domingo, 25 de diciembre de 2016

KAWALEROWICZ, Jerzy. Faraón (1966)

Gran película. Muy buena. Excelente. Gran interpretación de las intrigas del poder, de la religión en un estado teocrático, de la guerra como extensión de la litigiosidad política. 
Y todo ello en una película polaca... fuera de las líneas clásicas de Hollywood. Es, probablemente, la más fiel de las películas que yo he visto sobre este tema, muy lograda en cuanto a la ambientación, lo que llama producción artística, quizá la música está algo fuera de lo deseable, no parece acompañar mucho el desarrollo de toda la trama, pero bueno. Actores desconocidos, pero muy definidos en sus papeles, aspecto a lo que ayudan mucho tanto el vestuario como los peinados, muy singulares ambos.
Puede leerse la película como una crítica al papel de la religión en la vida política o civil, pero también al revés, la importancia de la religión, que mantiene la esencia de lo que el estado es cuando gobernantes poco prudentes pretenden convertirse en augures de la eternidad.
La simpleza de la trama ayuda mucho a la comprensión de la historia, tantas veces vivida. La acumulación de riqueza del poder religioso choca con la necesidad de actuar del poder civil, y en estos choques inevitablemente se producen roces difícilmente conciliables sin cambios bruscos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario