lunes, 26 de octubre de 2015

NOSSECK, Max. El estrangulador de Brighton (1945)

Una película interesante. Aunque, la verdad, es una temática más que conocida, y muy tratada por el cine. Tiene algo antiguo, porque lo es, pero también por la forma y la manera de presentar la problemática, los personajes, la trama, el desarrollo...
No es especialmente buena, pero puede verse. Un para mi desconocido Nosseck que me suena como guionista, pero a lo mejor estoy equivocado.
Ayer me comunicaron que Carlos Ponce había fallecido el sábado pasado. Me he quedado de piedra. No es que tuviéremos ya la relación que teníamos antes, pero, desde luego, puedo decir con orgullo que fue uno de mis mejores amigos, una persona cabal, sincera, muy amigo de sus amigos y con una sombra de pena y de tristeza que le acompañó toda su vida. No se por qué, pero tenía claro que su vida no era especialmente satisfactoria. Sufrió mucho, en ocasiones como todos por lo que la vida te presente, y en otras quizá por su forma de afrontar los problemas de la vida, los que tenemos todos.
Puede ser que en su caso estos fuesen de mayor calibre, es más que probable que fuese así. No se sabe lo que una persona puede aguantar de sufrimiento personal, pero Carlos Ponce llevaba lo suyo, con mayor dosis que los demás.
Estoy desolado, con una tristeza profunda que va más allá de las lágrimas o del sentimentalismo ñoño!!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario