domingo, 31 de enero de 2016

sábado, 30 de enero de 2016

GIBSON, Mel. Apocalypto (2008)

Pues me ha gustado mucho. No sé qué dirá la crítica bienpensante, seguro que la ponen fatal, y que la consideran muy mala, pero no había visto nada igual, con esta trama, y en esta temática. En la cinta se habla en el dialecto propio de los indios, es toda subtitulada, y es de una crudeza importante...
Pero para ser lo que es me ha gustado. Tampoco engaña a nadie, no es una película trascendente, ni siquiera importante, pero a mi me parece muy interesante. Es, desde luego, una manera de civilizar el Gore. Hay sangre a lo bestia, pero tiene un cierto sentido, no está descompasada, ni es gratuita, tiene una razón de ser y está mesurada en su desquicie. 
Por otro lado, para ser tan larga, 130 minutos, no se hace esperar. Está mesurada, y si pautáramos el minutaje veríamos que está totalmente organizado. 
Es difícil narrar una historia como está, sin tramas modernas, subtitulada, y con personajes tan parecidos, sólo diferenciados por los tatuajes y los zarcillos en las orejas y el pelo. Es una muestra de que de cualquier cosa se puede hacer una buena película.
Otra cosa es que el personaje nos desagrade, que sea un racista, un alcohólico y demás... que insulte a los judíos y que adore a Hitler... pero eso es otra cosa. La cinta es para lo que es, pasar el rato y entretenerse, no tiene otras pretensiones. 

viernes, 29 de enero de 2016

SHERMAN, Vincent. La sentencia (1947)

Me ha gustado. Es una buena cinta, con una Ann Sheridan que haría perder la cabeza a cualquiera, entre mujer fatal y sumisa futura ama de casa.
Quizá enamorarse tiene algo más que ver con la voluntad que con la pasión, la razón en vez de la pasión. Y muy probablemente con la capacidad de elegir a la persona adecuada de tu mismo ámbito de intereses. La búsqueda de un marido, una mujer, una pareja en definitiva, como tabla de salvación de la vida que tiene cada uno es un error mayúsculo...

jueves, 28 de enero de 2016

KAZAN, Elia. Pánico en las calles (1950)

Siempre me sorprende Kazan. Su escenografía es peculiar, los planos son perfectos, no sobra ningún elemento. Las sombras se proyectan de manera singular, porque el director quiere que la luz entre en escena desde una determinada dirección.
Llama la atención la intensidad de los diálogos, no sólo por lo bien desarrollados, la intensidad con la que están construidos, sino lo que gritan los actores en su exposición. No hablan, gritan. Se hace un tanto irritante. Claro que es una película de acción, pero no hace falta gritar de esa manera.

miércoles, 27 de enero de 2016

CORMAN, Roger. El péndulo de la muerte (1961)

Otra de Corman, y parece la misma. La adaptación de un cuento de Poe, con esa imaginación morbosa tan característicamente suya. Vincent Pride tan peculiar como se le supone...

martes, 26 de enero de 2016

CORMAN, Roger. La caída de la casa Usher (1960)

Bueno, lo que se esperaba. Pero me parece muy digna. Es un tipo de cine que no me agrada especialmente, pero Corman le imprime un sello como de viejo, intemporal, clásico. Los ropajes, la casa, la decoración, todo lo que es atrezo, está muy cuidado. La ciencia ficción retro miedosa no es mi estilo de cine, pero esta película está muy bien hecha. Es un cuento de Poe, muy bien narrado.

lunes, 25 de enero de 2016

STEVENS, Robert. La gran jugada (1957)

Rubia espectacular, que siempre ha estado en el lado malo de la vida, pero que después de disfrutar de la vida sencilla decide abandonar el hampa para ingresar en el mundo de los útiles y sencillos hombres americanos. El sueño americano, esta vez conseguido desde la normalidad.

domingo, 24 de enero de 2016

SCOTT, Ridley. Exodus: Dioses y reyes (2014)

Me ha sorprendido, pero no gratamente. Me ha parecido mala, mala, malísima. Qué decepción!!!. La verdad, si esta película la firma otro director ni siquiera se proyecta. No sé muy bien qué es, pero no es buena. Para empezar el color y el tipo de soporte cinematográfico, parece digital, o algo similar, lo que no cuadra con este tipo de historias, generalmente épicas y que requieren un tratamiento más clásico. El color de la cinta, con cantidad extraordinaria de grises, negros, marrones, pardos, te sitúa en un escenario singular desde el punto de vista cromático. En tercer lugar, la potencia exagerada de los efectos especiales entorpece enormemente su desarrollo como película dramática, parece que estamos en presencia de una cinta de superhéroes, y claro, no parece que esto pueda tener pies y cabeza.
Su peor película, sin género de dudas.

sábado, 23 de enero de 2016

EASTWOOD, Clint. El francotirador (2014)

Pues me ha decepcionado, esperaba más, mucho más. Además, esta película está ya hecha, Stalingrad, de un director francés, Arnaock, creo recordar. 
No está mal, no digo que no esté bien rodada, que sea capaz de transmitir, pero no me ha gustado demasiado.
Refleja bien el espíritu militar y todo lo demás, pero no pasa de hay. Quizá el final mereciese algo más que un rotulo de un renglón y una imágenes reales de su funeral, una explicación algo más profunda, más elaborada sobre la banalidad del mal, de cuál es la razón de su asesinato, y demás.

viernes, 22 de enero de 2016

SIRK, Douglas. Más fuerte que la ley (1949)

Melodrama postcarcelario que no consigue su propósito. Con Cornel Wilde en su papel y una desconocida Patricia Knight que sólo hizo esta película.
Sirk es especialista en este tipo de cine, que esta vez no consigue su propósito. 

jueves, 21 de enero de 2016

ALDRICH, Robert. El beso mortal (1955)

Película de auténtico culto. Es una obra de arte. En mayúsculas. En primer lugar, por lo obvio, la capacidad de no desvelar nada hasta el final de la cinta. En segundo lugar, por la forma de rodar, en algunos casos muy característica, como los planos tan cerca de la cara y esa forma tan descarnada de planes las escenas violentas. No es gore, ni mucho menos, pero sí es durísimo cómo lo hace, presentada como algo natural del ser humano, con lo que hay que convivir, como la proyección de los humanos en algunos momentos, en algunas situaciones.
El guión es una obra de arte en sí misma, absolutamente medido, templado y pautado al minuto.
Excelente película, una obra de arte.

miércoles, 20 de enero de 2016

HAMER, Robert. Donde el círculo termina (1959)

Director para mi desconocido, en una película interesante, donde se analiza la doble personalidad, las segundas oportunidades y la vida perdida en recovecos absurdos. Excelente interpretación de Alec Guinness, que lleva todo el peso de la cinta. Bien rodada, con un metraje civilizado y  un muy buen guión.

martes, 19 de enero de 2016

SCOTT, Ridley. El consejero (2013)

     Las películas sobre drogas y mexicanos me aburren. Esta en realidad no va sobre esto, va sobre otra cosa, sobre la codicia humana. Sobre la posibilidad de pactar con el mal, aunque sea una sola vez, aunque sea con un propósito bueno, o no con uno malo.
     Scott domina el lenguaje cinematográfico, no cabe ninguna duda. El tempo, la trama, los diálogos, el propio guión, especialmente bueno, las interpretaciones. Todo está narrado, contado y pautado con gran maestría, con verdadera maestría. Hasta muy entrada la película no sabes cuál es el papel de cada cual en la cinta, no controlas los roles con los que moverte a lo largo de su desarrollo.
     Me ha llamado mucho la atención dos personajes. Fassbender, que lo hace realmente muy bien y Cruz. Tengo aversión por Penélope, me cae muy mal. No creo que sea ni siguiera una actriz media. No la soporto. Es más, los años que ha sido imagen de Loewe mi mujer dejó de comprar bolsos de esa marca. Pero en este caso he de reconocer que aun siendo un papel muy pequeño lo hace muy bien. Muy medida, en su justo punto, muy fresca y ágil.
     Lo de Bardem es directamente un escándalo. La forma de moverse cómo se inclina, cómo le queda la ropa, tan estrafalaria como la que más. Cómo habla, los dejes de la voz, la entonación (que se traduce a sí mismo). El miedo que siente cuando van a matarle. Es un gran actor. 
     Scott ya no es el que era. Quiero decir que no es ese director tan dominante creador de estéticas propias. Los duelistas, Alien el octavo pasajero y Balde Runer son tres obras maestras, sus tres primeras películas. Alguna más luego es muy noticiable: Thelma y Louis, 1492: la conquista del paraíso... luego alguna medianía, y Luego American Gánster, que es muy buena. No tanto la Red de Mentiras, y ahora dicen que Marte vuelve a ser muy buena. 
     Un director muy solvente, muy sólido, del que siempre es agradable ver una película, incluso las que no me gustan mucho.


lunes, 18 de enero de 2016

BERGMAN, Ingmar. El huevo de la serpiente (1977)

Gran película, un estudio sobre una época muy determinada, con una forma de vivir singular y de sentir. El título es enigmático, y se explica muy al final, cuando el médico le comenta al protagonista que la serpiente puede verse a través de la fina membrana del huevo, pero que está completamente formada. Una vez que ha eclosionado el mal ya está fuera y es imposible volver al estado anterior. La película pretende esbozar un ensayo sobre el comportamiento humano, los límites de la angustia y cómo el entorno puede condicionar el propio desarrollo personal y social.
Me ha gustado mucho.

domingo, 17 de enero de 2016

LEAN, David. El puente sobre el río Kwai (1957)

Una obra de arte, vista tantas veces que he perdido la cuenta. Rodrigo iba irse a dormir, porque no tenía ganas de ver película y al ver que iba a ver ésta no lo dudó.
Le pondría un 10.

sábado, 16 de enero de 2016

STALLONE, Sylvester. Rambo (2008)

Pues me parece horrososa. Horrososa pero la he visto, que es de lo que se trata. No llega a ser una parodia de sí mismo, ni siquiera un recuerdo emocionado de lo que fue, es directamente una mierda, no tiene desarrollo alguno, ni siquiera alcanza un metraje estándar. No es capaz de emocionar.
Sin embargo, hay una cosa que sí quiero afirmar. El primer Rambo, "Acorralado" es una obra de arte comparado con esto, es una película razonable, que se puede ver, que es visionable. Esta no tanto.
Qué por qué se ve?, pues porque hay que ver de todo, hay que ser capaz de discriminar luego entre aquello que tiene calidad y aquello que no, pero hacerlo desde el criterio propio, no desde el que me imponen. Y al igual que creo que el exceso de testosterona perjudica la cinta, la primera de la saga, como le ocurre a Rocky, es una película bastante digna.

viernes, 15 de enero de 2016

DEARDEN, Basil. La tercera llave (1961)

Director para mi desconocido. Incluso no conozco ninguna de las películas que ha dirigido. Lo cual no significa nada. Hay muchos directores que no conozco.
La historia es un tanto complicada, poco verosímil. Me ha gustado Steward Granger, al que siempre recordaré por Los Contrabandistas de Mooflied, de Lang. Estupendo esa elegancia británica en el porte, con expresiones faciales muy determinadas, muy marcadas, pero nada extremas, nada angulosas.
El guión es muy previsible, y su desarrollo razonable. Es una historia muy contada, en un metraje razonable. Pero no es especialmente brillante.

jueves, 14 de enero de 2016

DASSIN, Jules. Mercado de ladrones (1949)

Dassin es un cineasta peculiar, muy propio, en el "sistema" cinematográfico pero con voz propia. No es radical o estridente, pero tampoco es la medianía de 'lo de siempre'. Siempre rueda sobre la marginalidad de la cotidianidad. Un mercado, una ciudad, un negocio, y los aspectos sucios y periféricos de la cuestión. Subraya con énfasis todo lo que rodea la almendra del problema, pero sólo aquello que tiene que ver con suciedad del problema. El mercado que retrata sólo es visitando desde los negocios sucios que hace el coprotagonista, seguramente porque lo hace habitualmente, o porque es su mayor característica como vendedor de fruta, también, naturalmente, porque la normalidad no necesita ser mostrada en una película.
Es difícil que el resentimiento que siente el protagonista por el fraude que sufre su padre en un negocio anterior, le alimente para emprender el negocio/venganza que lleva a cabo. Pero más inverosímil es el cambio de amor que experimenta desde la dulce novia de pueblo que le espera para casarse a la gachí barriobajera y seudo putilla que sobrevive en un ambiente tremendamente hostil.

miércoles, 13 de enero de 2016

SIEGEL, Don. La gran estafa (1973)

Pues me encanta D. Siegel, casi todas sus películas son buenas cintas, entre ellas ésta. Que la había visto antes, seguro, seguro segurísimo, pero no en DVD, sino en la tele, pero hace mucho tiempo. Consigue desarrollar personajes propios de forma muy coherente, interpretar un discurso ágil y dinámico de manera muy eficaz, los minutos corren .a toda velocidad.
El guión es brillante, y las interpretaciones propias, algo importada alguna de ellas, pero en líneas generales está bastante bien.

martes, 12 de enero de 2016

Mc TIERMAN, John. Depredador (1987)

La recordaba algo mejor. Algo más inteligente, con más desarrollo, guión e interpretaciones. El impacto emocional de la historia no sostiene un segundo visitando. No es horrorosa, pero no es especialmente brillante.
Hay que ver de todo en el cine, hoy Rossellini, mañana Bergman, pasado Antonioni... y también Mc Tierman. No soy un apasionado de las películas de acción, pero hay que reconocer que es razonable ver alguna de vez en cuando. En el fondo es cine son emociones, y el contexto en el que se desarrollan las historias de acción patrocinan un tipo de cine muy particular.
En todo caso no me ha parecido especialmente buena. Mc Tierman tiene mejores películas, en su línea de acción bruta, pero mejores. Quizá la mejor de todas sea el Secreto de Thomas Crown...

lunes, 11 de enero de 2016

FULLER, Samuel. El kimono rojo (1959)

El tratamiento de los planos tan cercanos a los rostros es algo muy característico de Fuller. La historia no tiene mucho juego, y no está del todo bien presentada, infantil y poco evolucionada. Pero funciona. Al menos por un rato. El racismo no es una cuestión fácil de manejar en el cine. No siempre se consigue el tono lírico necesario para expresar lo que se quiere decir. En este caso la cuestión se complica porque no es un racismo típico. Además el momento en el que se produce la historia es recién acabada la guerra de Korea en 1950, sólo cinco años desde el fin de la II GM, y no hay ninguna referencia a esta cuestión.
Muy interesantes los planos iniciales y finales de las calles de Los Ángeles, llenas de coches, cines y locales de espectáculos.

domingo, 10 de enero de 2016

SCOTT, Ridley. Blade Runner (1982)

Película más mítica que buena, más valiosa desde el punto de vista emocional que de calidad contrastada, con más mensaje sugerido que efectivamente expresado... No acabo de verle la gracia. La he visto ya varias veces, de manera complete que recuerde tres, y ninguna de ellas me he quedado completamente satisfecho. Es cierto que sugiere un mundo emocionalmente muy diferente, que es capaz de transportarte a otro mundo, literalmente, pero no es el tipo de cine que me subyuga. La música es extraordinaria, muy reconocida, probablemente una de las bandas sonoras más identificadas con una película, muy similar a lo que ocurre con la del tercer hombre de Carol Reed. Es, además, un éxito internacional de Vángelis, hasta ese momento conocido pero no elevado a la categoría de mito, como ocurre tras esta película.
Harrison Ford, pues en el mismo papel que en la guerra de las galaxias. La chica se llama Sean Young, y aunque tiene algunas películas más, ésta es la suya más conocida.
La frase mítica de Rutge Hauer sí es cierto que ha creado toda una mitología, sobre todo, porque, al parecer, no figuraba así en el guión original, teniendo que expresar algo mucho más sencillo ante de morir de un balazo, y no como lo hace, atontándosele las 'pilas'. Su carrera sí es más sólida, llegando a las cien películas.
En definitiva, una cinta mítica que no le pondría, ni mucho menos, en mi lista ideal de las cien mejores de todos los tiempos.

sábado, 9 de enero de 2016

WYLER, William. Horizontes de grandeza (1958)

El agua, la película trata sobre el agua y los problemas que puede acarrear. Sobre cómo se afronta la escasez del líquido elemento parajes que carecen de ella y se necesita para dar de beber al ganado. Dos familias, dos fincas, dos ranchos enormes, con miles de cabezas de ganado, en medio una tercera finca que tiene agua y que de todo la vida ha permitido que abreven las reses de las dos fincas colindantes.
El extranjero que va a contraer matrimonio con la hija de uno de los dos terratenientes observa los roces de las familias desde una óptica práctica, intentando analizar las cuestiones no desde la emotividad, sino desde la razón, apoyando sus acciones en cabeza y no en músculo. Rehuye cualquier tipo de enfrentamiento con el Mayoral de la finca, secretamente enamorado de su novia. El conflicto está más que servido.
Excelente película, con un desarrollo emocional muy intenso aunque pausado, un guión excelente y una filmación escrupulosa. Wyler es, qué duda cabe, un excelente cineasta. Todas son películas son muy intensas, muy espesas, nada es causalidad, todo tiene trascendencia, no deja cabo sin atar.
Adopta una perspectiva como convencional para un Westher, no se trata del "más chulo del barrio", de "tiro porque me toca", sino de una posición moderna, racional, no emotiva, desapegada de la lucha, la fuerza y la potencia, más cercana a una situación madura, racional, potente pero callada, no alacarosa pero intensa.
Magnífica película, como todas las suyas.

viernes, 8 de enero de 2016

HATHAWAY, Henry. La conquista del Oeste (1962) [Codirigida: George Marshall, y John Ford].

Muy pretenciosa, demasiado grande. La idea básica es intentar reproducir en una sola cinta todos los tópicos que forjaron la aventura del oeste. El viaje y el desarraigo del lugar de origen, los tramperos de castores, el amor, los piratas de río, los rápidos, la guerra de secesión, la lucha con los indios, Mountain Valley, el juego en el rio mississippi y los espectáculos de bailarinas, el alcohol, los duelos con enemigos de antaño a pistola, los caballos, los muertos y enterrados en tierra de nadie, los hermanos que se separan, la evolución de las ciudades, el tren y su expansión, los ricos terratenientes hechos a sí mismo que quieren casarse con la chica guapa...
Demasiadas cosas para tres horas escasas.
No es, ni mucho menos, la mejor de las películas del Oeste, ni tampoco la mejor de sus directores. Además, en algunas páginas de internet, incluso Wikipedia figura también como director Thorpe, pero ni en la cinta que tengo ni en el visitando de la película figura su nombre. Además el metraje de la misma varia considerablemente según qué páginas consultes. Yo tengo la sensación, como tras unas dos horas y poco que hay algún corte, porque hay sucesos y eventos más tarde que recuerdan una explicación anterior que no ha expuesto. El duelo de George Peper, sin ir más lejos.

jueves, 7 de enero de 2016

KUROSAWA, Akira. Kagemusha: la sombra del guerrero (1980)


Algo alejada de mis intereses, de mis gustos, pero ha de reconocérsele una gran capacidad visual, una manera muy ritual de contar las cosas, en historias sobre todo distantes de las clásicas a las que estoy acostumbrado.
El tema de fondo que plantea es evidentemente la impostura, y la utilización de un doble de un personaje político, en este caso un general, un gran señor de la guerra, para seguir manteniendo el status quo. Hay un diálogo en donde el personaje que patrocina la impostura, quien impulsa la utilización del doble afirma que una cosa es tener un doble cuando el original está en vida que emplear un doble de un muerto, porque en el primer caso es una impostura, pero en el segundo es un engaño.

miércoles, 6 de enero de 2016

FERRARA, Abel. Pasolini (2014)


La contradicción del personaje es la materia prima que alimenta su condición de mito. ¿Es abiertamente un escandaloso porque a ello le empuja su condición sexual, o es al revés, la libertad sexual que le caracteriza le sitúa en el escándalo como forma de arte y vehicular sus propuestas artísticas a través de la provocación?
No conozco su obra, no puedo aquilatar una respuesta. Aventuro que la condición de agente provocador era algo más que una forma de expresión. Él era así, transgresor y provocador. La película no me ha parecido nada especial. No es noticiable, Dafoe se mete muy bien su papel, pero no puedo afirmar que si su caracterización es muy real o no.
En todo caso es el acercamiento a un cine que, en principio, está algo alejado de mis intereses.

sábado, 2 de enero de 2016

LUCAS, George. La guerra de las galaxias. Episodio I: La amenaza fantasma (1999)

Mi hijo se la sabe de memoria. Literalmente.
Ambientada treinta años antes que "La guerra de las galaxias" (1977), muestra la infancia de Darth Vader, el pasado de Obi-Wan Kenobi y el resurgimiento de los Sith, los caballeros Jedi dominados por el Lado Oscuro. 
La Federación de Comercio ha bloqueado el pequeño planeta de Naboo, gobernado por la joven Reina Amidala; se trata de un plan ideado por Sith Darth Sidious, que, manteniéndose en el anonimato, dirige a los neimoidianos, que están al mando de la Federación. El Jedi Qui-Gon Jinn y su aprendiz Obi-Wan Kenobi convencen a Amidala para que vaya a Coruscant, la capital de la República y sede del Consejo Jedi, y trate de neutralizar esta amenaza. Pero, al intentar esquivar el bloqueo, la nave real resulta averiada, viéndose así obligada la tripulación a aterrizar en el desértico y remoto planeta de Tatooine... (FILMAFFINITY)

viernes, 1 de enero de 2016

LEONE, Sergio. Hasta que llegó su hora (1968)


La he visto ya muchas veces. Está vez en la tele, esperando las uvas. Tiene dos escenas memorables, la de la armónica y la de los cubos de agua...
Sigo considerándola uno de los mejores Westher de todos los tiempos.

FLEISCHER, Richard. Atraco al furgón blindado (1950)

Gran película. Todo un clásico del género. Hay que tener muy en cuenta a Fleischer, es un director magnífico, versátil y muy del gusto de la industria, casi seguro. De sus 46 películas registradas, tengo 15. Me faltas casi todas las últimas, dos o tres primeras y un período raro entre 1946 y 1954 que hizo siete u ocho. Alguna más suelta.
Me sorprende que no se encuentre en el Olimpo de los muy grandes. Porque está, a mi juicio, a la alguna de Wise, o Mann, cerca de Premiger en ese cine negro tan característico. Lo que ocurre es que las de Preminger están como mucho más desarrolladas, con más carga emocional, más guión, más potencia. Historias más cerradas. En las que digo de Fleischer se lo despacha todo en 70 minutos, como mucho. Y eso seguramente para que fuese considerada película y poder pasarse comercialmente como tal. Tiene toda la pinta de que la propia industria consideraba a este tipo de películas como de Serie B. Y mientras Fleischer las hacía aprendía un oficio destilaba (pequeñas y incomprendidas) obras de arte, que sólo años después han sido situadas en un escalón alto del género negro.
Luego llegarías sus películas más reconocidas, ya con metraje más largo, éxitos incontestables...

SIEGEL, Don. Brillada homicida (1968)

Buena cinta para empezar el año, no es de las sustanciales de Siegel, que tiene cintas mucho mejores, pero es bastante pasable. Además marca un género, quizá no sea la gran película del nuevo género que pudiéramos denominar "detectives urbanos", y probablemente tampoco es la primera, pero los códigos que maneja son ejemplares, y de una manera u otra, convierte clichés manidos y baratos en una gran obra. Es un gran director.
La música me he gustado, expresa bien la tensión que se respira. Y las interpretaciones al estilo de lo que se reclama.