domingo, 31 de mayo de 2015

CLOUSE, Robert. Operación dragón (1973)

Pues muy de su género, muy de lo que se espera. Pero me ha sorprendido, no tanto por su calidad sino por su intensidad y su trama. Se puede ver, aunque no es desde luego el género que más me gusta.

sábado, 30 de mayo de 2015

FLINTH, Peter. El caballero templario (2007)

Buena fotografía, bien rodad, un poco larga y a veces un poco tediosa, sobre todo las escenas de las monjas y demás. Pero se deja ver.

viernes, 29 de mayo de 2015

jueves, 28 de mayo de 2015

NEWMAN, Joseh M. La última flecha (1952)

Película típica, de toda la vida: indios, vaqueros (canadienses, en este caso), malos, buenos, chica blanca blanquísima...
Trama más que previsible, resultado imaginable, y desarrollo muy lineal. Bonitos paisajes, diálogos razonables, y... puedes pasar el rato...

miércoles, 27 de mayo de 2015

FLEISCHER, Richard. La muchacha del trapecio rojo (1955)

Cuando comenzó a verla pense: y si Ray Milland fuese Rex Harrinton y Joan Collins estuviese interpretada por Geney Tierney... pues sería otra película, seguramente distinta, probablemente mejor, pero nunca se sabe. Se me queda corta Joan Collins, es guapa, una cara singular pero interpreta de una forma muy hierática, sumamente rígida, poco expresiva, muy acartonada. Milland es algo distinto, incluso su propio papel permite pocas concesiones a la excelsitud.
No me gusta demasiado la temática de la película, ni siquiera la época en la que está ambientada: los trajes, las ropas, los escenarios. Pero se deja ver.

martes, 26 de mayo de 2015

FARROW, John. Saqueo al sol (1953)

Bonita película. Al parecer no estrenada en España. Una trama básicamente enrredosa, con misterio, con dinero, con chica, con puñetazos, con malos con gafas de sol oscuras y chicas guapas que van a ver las ruinas mexicanas con vestidos de fiesta de Dior.
Glenn Ford es un gran actor, contenido, con algo de clásico y un poco de rebelde. Toda una estrella.
Este cine clásico, con un granulado característico en la fotografía, con ese tono plúmbeo en el desarrollo de las tramas, con esa especie de diálogos sabidos entre las personas, como si hubiera vivido muchas veces las mismas conversaciones, las mismas situaciones. Son personajes como muy aburridos de sí mismo, muy sobreactuados, pero a la vez contenidos. 
Es un tipo de cine que te tiene que gustar para apreciarlo. Es claro que se convierte así en un mero producto de consumo, sin excesivo poso, sin desarrollo interno y propio, pero es muy entretenido.

lunes, 25 de mayo de 2015

Howard Hawks. Tierra de Faraones (1955)



Otra vez más, otra vez la he visto, con Rodrigo. Le gusta ver aquellas películas que ya ha visto. Eso me gusta...
     Probablemente el director de cine más versátil que haya, no suele fallar nunca, siempre acertado. No tiene la profundidad de otros, pero sabe desenvolverse con verdadera desenvoltura en cualquier género. Parece razonable que se visite de vez en cuando este de los Peplum, sobre todo en domingo de resurrección como fue ayer.
     La vi con Rodrigo, que días atrás vio y le encanto Qvo Vadis, con las historias de Marco Vinicio, Ligia, Petronio, Tigelino, Nerón, etc... Parece que le gustó, aunque creo que al final no se enteraba mucho de qué iba la cosa. Pero desde luego prestó atención y preguntaba constantemente. Me encantaría que le gustasen las películas de cine, me encantaría tener vida para ver con el tres mil o cuatro mil películas... Me encantaría.

sábado, 23 de mayo de 2015

TOURNEUR, Jacques. La mujer pirata (1951)

Tourneur es un gran director. Esta película no es su mejor obra, pero es buena, muy entretenida, ágil, fácil de ver y agradable. A Rodrigo le gustó mucho.

viernes, 22 de mayo de 2015

RUGGLES, Wesley. Cimarrón (1931)

Muy de transición entre el cine mudo y el sonoro. Las maneras y las formas, la iconografía y los escenarios son característicos de películas mudas. Las pretensiones son de gran epopeya, de gran historia, de novela río. Una visión del Oeste, de Oklahoma, de una familia que decide cambiar la vida cómoda por ir al oeste, por impulso del padre de familia, una especie de aventurero de la vida, de pionero indómito.
No es una gran película, pero hay que ver de todo!!!

jueves, 21 de mayo de 2015

LITVAK, Anatole. Ciudad de conquista (1940)

Magnífica película. Muy bien rodada, toda una epopeya de Nueva York, un canto a la ciudad bestial, con vida propia. La escena inicial ya de por sí muestra lo que más a ver, una historia sobre la ambición humana, la necesidad de aprobación, de ver tu nombre en las luces de neón, de como la lucha va más allá de la supervivencia.
Impresionante Cagney, y muy guapa y muy bien interpretando Ann Sheridan...

martes, 19 de mayo de 2015

FORD, John. Hombres intrépidos (1940)

Las películas de Ford son canónica. Son como deben ser. No sobra nada, no falta, la música no interrumpe, no hay planos prescindibles ni sobran otros.
La trama es más o menos interesante, pero siempre es agradable ver una película bien rodada. Me gusta Ford, me gusta mucho, no es estrictamente mi director favorito, pero sí me gusta.
Wayne muy joven, casi juvenil. El resto de actores, una vez que se conoce la filmografía de Ford descubres que ya en esta películas iniciales de su gran despegue como director se encontraban. Debía ser un hombre fiel, a sus principios, a su país, a sus amigos, a su oficio.
Leer una biografía de John Ford sería muy interesante.

lunes, 18 de mayo de 2015

JOHNSON, Nunnally. El hombre del traje gris (1956)

Me ha gustado mucho. Todas las de Nunnally me parecen buenas películas. Se nota que conoce el oficio, que es capaz de narrarnos una historia con contenido y profundidad. La epopeya del hombre corriente, trabajador, honrado, amante de su familia, aunque con sus propias debilidades, sus miserias y sus miedos.
Dos momentos se muestran como fundamentales. Cuando la mujer del hombre del traje gris le conmina a luchar más para cambiar de casa, para salir del círculo de tristeza en el que se encuentran. A él, que fue capaz de matar en la II Guerra Mundial por un abrigo, por el abrigo de un soldado alemán. En el fondo es una tensión conocida por la sociedad de consumo actual, la lucha entre el progreso personal y económico y la vida más o menos cómoda. 
El segundo momento es cuando el jefe le comenta que le diga, por favor, qué le parece el memorándum que ha redactado para una conferencia... Y le dice la verdad, que no le gusta nada, que no está bien estructurado, que está todo incorrectamente trabajado. Después de esta conversación le comenta el jefe que hay dos tipos de trabajadores, los emprendedores, que luchas y no dejan que la vida familiar se interponga en su vida profesional, y los que trabajan de 9 a 5 y luego vuelven a su casa con su familia. El jefe es uno de ellos, sin vida familiar ni personal, su mujer le odia y su hija se ha casado con un hombre mayor al que ni siquiera le conocen bien, ni les ha invitado a la boda.
Peck es uno de los de 9 a 5. Aunque no lo sabe y prefiere engañarse y hacer ver que es de los otros.
Buen relato sobre las relaciones humanas y lo laboral. Debate tópico, típico y hasta manido, pero que, en esta película cuanta una gran verdad.
Peck, como siempre, impresionante.

domingo, 17 de mayo de 2015

MANN, Anthony. Winchester 73 (1950)


Hay que revisitar las películas de vez en cuando. Guardaba mucho cariño por ésta, y no me equivocaba. Es muy buena. La idea, además, es muy original, visitar la historia del oeste a través de la historia del rifle, de donde a donde va pasando...

MANN, Anthony. El Cid (1961)


   Magnífica película, con una banda sonora muy interesante y unos actores muy adecuados. Algunos escenarios son demasiado de cartón-piedra, y algunas escenas se hacen un poco raras... pero en general es una película maravillosa. Sofía Loren lo hace muy bien, muy contenida, y Charlton Heston muy en su línea de gran hombre que llena por sí mismo la pantalla.
   Necesito leer una biografía de El Cid. Me ha llamado mucho la atención la relevancia que pone la película en la amistad con los moros. Parece más una estrategia de alta política que otra cosa.
    A la película quizá le sobran unos cuantos minutos. 173 son muchos para contar esta historia. El comienzo es realmente espectacular, y los últimos treinta minutos son muy vibrantes... Es, en resumen, una muy buena película. Por cierto, todas las de Anthony Mann que he visto me han gustado enormemente...

viernes, 15 de mayo de 2015

JOHNSON, Nunnally. La viuda negra (1954)

Gran película, de formato clásico impoluto. Con un metraje ideal, con un color magnífico, unos diálogos muy acertados y un desarrollo general de la película muy conseguido.
Se nota que es la obra de un gran guionista. Los giros argumentarles y efectistas están muy conseguidos, va dejando pistas a lo largo de la cinta que son recuperados en el desarrollo y en el desenlace con natural orden, para proponer un desarrollo final imprevisto para el espectador. Luego, cuando la repasas, entiendes bien por qué ha sido la mujer quien ha matado a la chica, pero cuando la estás viendo no queda tan claro. Me encanta Tierney, esa belleza asiática, una cara angelical, un singular movimiento de grácil muñequita. 

jueves, 14 de mayo de 2015

KRAMER, Stanley. La hora final (1959)

Una película rara, distinta. No creo que su director la considerarse muy lograda. Es muy larga, demasiado y no es capaz de centrar la trama de manera gráfica. Es inverosímil, pero sobre todo no tiene una definición de lo que nos quiere decir. Te enteras, porque no te lo cuenta el director, que ha habido una guerra nuclear que ha arrasado el mundo, excepto Australia, al que la ola de calor mortal, radiactivo, llegará en unos meses, según sople el viento por el hemisferio norte. Un submarino norteamericano atraca en Australia y el capitán del navío se enamora de una guapa mujer (el animal más bello del mundo) con inmoderada adicción a la bebida. Se mezclan historias de personajes secundarios, científicos y militares australianos... Y luego, en medio de todo esto, el submarino recibe un mensaje en morse que es ilegible, al parecer desde San Diego. Y allí van, para comprender que los ruidos típicos los provoca una botella de coca cola posada en el pulsador y atada a una persiana que al moverse por el viento provoca que el aparato emita sonidos, ilegibles.
Cuando vuelven a australia ya ha llegado allí la ola radioactiva, y el final de la humanidad es inminente.
Bueno, pues complicado de entender. Buen Peck, muy bien, y Ava, pero no salvan una trama un tanto desquiciada y una metraje exagerado. Pretende una reflexión moral u ética sobre el comportamiento humano cuando sabe que va a morir, pero seguidamente las personas se comportan normalmente, van a las carreras de coches, toman el aperitivo... 
No me parece especialmente brillante.

miércoles, 13 de mayo de 2015

SODERBERGH, Steven. Kafka, la verdad oculta (1991)

Una película rara, distinta. Tienes que haber leído En la Colonia Penitenciaria, Carta al Padre y El Castillo para entender un poco lo que pretende el director: una especie de viaje emocional desde la vida del escritor a su propia creación literaria. El poder, el control de su abuso y el destino del ser humano en un mundo mega controlado es la trama central de esta película.
Muy bien Irons, muy propio. Para mi Kafka en la pantalla a partir de ahora tendrá su cara.
Lo que no he visto claro es la relación entre los revolucionarios y Kafka. Desde luego por la visión que tengo de él a través de la biografía que leí de Max Brond era lo más alejado que puede uno imaginarse de un revolucionario. Era gris, aburrido, tranquilo, enfermo desde pronto y muy dedicado a sus cosas. No creo que el compromiso social fuese su fuerte. Ni mucho menos. 
También tengo la idea de él de que era un mujeriego muy destacado, y este matiz ni siquiera se insinúa en la película.
No es, por tanto, una biografía al uso, no pretende ser un biotic, una cinta que refleje la veracidad de su vida, sino sobre ésta establecer una ficción en la que se mezclen varias tramas de sus obras para destilar la esencia de su pensamiento agobiante.
La iconografía del castillo como centro de poder y control, con sus hileras de miles de archivos donde se guardan las fichas de los ciudadanos es, claramente, un anticipo de Orwell y sus planteamientos de Gran Hermano. Muestra lo que el poder es, porque en todo momento se cuida mucho el director de mostrar cuál es la ideología que sustenta ese castillo, ese poder, esa sociedad.
El uso del blanco y negro, y sólo dentro del castillo el color, sólo dentro de algunas estancias del castillo, porque en otras no hay color, es un juego efectista que no sé a qué responde. Tendría que visionarla otra vez con singular atención.
El sonido era muy malo. Al menos en mi copia era malísimo, no se oía claramente, y había que elevar mucho el volumen.
Es una película interesante.

martes, 12 de mayo de 2015

ZINNEMANN, Fred. Acto de violencia (1948)

Magnífica película. Hasta la media primera hora no sabes realmente  cuál es la trama de la cinta. Y esta no es otra que la traición, la delación, la culpabilidad... la venganza de un hombre maltratado por esta delación. Un piloto de guerra internado en un campo de concentración alemán se chiva de la construcción de un túnel para evadirse a cambio de... comida. Las consecuencias para toda la brigada son las que se pueden imaginar: la muerte, la tortura...
Años después cuando se le cree un pilar de la comunidad aparece un hombre con una cojera, Robert Ryan, que viene a matarle. Traicionó a todos y ahora él quiere vengarse. Pero aquí se produce un giro en la película, una exposición de no se sabe quién es el que ha perdido la razón, si el torturado por la herida, sus consecuencias y el odio que mantiene, o si el delator, por la culpa de aquella acción, que aunque le salvó la vida no le deja vivir como hombre cabal.
El final plantea la catarsis que se produce entre ambos personajes. El delator se revela contra sí mismo, entiende que las consecuencias de su acción han sido letales y obra en consecuencias: intenta salvar a quien viene a matarle de un asesino a sueldo que, sin saberlo, ha contratado para solucionar su problema. Por su parte el compañero torturado en la guerra que pretende matarlo entiende que el delator también ha sufrido, y con tal intensidad que a lo mejor puede considerársele una víctima más de la guerra, de lo acaecido. Entiende que quizá el sufrimiento de ambos no es tan diferente, es más parecido de lo que parece. Sus consecuencias externas son parecidas.
Gran obra, con un gran planteamiento, capaz de exponer una temática de forma nítida y sin sobresaltos.

lunes, 11 de mayo de 2015

TOURNEUR, Jacques. El hombre leopardo (1943)

Interesante, Tournier siempre lo es. Me gusta, están muy entretenidas, como esta, por ejemplo. En la senda de una de sus mejores películas, La Mujer Pantera, en esta es un antropólogo dedicado a la conservación de un museo que siente impulsos homocidas en determinadas circunstancias. Lo que no acaba de estar claro es cómo y por qué siente esos asesinatos, cuál es el nexo común, el vínculo que uno sus acciones.
El resto de la trama es conocida después de La Mujer Pantera. Pero, en general, es algo peor, no tiene ese no sé qué que sí tiene La Mujer...

domingo, 10 de mayo de 2015

HUTTON, Brian G. El desafío de la águilas (1968)


Tercera vez que la vemos...
Bueno, como cinta de culto no es, precisamente. Tiene lo que se espera de una película como esta, es decir, acción, acción, y acción...

Nada más que eso, que no es poco. Pero lo consigue. 
Yo la había visto ya, pero a Rodrigo le ha encantado.

sábado, 9 de mayo de 2015

FLEISCHER, Richard. Los Vikingos (1958)

Magnífica película, grandísimas interpretaciones, especialmente del mostró que es Kird Douglas. Repasando su carrera debemos fijarnos que ha trabajador con William Willer, Billy Wilder, Premiguer, Tournier, y todos los demás...

viernes, 8 de mayo de 2015

GARNETT, Tay. Corea hora cero (1952)

Una más, no especialmente brillante. La chica me recuerda a Tierney, pero no tiene esa mirada tan peculiar. Está bien para pasar el rato, pero poco más.

jueves, 7 de mayo de 2015

WILSON, Richard. Al Capone (1959)

     Magnífica película con una interpretación, la de Rod Steiger absolutamente poderosa. Una historia de ganster de las de toda la vida, canónica, apagada a una realidad histórica veraz.
       El director prácticamente es autor de una sola obra. Aunque tiene otras pocas películas ninguna mejor que esta; según la crítica es su obra maestra. No se hace pesado que sea doblada, que sea en versión original. Los subtítulos se leen bien. 

miércoles, 6 de mayo de 2015

WISE, Robert. Sangre en la luna (1948)

Me ha gustado, y mucho. Una temática muy trillada, que seguramente en ese momento era novedosa. La tierra y el acceso de los animales al agua, la lucha entre granjeros y ganaderos, el paso de las reses por los predios y el arrase de las cosechas.
Robert Wise es probablemente uno de los directores más versátiles que ha habido. Oeste, boxeo, musicales, terror... no le falta de nada.


martes, 5 de mayo de 2015

BERG Peter. El único superviviente (2013)

     Pues sinceramente me parece un pastiche. Es un producto pensado para impresionar y alabar la versión Man de unos militares de élite. Está bien trazada, seguramente es una historia verídica, en lo que de verídico se puede comprobar, que quizá no sea tal y como se cuenta. En los términos expuestos o los 300 talibanes que les persiguen son unos imbéciles, o la suerte convertida en milagro se aparece al Navy Seal protagonista.
     Los planteamientos morales que dicen ocurrir o acaecer no son tales. En estos momentos, en esas circunstancias no hay más código moral que sobrevivir, y en dicho código no sé si se ubica bien la estrategia de dejar vivir a los pastores que les descubren. Si así fuese, y no hay por que dudarlo, el relato moral y circular que expone la película es claro: quien en un momento concreto es capaz de empatizar con los demás, aunque sean enemigos, tiene la fortuna de sobrevivir en el combate... Recorrido moral de dudosa efectividad.
     Las escenas de guerra son muy impactantes, sangrientas y sonoras. Lo que dude es que una persona por muy Marine que sea pueda recibir el volumen de balas que reciben estos chicos, en la pierna, en el pie, en la rodilla, en la espalda, etc. La exageración forma parte de la película, del cine, de lo visual, pero en este caso parece excesivo.
     El final de la película, cuando intercalan fotos reales de los combatientes con quienes les representan en la pantalla te reconcilia con la realidad. Es cierto que se necesita este tipo de operativos, probablemente los mejores del mundo, pero quizá no queramos verlo. A mi, al menos, no me gusta verlo, como tampoco quiero ver cómo tratan la carne cuando la matan en el matadero, o cómo extirpan un apéndice en un hospital. 
     En definitiva, que el realismo que pretende mostrar está conseguido, pero que eso en realidad no es una película de cine, en su documental sobre la guerra y sus consecuencias.
     

lunes, 4 de mayo de 2015

HATHAWAY, Henry. Del infierno a texas (1958)

No es de sus mejores películas pero es buena, muy buena. Desde el primer fotograma, cuando ves una silla de montar en lo alto de una colina de arena sabes de qué va la cinta. Es impresionante la capacidad de concisión de Hathaway. Buen color, espacios abiertos, digna película del oeste de un maestro del género, de un maestro del cine.