lunes, 30 de noviembre de 2015

HITCHCOCK, Alfred. Enviado especial (1940)

Bueno. No es de las que pervivirá de Hitchcock, no es de las mejores, no es de las recordadas. Una trama rara, cuanto menos, difícil de creer, y poco estimulante. Buenos relatos de hecho, pero poco agradecida. Una más, sin más...

domingo, 29 de noviembre de 2015

KOTCHEFF, Ted. Acorralado (1982)

   Bueno, era natural que a Rodrigo le gustase. No es tan mala como parece. Por momentos es incluso interesante. Hay que tener en consideración no sólo la calidad intrínseca de la cinta desde el punto de vista de visualizad y sus diálogos y demás. Hay que ver si es capaz de contarte una historia, y esta lo consigue. No es vomitiva. No es una gran película, pero no es tan mala como podría parecer, y, desde luego, descarto considerarla como un subproducto. No es lo que más me gusta en este mundo, pero en fin. Se puede ver. sin duda.

viernes, 27 de noviembre de 2015

WELLES, Orson. El proceso (1962)

Esta película sólo la hace Welles. Nadie tiene la capacidad magnética de imaginar la novela y su trama en formato película. Es inviable, imposible. El ambiente es sumamente subyugante, agobiante, muy tratado, muy logrado, claustrofóbico... 
Tanto el desarrollo fílmico, como el tempo dramático es magnífico, fiel reflejo de la novela. 
Me ha gustado mucho, es un espectáculo visual superlativo. Hay un momento en que estás deseando que la película termine, porque sabes que ello supone que el personaje sale de ese círculo neurótico y viciado en el que vive y se desenvuelve... por eso termina como termina, de manera abrupta y traumática.

jueves, 26 de noviembre de 2015

TOURNEUR, Jacques. Yo anduve con un Zombie (1944)

     Con guión de Curt Siomak y dirección de un director muy interesante como es Fournier, la historia es probablemente una de las primeras en abordar una temática más que recurrente en las series B de terror: los Zombies y su problemática.
     Seguramente, como ocurrió con La Mujer Pantera, estamos hablando de una película de culto. La cinta se veía bastante bien, y el sonido era más que razonable para una película de setenta y pico de años. Un metraje que roza lo que denominamos "largometraje" que se llama así por superar la hora de metraje.
   El actor protagonista, que se llama James Ellison es un clásico de los años cuarenta y cincuenta. Buen actor, con una fisonomía muy característica, muy visual. 

miércoles, 25 de noviembre de 2015

HATHAWAY, Henry. La rosa negra (1950)

   La diferencia entre esta película y la de ayer está la diferencia que hay entre Richard Burton y Tyrone Power... mucha distancia. Aquí hayan actor, allí un todo terreno... Esta es una película clásica de aventuras, viajes, honor, venganza, peleas, hombres con cosas de hombres...
   Curiosamente no hay una mujer intérprete que canalice para de la aventura, aunque el nombre de la cinta tiene el que le dan a una chica que vuelve a Inglaterra desde China. Pero su intervención es testimonial.
   De todas formas mi juicio sobre Hathaway está comenzando a cambiar un poco. Es un auténtico artesano del cine, a qué dudar. Hace películas muy bien trazadas, muy bien narradas, perfectamente estructuradas, con grandes tramas, actores muy efectivos y diálogos activos.  Pero sólo en algunas de estas cintas consigue conectar a este estadio emocional tan frecuentado cuando ves películas extraordinarias.

martes, 24 de noviembre de 2015

HATHAWAY, Henry. Comando en el desierto (1971)

   No. No es una de sus mejores películas, ni mucho menos. Es una obra menor, muy menor, casi impropia de uno de mis más queridos directores. Es previsible, poco imaginativa, nada inventiva, como muy para niños, absolutamente plana en los diálogos. Ni tiene la fuerza de Los Cañones de Navarone, a la que imita en algunas fases, por la temática, ni Rommel, el Zorro del desierto, del mismo Hathaway que puede considerarse una gran cinta.
   Es una de sus últimas películas, y quizá por eso se nota un tanto el astro la falta de imaginación, y la poca consistencia dramática de la obra. Burton puede ser un gran actor de acción, pero no parece que pueda ir mucho más allá. No le da la intensidad necesaria para convertir una trama intrascendente en algo más, como ocurre, por ejemplo, se me ocurre, con Gregory Peck en Los Cañones..., o Kirk Douglas en Los héroes...
    No es que sea mala malísima, es que podría ser mejor, mucho mejor. Es, desde luego, su peor película, la que menos me ha gustado de él.

lunes, 23 de noviembre de 2015

HUSTON, John. Bajo el volcán (1984)

Pues no me ha gustado mucho. Era previsible que Huston, cuya última mujer era mexicana, rodase alguna película en México. El guión procede de una novela absolutamente autodestructiva, de uno de los proscritos de la literatura, Malcolm Lowry, que no pude terminar, por esa forma de escribir tan extrañan, no ya circular, sino casi neurótica.
Lo que pretende es exponer un drama alcohólico, pero se centra tanto en la propia compulsión etílica, en la ingesta de alcohol que obvia explicar cuál es la causa o el desencadenante que ha llevado al sujeto a este estado. Es cierto que se insinúa una infidelidad de su mujer, que le abandona, y que, al parecer, adoraba. Pero no es motivo suficiente para potenciar esa ruina personal, ese desastre.
Algunas imágenes son muy bonitas, las de la fiesta de todos los muertos y su iconografía. Pero más allá de alguna que otra escena no es de las mejores de Huston, para mi hombre adorado, director mítico.

Quantum of Solace (Marc Forster, 2008)

Una de las que menos me gustan de la saga...

viernes, 20 de noviembre de 2015

MANKIEWICZ, Joseph L. Julio Cesar (1953)

   Gran obra. Muy lograda, con unas interpretaciones muy logradas, tremendamente canónicas, académicas, clásicas... con unos gestos suaves de los personajes, potenciando sobre todo la dicción y el verbo. Por eso es más que seguro que la labor de doblaje habrá sido muy importante, intensa.
   No he leído la obra de teatro, pero es muy probable que el director la haya seguido muy fielmente. No va con la obra de Mankiewicz modificaciones de obras clásicas, no es propio de él, hombre más que académico, dogmático.
   Hay una singularidad sobre el que visitan por primera vez esta obra. Si no conoces la historia probablemente te sorprenderá muy intensamente, a la fuerza de las interpretaciones, del código moral que subyace, hay que sumar la generosidad de las interpretaciones. Si no lo conoces es muy probable que lo prioritario después de verla sea la fuerza propia de la historia, y quede en un segundo plano la calidad de las interpretaciones...
   Sea como fuera estamos en presencia de una obra magnífica de un director imprescindible para la historia del cine y de dos monstruos de la interpretación cinematográfica: Brando y Mason.

jueves, 19 de noviembre de 2015

ROBSON, Mark. La furia de los justos (1955)

Es similar a Matar a un Ruiseñor, la película de Mulligan sobre la novela de Harper Lee, tan de moda ahora porque se acaba de publicar otra obra suya. La trama es parecida, aunque esta novela y película es mucho más oscura. Sí se centra en el juicio, de un pobre chicano que se ve envuelto en la muerte accidental de una niña blanca que estaba enferma del corazón y que probablemente muere por el esfuerzo de subir unas escaleras en una noche en una fiesta en la playa.
Aquí sobre todo está en juego algo más que el propio juicio. La cinta se centra en los aspectos oscuros que rodean la captación de dinero para el juicio por el partido comunista, algo que no gusta al abogado que defiende el chaval, que aunque trabaja con el 'recaudador' no es propiamente un miembro del partido, sino un profesor de leyes que necesita ejercer en algún caso para tener experiencia profesional.
No es que el director deje de atender a la trama principal, que es la del juicio y sus consecuencias, sino que hace que nos fijemos en otras cosas. Y la verdad, uno se hace una composición más completa de la realidad. Y no es especialmente agradable. 

miércoles, 18 de noviembre de 2015

BERGMAN, Ingmar. El manantial de la doncella (1960)

     Fuerza visual inusitada, inaudita, arrolladora, potente como pocas, con un impacto que parece que cada fotograba puede ser, en sí mismo y con razón, la foto del cuadro de publicidad de la película. Se nota que cuida mucho los encuadres, la colocación de los objetos, incluso las sombras que proyectan los personajes sobre sí mismos.
     El título sólo lo comprendes al final, cuando se produce el milagro de señalar el lugar elegido para colocar la futura catedral.
      Es la primera película de Berman que veo, y me ha gustado más de lo que preveía. Me ha parecido una gran cinta, una gran película,  con una emotividad sensacional, con una capacidad de transmitir muy interesante y con una sensibilidad muy singular.
     Como casi todas las veces que ves algo nuevo, tienes sensaciones prospectiva, y me parece que me va a enamorar Bergman absolutamente. Me parece un tipo de cine al que se llega después de ver con asiduidad otro tipo de películas, que ya he visto. Ahora toca ver cosas nuevas, visualmente más atrayentes, intelectualmente más profundas. Es un cine más difícil de ver, qué duda cabe, pero a la vez más satisfactorio.

martes, 17 de noviembre de 2015

LOSEY, Joseph. La clave del enigma (1959)

     Me ha gustado mucho. Es muy buena, un noir inglés muy interesante, tanto por la temática, como por la estética, muy británica. Los actores para mi desconocidos pero con gran impacto visual, y con mucha capacidad expresiva. La idea de una trama vinculada a un homicidio siempre esté presente a lo largo de la película, pero el giro final es, aunque previsible ciertamente, muy imaginativo.
    Un metraje razonable, una temática muy atrayente, a veces como si fuese una obra de teatro, con pocos exteriores, diálogos muy potentes y con gran capacidad emotiva.
     Es peculiar, pero los trozos de cinta que no fueron emitidos en España, no más de seis u ocho minutos, explican bastante qué ocurre en la cinta, y como se desarrollan los acontecimientos. En concreto el acercamiento de ella a él para que la enseñe a pintar.
     Sinceramente, parece que quien cortó la cinta no tenía mucha idea. Bueno, mucha no, ninguna. No es razonable cortar ocho minutos en una cinta en noventa.

lunes, 16 de noviembre de 2015

HATHAWAY, Henry. Alas y una plegaria (1944)

   Película de propaganda en una época muy singular, donde el cine estaba al servicio de una causa bélica como instrumento propagandístico el Estado.  No hay una sola película de Hathaway que no sea una buena cinta. Ésta no es una excepción. No es de las cuatro o cinco cintas que a mi me parecen absolutamente sensacionales, pero desde luego está muy bien. Como película de guerra es buena, está muy bien narrada y tiene algunas escenas muy interesantes. Desde luego es un genio mostrando la veracidad de las cosas, en concreto en esta película las escenas relacionadas con el funcionamiento del portaaviones, cómo lo muestra por debajo y deja ver su altura, y el sistema de enganche de los aviones cuando aterrizan con esos claves que suben y bajan para retener el avión, están muy bien, son seguramente auténticamente reales.
    Además tiene como cogida la medida a los 93 minutos. Varios cintas suyas, o al menos a mi me lo parece, tienen ese metraje, lo cual se agradece.
     Hathaway no es un cineasta de pretensiones, no creo que él entendiese que lo que hacía fuese arte, o artístico. Era, simplemente, un director de cine, que hacía muy bien su trabajo. Es un poco como Ford, seguramente a los intelectuales del cine les canse su trabajo, sus películas serán consideradas pasteleras o simplemente prescindibles. Sin embargo, a los que entendemos que el cine, por encima de cualquier otra consideración, tiene que entretener, ser capaz de conmover, insuflar valores, y no adoctrinar, pues nos parece un directo excelso.

domingo, 15 de noviembre de 2015

CLÉMENT, René. Arde parís? (1966)

Era lo que más a mano tenía relacionado con París, después de lo de ayer merecía un homenaje silencioso, de un hombre corriente como soy. Y la película me ha parecido lo mismo que me pareció la primera vez que la vi, una buena película, demasiado larga y que le falta el punch que tienen las cintas americanas de guerra.
La constelación de estrellas que pasan por la película es totalmente episódica. Simone Signoret estará en pantalla no más de un minuto, Glenn Ford quizá dos, y Kird Douglas no más de tres. Esto no es que sean actores de la película, es que participan en ella, que es una cosa distinta. Con los franceses igual, quizá Alaid Delon puede intervenir algo más, pero Yves Montand interviene poquísimo, y lo mismo con otros actores. Quizá Orson Welles sea el que más metraje soporta.
En cualquier caso es una idea interesante, que ya había explorado Huston con el "Último de la lista" (1962), en aquella ocasión todos caracterizados de una manera muy intensa que incluso en algunos casos imposibilitaba visualizar de quién se trataba.
La cinta es muy larga, como si fuese una superproducción tipo Ben Hur o Lo que el Viento se llevó, pero queda raro en una película de guerra, a pesar que de otras lo hacen: el día más largo y Tora, Tora, Tora... En cualquier caso el intermedio no puede ponerse a las dos horas de película para dejar paso a cuarenta minutos más. Queda raro.
De las tres películas que tengo de Clément: A pleno sol, Los felinos y esta, las tres son muy buenas. Es un director muy recomendable.

viernes, 13 de noviembre de 2015

STONE, Oliver. Salvador (1986)

     Ideológicamente perversa. Equipara a la policia de su país con los escuadrones de la muerte en El Salvador. No se trata de no tomar partido, que me parece mal. Un director puede tomar partido por una opción política, social, personal... debe tomar partido. Pero no puede equiparar el funcionamiento de un gobierno democrático avanzado con una dictadura sangrienta.
     El asesinato del Cardenal Romero es una bestialidad, y está rodado con gran veracidad. 

jueves, 12 de noviembre de 2015

TOURNEUR, Jacques. Berlín Express (1948)

Es el tipo de película que me gusta. Ésta, además, está muy bien hecha, bien construida, bien narrada, con interpretaciones muy logradas, aunque la historia de fondo es algo endeble.
La historia es de Curt Siodmak, autor de una película muy interesante, y no sé si hermano de Robert. 

miércoles, 11 de noviembre de 2015

STEVENS, Robert. Una historia de Las Vegas (1952)

Me ha gustado mucho. Es el tipo de película que me gusta, con actores de siempre, guiones previsibles, guapas de la muerte, como Jane Russell, y duro atormentados por ellas, como en este caso Victor Mature. Además cuenta con el cinismo de Vicent Price, en una colección de secundarios de toda la vida. 
La belleza de Russell es rotunda, debía ser una mujer muy alta, y tiene un cuerpo más que generoso... Una cara muy singular, con una melena negra muy característica y ese carácter entre desagradable y bobalicona. Victor Mature no es el mejor actor del mundo, no creo que nadie lo dude, es más, es muy probable que esté entre los peores de su época, pero para este tipo de papeles, pues da el pego.
Me llamó la atención que la presentación de la cinta era de Howard Hawks... aunque no era el productor.

martes, 10 de noviembre de 2015

DEL RUTH, Roy. Luz roja (1949)

    Película de la época, cine negro, trama bien desarrollada y toda la potencia de la cinta en el desarrollo y desenlace. Muy bien George Raft con esa cara marmórea tan difícil de imitar. Virginia Mayo está espectacular, preciosa, una mujer muy guapa, guapísima.
  Director para mi desconocido, y por lo que he visto sumamente prolífico en los años 20 y 30, luego en los cincuenta enterrado en la televisión con obras televisiva, no  cinematográficas. Es una de sus últimas películas, quizá la mejor de su obra.
     No es que tenga una gran fuerza dramática, ni siquiera estética, es, sin más, una película de cine negro de la época. No ha pasado a la historia del cine, pero se deja ver.    
      

lunes, 9 de noviembre de 2015

BENEDEK, László. Puerto de Nueva York (1949)

La cinta no se veía especialmente bien, pero es una película pasable, con una temática muy conocida, podría haber sido firmada por cualquier americano clásico, Hathaway, por ejemplo. Este señor era Húngaro, al parecer. Venido a USA supongo. No es especialmente brillante, temática muy conocida y desarrollo muy clásico, previsible y casi automático.
Pero se deja ver.

domingo, 8 de noviembre de 2015

KUBRICK, Stanley. 2001: Una odisea del espacio (1968)

   Pues me pasa con esta película como con muchas consideradas obras maestras del cine. Que siendo una gran obra, gustándome mucho no es, para mi, una cinta maravillosa. Es buen cinta, con esas elipsis del mono y el monolito, la máquina que habla en la estación espacial, la iconografía y demás, pero me gustan más las películas de actores, y me aburre esa insistencia en los bucles de luz y sonido que martirizan la trama. Qué es una obra singular, a qué dudar!!! Que pertenece a las cien mejores películas de la historia del cine, probablemente. Aunque, en mi caso, la pondría de las últimas, y, desde luego, hay mejores películas de Kubrick, casi todas menos las dos últimas que no son propias de un genio, sino de un mediocre, especialmente la última...
   Que me parezcan obras de arte, sin duda: El beso del asesino (1955); Atraco perfecto (1956); Espartaco (1960), Lolita (1962),  Barry Lyndon (1975) y El resplandor (1980)
     Sé que con estas afirmaciones estoy proscrito en el reino de lo políticamente correcto, pero qué le vamos a hacer!!! No digo, entiéndaseme bien, qué no sea una película magnífica, estupenda y de las que crea escuela, que lo es. Digo que a mi me gustan más otro tipo de películas, nada más. Mi gusto no es el de un crítico, sin más, es el de un aficionado al cine, sin pretensiones.

sábado, 7 de noviembre de 2015

STURGES, John. La batalla de las colinas del Whisky (1965)

La recordaba exactamente como era. Una comedia ambientada en el Oeste, una lucha por el Whisky entre mujeres prohibicionistas, mineros rudos, indios algo achispados y soldados que tratan de dar cobertura a todas las partes... Un poco larga...

viernes, 6 de noviembre de 2015

FLEISCHER, Richard. Atrapado (1949)

No está mal. Se deja ver, aunque no es una gran película. No al menos desde lo conoces actuales. Además mi cinta no se veía correctamente y era imposible quitar los subtítulos, así que la he visto en audio castellano y con subtítulos. 
Trama previsible, resultado más que cantado, pero quizá sea eso lo de menos. 

jueves, 5 de noviembre de 2015

THORPE, Richard. Duelo a muerte en rio rojo (1967)

Bueno, pues una más de pistoleros, no especialmente brillante. Pero bueno, se deja ver. Un Glenn Ford muy en su línea de caballo trotón que sirve para todo y una Angie Dickinson guapísima, grávida... La trama muy conocida, y el desenlace más que previsible. Una del oeste más...

martes, 3 de noviembre de 2015

SIODMAK, Robert. Túnel 28 (1962)

   En modo de ironía podríamos decir que probablemente Robert Siodmak no era comunista. Desde el punto de vista de la realidad hay que decir que probablemente era un furibundo anticomunista. El comienzo de la película, con esa voz en off que narra qué es la libertad, y cómo un millón y medio de personas están presas en su propio país, confinadas sin juicio ni delito es clarificador, muy elocuente.