martes, 24 de mayo de 2016

HOOPER, Tom. - Tierra de sangre (2004)

La verdad es que película tan duras sobre hechos reales no me agradan del todo, me parece que no es cine, que es otra cosa. En este, desde luego se consigue lo que se quiere. Enseñar qué era la comisión de la verdad, cómo funcionaba y qué consecuencias tenía. La verdad es que viéndola y comprendiendo qué ha pasado en este país con la ETA se hace muy difícil que se asumiese una consecuencia ni medio parecida. Lo que ocurre es que la dimensión del problema allí era de tal magnitud, tan enorme, tan descomunal que quizá no se hubiera podido implementar otra consecuencia, otro mecanismo de reconciliación.
Hay algo de catartico en el dolor, y, sobre todo, en el perdón. Y también el torturador es una víctima de todo el sistema de represión y dolor. Es algo muy complejo, difícil de articular en un discurso aislado de la vivencia de aquellos años.
En general es una buena película, pero los actores son un poco inapropiados, sobre todo Hilary, que no me acaba de convencer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario