viernes, 19 de junio de 2015

ROSSELLINI, Roberto. Stromboli (1950)

Qué maravilla, qué cosa más bonita. Qué difícil es que una película sea capaz de conmoverte de la manera que lo hace esta. Obviamente no es una cinta fácil de ver, de analizar, por momentos es sombría, oscura, angustiante, pero narra perfectamente lo que quiere comentar: las difíciles relaciones de pareja, la huida hacia el matrimonio como situación vivencial, las dificultades que la sociedad pone, cuanto más endogámica más dificultades, la renuncia a los sueños, la integración en una sociedad cerrada llena de prejuicios sociales, religiosos... la naturaleza con su potencia destructora...
La escena de las pesca de los atunes (creo que son atunes) con las artes características, levantándolas y dejando cada vez menos agua para respirar es un símil perfecto con el matrimonio enclaustrado en el que vive la protagonista. Entre todos ahogan a los peces, como la sociedad ahoga al matrimonio.
Otra escena fundamental, la que explica la paradoja del matrimonio sin amor, sin fe y sin vitalidad es la que acontece al final, cuando después de renuncia a atravesar la isla por lo alto del volcán caminando decide volver y pide a dios, no que le ayude a cumplir sus sueños, sino a ser capaz de renuncia a su yo, ser capaz de cumplir el rol para el que está destinada, aquel que eligió en el campo de concentración cuando decidió casarse con un soldado para escapar... para acabar encerrada en otro recinto más opresivo: un matrimonio sin amor, en una sociedad que no te comprende.
Neorrealismo italiano en toda su expresión, con la crudeza más realista posible. No tiene reparos el realizador italiano de mostrar todas las miserias, morales y sociales de su propio país, incluso en los aspectos más sórdidos y vejatorios: la violencia de género, la delación, el espionaje de las mujeres de la isla...
Sería interesante observar si coincide temporalmente el romance del director y la actriz con la película, y si esta es su primera película juntos, porque desde luego parece una crítica feroz al matrimonio y sus costuras tan apretadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario