viernes, 28 de octubre de 2016

CIMINO, Michael. Un botín de 500.000 dólares (1974)

Me ha gustado, mucho además. Muy bien rodada, con un guión muy trabajado. Hasta la buena media hora no sabes qué ocurre, por qué disparan a un párroco, y cuál es la razón de la huida del cura...
Me ha gustado mucho la tensión de no saber qué quieren hacer, o cómo lo van a hacer. Esconde muy bien sus intenciones, provocando una cierta expectativa en el espectador.

jueves, 27 de octubre de 2016

BRAHM, John. Una vida y un amor (1947)

De esas películas que me gustan a mi. Gran trama, con un Mac Murray espléndido y una Ava Gardner inicial que despunta por su belleza y apunta lo que siempre fue, una actriz enorme.
Perlas, policías corruptos, traficantes de todo, mujer apasionada, contiene todos los elementos para ser un clásico, que es lo que es...
Me ha encantado.
Director desconocido para mi, no había visto nada suyo. De esos a medio camino entre el comienzo de la industria y el masivo empleo del sonoro.

miércoles, 26 de octubre de 2016

MILIUS, John. Dillinger (1973)

No es mala película. Quizá un poco larga y en algunos momentos deslavazada. Pero las escenas de tiros son de alta calidad, no ando como Grupo Salvaje, de Pequinpack, que es una obra de arte, pero sí muy buenas.
Hay cosas que no se comprenden del todo bien, intenta proyectar una imagen de icono de la cultura pop pero a la vez ensalza el personaje principal del policía, que es retratado como un hombre correcto, probo y profesional, sin ningún animadversión hacia el delincuente. Al punto que no se sabe si el protagonista no es él.
Las persecuciones de coches también son fantásticas, y las escenas de muerte son como deben ser, como deben ser en las películas, que probablemente nada tengan que ver con la realidad. Es decir, en el cine se muere como dice esta película, que es el canon de muchas otras.
Es curioso cómo trata la recepción de la gente de la banda de Dillinger. Como algo conocido e incluso consentido y alabado.
El la primera película de Millius, más conocido por su Conán el Bárbaro, que también es una muy buena película.
Los actores están muy bien elegidos, quizá sobre Dreyfus, que nada pinta aquí, con esa cara de santón de pueblo. Tanto Warren Oates, como Ben Johnson están estupendos, en el esplendor de su carrera.


lunes, 24 de octubre de 2016

BERGMAN, Ingmar. Persona (1966)

Extraordinaria película. Distinga, diferente, como todas las de Bergman. Con una luz especial, con unos planos muy cercanos a la cara muy impresionantes, con diálogos muy difíciles y con propósito moral o axiológico cuando menos discutible.
No es que sea una obra de teatro llevada al cine, que también, es que es menos que una obra de teatro, en el sentido de los diálogos y el escenario. Prácticamente sólo habla un personaje, el de la enfermera, y sólo habla sobre un tema.
La maternidad tiene difícil encaje en según qué personas. Y este es el meollo de la cuestión. Para la actriz que está muda fue una condena y por eso decidió no disfrutarla aunque sí tener el bebé, para la enfermera hubiera sido una condena y precisamente por eso abortó.
La culpa, el pecado, el sufrimiento, la responsabilidad, el sexo y su disfrute. Todo ello en un collage visual de extraordinaria factura, magníficamente expuestos y, como en todas su películas, con la sensación de que habría que verla tres veces más para sacarle más partido, más jugo, más sabor, más contenido.
Su visualización es difícil, su diálogo también, incluso la temática tiene en algunos momentos algo de incomprensión, pero siempre es enigmática, atrayente, impecable. 
Me gustan muchos sus película, pero como me pasa con Rossellini, necesito no ver más de una a la semana, son emocionalmente muy potentes, fuertes, agresivas, muy emotivas. Además me ocurre algo peculiar, lo que vea hoy está condenado a no gustarme. Después de una experiencia tan potente cualquier cosa que se ve no es buena, no se deje ver, no gusta. Me pasa siempre.

domingo, 23 de octubre de 2016

HUSTON, John. Evasión o victoria (1981)

La he visto ya demasiadas veces. A Rodrigo le gusta mucho y ayer lo tocó elegir a él. Caine está magnífico, y Max Von Sido. Y me he fijado en Stallone. Y la verdad, puede ser su mejor película. Es planito, pero da el pego. Hace bien lo que tiene que hacer, y no lo hace más, no desentona. Es un papel que no tiene nada dramático, es decir, no expresa sensaciones profundas, y por eso funciona. Obviamente no es un actor para hacer Otelo, pero para lo que se requiere de él sí funciona.

sábado, 22 de octubre de 2016

CRONENBERG, David. Promesas del este (2007)

Una película muy característica, muy "de moda". Muy fácil de ver y no tanto de sentir. La mafia rusa y sus matones ya cansa, que además no sepas a dónde te lleva la cinta también. Al final no sabes si es un policía infiltrado que se ha cambiado de bando para quedarse siendo el jefe de la familia, o simplemente es un matón venido a más que progresa en la estructura criminal y da un golpe de estado en la familia.
Intrascendente en todo caso.
Naomi Watts lo hace bien, y Viggo Mortensen le da ese toque macarra y peligroso y hace creíble al personaje.
No sé quién es el viejo que hace de padre, me parece recordar que es el mismo que una película de Meme Leder, una en la que intervenía George Clooney, pero no estoy seguro.

miércoles, 19 de octubre de 2016

LOSEY, Joseph. La larga noche (1951)

Rara, poco convencional. No me ha parecido una gran cinta, sobre todo porque la temática me echa para atrás. Pero es una película típica para ser visitada por un adolescente, sobre todo si un poco rebelde. No es que sea una aportación del género, o del subgénero, pero sí puede verse en clave de formación propia, de evolución de uno mismo.
Pero no me ha gustado especialmente. Sin duda tiene obra mayores el director.

martes, 18 de octubre de 2016

LEAN, David. Amigos apasionados (1949)

Extraordinaria. Realmente magnífica. Muy bien rodada, muy bien narrada, excelentes diálogos, interpretaciones contenidas, especialmente la de la Ann Todd, que está bien, aunque demasiado lánguida, sin que asuma las consecuencias de sus actos de ninguna manera. Es un juego para ella, en el que se encuentran involucradas muchas más personas, que produce daño, pero para ella es simplemente un juego.
La trama triangular plantea un debate más que antiguo absolutamente tópico. ¿Qué es el amor, pasión o seguridad?. Desde luego los dos extremos están aquí tocados con naturalidad.
La inmadurez con la la mujer se plantea su vida es de una sencillez pasmosa. Pero la verdad es que estos planteamientos con así.
Me recuerda a una película de Rosselini, que ahora no recuerdo el título pero que plantea un drama amoroso también muy intenso, aunque desde otra perspectiva. Allí era el final del amor, el agotamiento natural que se produce con el paso de los años, aquí, más sencillamente un triángulo amoroso.
Claude Rains está muy bien, pero no es papel, no es el mejor actor posible para este papel, aunque es sobrio e intenso.
Trevor Howard es probablemente el mejor de los tres, el que mejor hace su papel, por otra parte el más fácil.
Gran película, de un gran director.

lunes, 17 de octubre de 2016

HUMBERSTONE, H. Bruce. Diez forajidos (1955)

Una del Oeste más. Con un clásico del género, Randolph Scott. Corta, rápida, con trama típica, disparos, traiciones, mujeres con el canon Ford y demás...

viernes, 14 de octubre de 2016

WELLES, Orson. Otelo (1952)

Las primeras imágenes son magníficas, y son, sin lugar a dudas, un antecedente de lo que más tarde vemos en Bermang. Ese silencia, esos blancos y negros, esas caras iluminadas. 
La trama es, como no, un texto de Shakespeare. El monstruo de los celos debe ser algo terrible, y aquí se exploran con verdadera fruición. Hay algo que ocurre al que tiene celos, que quiere creer y quiere sufrir, y esto es lo que el Moro de Venecia hace a la perfección. Es capaz de transmitir la angustia que siente queriéndola sentir.
Me gusta porque es de Welles, por la fisonomía de la cinta, por cómo aborda los temas, y cómo los filma. Pero no creo que sea de sus mejores obras. Tiene varias más mucho mejores. Sin duda. Sin ser una obra menor, que no lo es, no es una obra mayor.
Puede verse, además, como una obra de teatro, por lo limitado de los personajes, la importancia del diálogo y la escasez de escenarios.

jueves, 13 de octubre de 2016

BRABIN, Charles. El monstruo de la ciudad (1932)

Muy antigua. Está bien, seguramente marcó un canon propio en este tipo de películas, pero ahora, tras ver la misma trama en cientos de películas ésta se ve un poco deteriorada por el paso del tiempo.
Walter Huston lo hace bien, muy bien. Y Jean Harlow hace de rubia platino, platino de verdad.
Normalita, en general.

miércoles, 12 de octubre de 2016

MARIN, Edwin L. Fort Worth (1951)

Una más. Pura Serie B, pero con algo. Un gran actor del género, una trama atractiva y un metraje civilizado. 80 minutos entretenidos, sin más.

martes, 11 de octubre de 2016

LEVIN, Henry. La culpa de Janet Ames (1947)


Excelente drama psicológico, muy bien tratada, muy bien expuesta, con un tono magnífico, un guión espléndido y unas interpretaciones muy comedidas.
Me gustan este tipo de recovecos de la mente que sirven para justificar una novela, una película. Algo pasa en nuestro interior en algunas ocasiones y se desplaza hacia fuera. Somos capaces de esconder en nuestro interior muchas cosas, tapar nuestra culpa reorganizando nuestra mente, justificando actuaciones varias, enterrando el pasado, previendo el futuro.
Me hubiera encantado ser psiquiatra, ser capaz de inmiscuirme en la mente de otras personas, ayudarlas a superar acontecimientos del pasado, intelectualizar lo que está dentro del tiesto.
La película trata las cuestiones con profundidad, sin ligereza, con tono. No plantea una gran crisis de identidad o un profundo problema enterrado, un trauma tremendo, generalmente sanguíneo, que aconteció en el pasado. Es algo más sencillo: una mujer llora al marido muerto, a pesar de no quererle demasiado en el pasado. Eso le impide tener una vida normal, continuar con su caminar, sola en este caso.
Uno de los compañeros militares de su marido la ayuda a superar el trauma, y ella, a su vez, a superar el de él, que se siente culpable por haberle obligado a tirarse sobre una granada que había caído en su trinchera.
Me gusta mucho Melvyn Douglas. Es sereno, tranquilo, con una estética clásica, gran domino de las tablas, buen fondista.
La belleza de Rosalind Russell es todo un clásico, una angustiosa serenidad, un sentimiento contenido, retraído. Lo hace bien, muy bien, es capaz de imprimir una mirada melancólica muy interesante. Me parece que es una actriz muy decente, muy sobria.
Levin es un gran director. Sólo he visto tres películas suyas, pero las tres muy interesantes. Tengo otras dos suyas, una del oeste y otras dramática, y las veré en breve.

lunes, 10 de octubre de 2016

HUSTON, John. Éramos desconocidos (1949)


No sé. Si la firmase otro me gustaría menos. Quiero decir que, por ser de quien es, ya tienes formada una idea sobre ella y su trascendencia.
Es una trama interesante, desconocida para mi, la dictadura en Cuba en 1925 y su derrocamiento en 1933.
Huston es peculiar, tiene algo propio, no sé muy bien qué, pero es capaz de rodar de manera singular. Esta película es, prácticamente, una obra de teatro, dos escenarios, una calle, dos decorados, muy pocos personajes.
Me ha gustado mucho Pedro Armendariz. Me fijé en él de manera sistemática, y tiene toda la pinta de ser un gran actor. Imprime intensidad a su personaje, honestidad, lo hace muy creíble, y da miedo, mucho.
Garfield parece hecho para este personaje, la verdad es que parece hecho para cualquier personaje. Me parece un actor bajito, muy cortito de estatura, y a lo mejor eso lastró un poco su carrera, aunque protagonizó muchas películas, algunas muy buenas.
Jennifer Jones es la menos conocida para mi. La he visto en algunas películas, claro, pero no es una actriz que me llene, no le cojo el punto de su actuación. Es sobria, contenida, introspectiva, hacia dentro, poco efectista, llena de matices en su rostro.
El metrajes se suficiente, la música casi no tiene protagonismo, el guión bien hecho, y los secundarios estupendos, especialmente uno, el que tocaba la guitarra, creo que es Gilbert Rolland, actor que siempre le recordaremos en papeles de piratas.
En definitiva, una película decente, bien hecha, con cierto sentido y que se puede ver. No es, ni mucho menos, la mejor de Huston, un director, que, por otra parte, hacía cosas muy interesantes: Cayo Largo, El Halcón Maltés, El hombre que pudo reinar, La Jungla de Asfalto, Moby Dick, La noche de la iguana, Reflejos en un ojo dorado, Las raíces del cielo... con otras películas no tan buenas.

domingo, 9 de octubre de 2016

HUSTON, John. Moby Dick (1954)

Bueno. Es una maravilla, es una delicia, una obra de arte. Simplemente, una película magnífica, no es insuperable, porque hay otras coas, pero es excelente, absolutamente estupenda.

sábado, 8 de octubre de 2016

SHERMAN, George. El piel roja (1951)

Una del oeste clásica, tópica y de toda la vida. Vaquero (Van Heflin) que comprende a los indios, chica guapísima (Yvonne DeCarlo), guapísima de la muerte y la clásica tensión entre en bien y el mal.
Todo muy neutro, muy bien expuesto, pocos grises, nada de colores mezclados o bastardos, todo limpio.
A Rodrigo le ha gustado mucho, como era de esperar.

viernes, 7 de octubre de 2016

CURTIZ, Michael. El verdugo (1959)


Buena cinta, sobre un tema muy manido, pero muy bien hecha. Curtiz, el húngaro, sabe lo que hace. Gran director, de recursos clásicos, con un discurso muy suyo, propio... No es que sus películas sean identificables como suyas, algo que sólo consigues con los grandes grandísimos, pero sí puede decirse que es solvente. Muchas películas hizo en su vida, y con ese nivel medio alto que caracteriza a los directores grandes.

jueves, 6 de octubre de 2016

LEWIS, Joseph H. El demonio de la armas (1950)


Gran película. Muy bien hecha, bien narrada, con diálogos razonables, unos encuadres de cámara limpios, con actores capaces de llevar el peso de la película.
Película de culto probablemente.
El director me ha entrado poco a poco, y ya se ha hecho un hueco en la colección de películas. Ya he visto cuatro y la verdad tiene buen nivel, no es un pesado, antes al contrario, saca las películas con solvencia, con ritmo, con capacidad. Esta en concreto es una gran película.
El retrato sicológico que pretende desde el comienzo no le queda del todo bien. Es cierto que sólo lo enuncia, pero queda raro, o mejor dicho, no le queda bien hecho. En su discurso no se aprecia con claridad qué quiere decir, cuál es la influencia de su obsesión por las armas en su devenir como adulto.
Por otro lado la femme fatale que pretende el director tampoco es un gran retrato del género, aunque lo intenta.
Todo lo demás es propio de una película de culto. No es extraordinaria, pero es buena.

miércoles, 5 de octubre de 2016

THORPE, Jerry. Intriga en Venecia (1967)


Muy normalita. Guapa Elke Sommer, guapísima. Robert Vaughn en su línea entre tipo duro y playboy que se llevaba tanto en la época de los sesenta. 
La trama es demasiado simple, y quizá ahí radique la sencillez de esta cinta.
Director desconocido para mi, y muy frecuentado en la televisión, pero algo menos en la gran pantalla.
Control de la mente, estas por doquier, dobles juegos, mujeres que no son lo que parecen ser... retos del pasado, asuntos del futuro. Superespias que van sin guardaespaldas y no saben disparar.
Una más, en una línea muy trillada y frecuentada pero la verdad de poca calidad general.

martes, 4 de octubre de 2016

HAFSTROM, Mikael. Shanghai (2010)


Entretenida, con algo de acción, con un toque de amor, y con unos chinos muy europeos. Los protagonistas chinos y japoneses son claramente de rasgos occidentales. Muy al gusto de Hollywood, pero bueno...
Se deja ver. Es una especie de subgénero ya lo de Shanghai, hay muchas películas de esta época, convulsa y muy propio para el dinero fácil, las chicas y muchas nacionalidades en poquísimo espacio físico en un mundo en guerra.
Los actores bien, pero algo me pasa con John Cusack. Hay películas que le van como anillo al dedo, y otras, sin embargo, no encajan en él. Esta es de las segundas. Se hace raro que soporte el peso de una película dramática. Está más dotado para la comedia de situación, para cosas más ligeras. Esta película le pesa, le queda grande. No da la talla.
La chica, que al parecer se llama Gong Li tiene una belleza prácticamente occidental, muy del gusto de quienes manejan el cotarro. Es como esos negro que no lo parecen que son sólo un poquito negro. 
En todo caso es una película que se deja ver, está bien, buena trama y simplicidad en su planteamiento. 

lunes, 3 de octubre de 2016

LEWIS, Joseph H. Una ciudad sin ley (1955)

Muy normalita, muy normalita. Una más de las miles que hay del oeste. Randolph Scott muy propio. Nada más. Es una película hecha para él.

domingo, 2 de octubre de 2016

DEMME, Jonathan. El eslabón del Niágara (1979)

Compleja, larga, poco edificante. No me ha gustado demasiado. Esos trajes tan claros, esos zapatos de punta, esos coches extravagantes... una mezcla de vestida para matar y algo judaico... no se ve cómo camina la cinta.

sábado, 1 de octubre de 2016

KARLSON, Phil. Nido de avispas (1970) [Codirigida con Franco Cirino]

Entretenida. Sin más. Un Rock Hudson espléndido y una Suylva Koscina bellísima, unos niños rebeldes y un desensañe previsible. Me gusta Karlson, es muy buen director, el Rey de la Serie B. Pero siempre tiene algo, siempre deja algunos matices, siempre tiene un recorrido sus películas, siempre es capaz de darnos un rato entretenido.
No es un director con alta sofisticación, ni mucho menos, ni lo pretende. Te cuenta una historia, lo hace bien y es divertido. A lo mejor esto es el cine.