viernes, 22 de mayo de 2015

RUGGLES, Wesley. Cimarrón (1931)

Muy de transición entre el cine mudo y el sonoro. Las maneras y las formas, la iconografía y los escenarios son característicos de películas mudas. Las pretensiones son de gran epopeya, de gran historia, de novela río. Una visión del Oeste, de Oklahoma, de una familia que decide cambiar la vida cómoda por ir al oeste, por impulso del padre de familia, una especie de aventurero de la vida, de pionero indómito.
No es una gran película, pero hay que ver de todo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario