lunes, 19 de diciembre de 2016

ALLEN, Lewis. Alma negra (1948)

Inquietante cinta. Con unos personajes muy definidos, muy claros en su contenido moral, en sus expectativas, en sus comportamientos. Nada dudosos.
Ann Todd es una actriz peculiar, muy oscura, negra, como el título de la película... La llamaban la pequeña Garbo, pero no tiene la profundidad emocional de ella. Es mucho más liviana, tiene menos recorrido y está mucho más encajonada en su espectro interpretativo. Siempre relacionado con mujeres singularmente dañinas, guapas con peligro, sin ser la típica mujer fatal. Retorcidas, con planes ocultos, taimadas, suaves pero peligrosas, llenas de rencor, sin contenido moral. Unidireccionales en su propósito.
Ray Millan es un caballo trotón, no te va a ganar carreras, porque no tiene esa velocidad, pero sí puede correr muchos kilómetros a gran velocidad. Es un actor de fondo, de recorrido, que puede hacer prácticamente cualquier papel, y en este esas virtudes hacen que haga bien su trabajo, pero se queda un poco descompensado frente a Todd, que está hecha para este tipo de tramas.
Es una buena película, de un director solvente, que seguramente creó escuela, una cinta de culto, que el paso del tiempo no ha hecho olvidar, antes al contrario. Seguramente sea una cinta de culto, recuperada por el paso del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario