jueves, 28 de enero de 2016

KAZAN, Elia. Pánico en las calles (1950)

Siempre me sorprende Kazan. Su escenografía es peculiar, los planos son perfectos, no sobra ningún elemento. Las sombras se proyectan de manera singular, porque el director quiere que la luz entre en escena desde una determinada dirección.
Llama la atención la intensidad de los diálogos, no sólo por lo bien desarrollados, la intensidad con la que están construidos, sino lo que gritan los actores en su exposición. No hablan, gritan. Se hace un tanto irritante. Claro que es una película de acción, pero no hace falta gritar de esa manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario