miércoles, 30 de marzo de 2016

LUMET, Sidney. Llamada para un muerto (1968)

No me ha gustado. Demasiado larga y además no especialmente bien tratada. El  material era muy bueno, los actores magníficos, pero no sé muy bien qué ocurre a lo largo de la cinta que no cuaja una gran película.
Para empezar los personajes están poco definidos, no entiendo la relación de de James Mason con su mujer, se insinúa que es infiel pero al final va a Zurich a por ella, cuando se ha ido con el espía ruso enemigo, al que él ha matado. La verdad, tendría que haber explicado la cuestión de manera más nítida, más diáfana. La claridad en una cinta de espías es una razón de ser del propio género. Me estoy acordando de El Topo, otra adaptación de LeCarré, y me ocurre lo mismo, o algo parecido, que no son modelos definidos los acaeceres, y eso se nota a lo largo de la cinta.
No se trata de buscar la indefinición, que es distinto, sino de lo estar definidos, que es diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario