jueves, 25 de junio de 2015

ALLEN, Lewis. Brumas de inquietud (1958)

   Melodrama trabajado y muy bien estructurado alrededor de un amor infiel y una muerte repentina. Todas las películas que recuerdo de Lana Turner son de una mujer torturada por el amor, más que por el amor, por las circunstancias que rodearon el amor de su vida, que imposibilitan su desarrollo emocional por cauces ordinarios y trillados. Nada más sencillo que amar y ser amado, pero nada más difícil que conseguir que esa normalidad sea la divisa de la relación, porque la normalidad hay que respetarla y quererla.
   La guerra desde luego debe ser un buen lugar para enamorarse, no porque presente las condiciones ideales, que no es el caso sino todo lo contrario, sino porque, más probablemente, porque el ser humano debe experimentar una increíble sensación de fragilidad y de necesidad de vivir, de potenciarse por lo que pueda pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario