miércoles, 26 de octubre de 2016

MILIUS, John. Dillinger (1973)

No es mala película. Quizá un poco larga y en algunos momentos deslavazada. Pero las escenas de tiros son de alta calidad, no ando como Grupo Salvaje, de Pequinpack, que es una obra de arte, pero sí muy buenas.
Hay cosas que no se comprenden del todo bien, intenta proyectar una imagen de icono de la cultura pop pero a la vez ensalza el personaje principal del policía, que es retratado como un hombre correcto, probo y profesional, sin ningún animadversión hacia el delincuente. Al punto que no se sabe si el protagonista no es él.
Las persecuciones de coches también son fantásticas, y las escenas de muerte son como deben ser, como deben ser en las películas, que probablemente nada tengan que ver con la realidad. Es decir, en el cine se muere como dice esta película, que es el canon de muchas otras.
Es curioso cómo trata la recepción de la gente de la banda de Dillinger. Como algo conocido e incluso consentido y alabado.
El la primera película de Millius, más conocido por su Conán el Bárbaro, que también es una muy buena película.
Los actores están muy bien elegidos, quizá sobre Dreyfus, que nada pinta aquí, con esa cara de santón de pueblo. Tanto Warren Oates, como Ben Johnson están estupendos, en el esplendor de su carrera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario