miércoles, 22 de abril de 2015

TRIER, Lars Von. Europa (1991)

Un plomazo. Qué horror, qué pretenciosidad, qué cosas más horrorosa. No entiendo nada. No es una película. Es arte y ensayo. No me ha gustado nada. En un blanco y negro rarísimo que coge color a veces, con una marca negra en el suelo de la cinta, abajo de la pantalla. Sin marcha, sin ritmo...
Seguro que la crítica la considera estupenda. No soy crítico. Soy aficionado. Y veo cine no para aprender, no por aprender por aprender, sino para divertirme, para disfrutar, para enriquecerme, de conocimientos y también con emociones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario