. Ese toque tan cinematográficamente de Lubischt, que a veces lo ha tenido Preminger y otras veces no. En esta no lo ha tenido. Quiere ser una comedia ligera, de situación, adaptada a los tiempos modernos, claro, pero consigue hacer una especie de parodia de sí mismo.
Una pena, de mi Director favorito.

martes, 7 de noviembre de 2017

BERKELEY, Busby. Hicieron de mi un criminal (1939)


Me ha gustado. La verdad es que me gustan este tipo de películas, Garfield, y compañía. Dice que interviene Ann Sheridan, pero sólo unos minutos.
Es probable que Silvester Stallone se fijase en esta película para realizar el guión de Rocky... El enfrentamiento de un campeón con un aficionado, que era zurdo, y tal...
La cinta es de 1938 y todavía se puede ver.