martes, 29 de noviembre de 2016

SEGAL, Alex. ¡ Rapto ¡ (1956)

Buena película, al servicio de un gran actor, Glenn Ford, capaz de interpretar de una manera magnífica situaciones difíciles.
Donna Reed la recuerdo más en películas del Oeste poco brillantes.
El director era  novedoso para mi. Refugiado prácticamente desde el comienzo de su carrera en la televisión y no en el cine sólo tiene un puñado de películas, entre las que, probablemente, esta sea la mejor.
Trama conocida nada más comenzar la película para los espectadores de hoy día, pues a comienzos de siglo se rodó un remarke que tuvo un cierto predicamento, sobre todo por la reacción del padre del niño raptado, que es la contraria a la natural, que es pagar.
El padre prefiere no pagar porque entiende que es la forma de asegurar la vida de su hijo, si es que está vivo en el momento de tomar la decisión de no pagar. No es lo más normal, dese luego, pero desde luego tiene que ser una variable que manejen los cuerpos y fuerzas de seguridad casi con seguridad, casi permanentemente.
Matar a un niño no debe ser nada fácil, a sangre fría y por venganza mucho más.
Es una buena película, un pequeño clásico del cine, recuperado por la nueva versión. Pero esta cinta es buena, estupenda, se deja ver...

No hay comentarios:

Publicar un comentario