viernes, 27 de noviembre de 2015

WELLES, Orson. El proceso (1962)

Esta película sólo la hace Welles. Nadie tiene la capacidad magnética de imaginar la novela y su trama en formato película. Es inviable, imposible. El ambiente es sumamente subyugante, agobiante, muy tratado, muy logrado, claustrofóbico... 
Tanto el desarrollo fílmico, como el tempo dramático es magnífico, fiel reflejo de la novela. 
Me ha gustado mucho, es un espectáculo visual superlativo. Hay un momento en que estás deseando que la película termine, porque sabes que ello supone que el personaje sale de ese círculo neurótico y viciado en el que vive y se desenvuelve... por eso termina como termina, de manera abrupta y traumática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario