viernes, 25 de diciembre de 2015

ATTENBOROUGH, Richard. Gandhi (1982)

Pues más allá de la fascinación por el personaje, el respeto que inspira, y la importancia de su legado, la película no es especialmente brillante. No es buena. No trasciende, no es capaz de enganchar emocionalmente. Es muy larga, demasiado. Y tampoco explica adecuadamente el problema político. No es un biotip moderno, actual. Si no conoces el trasfondo y su propia historia que cuesta seguir la cinta. Hay acontecimientos de la misma que no se comprenden si no los conoces, la revuelta de la Sal en 1931 la tuve que buscar en Wikipedia, el comienzo de su vida política en Sudáfrica, y algunos otros acontecimientos significativos.
Es evidente que el director no pretende informar, pero es imposible seguir un guión de su vida sin determinados acaeceres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario