jueves, 30 de abril de 2015

NIEMAN, Damian. Shade (2003)

Es entretenida. No es exactamente una copia o un remake de El Rey del Juego, pero se le parece, se inspira en ella, solo que los jugadores no juegan con su inteligencia, sino con trampas. El juego ya no sólo consiste en aprender a engañar al contrario con tu precisión, intuición, con tu riesgo, sino, sobre todo, con hacer las mejores trampas.
Pero es divertida. Ver a Stallone en el papel de Edward G. Robinson es un poco patético, por eso el director no quiere hacer una copia de aquella película de Jewison, sino algo más distinto, en una temática parecida, pero con personalidad propia. No es el típico telefilm malo de solemnidad, ni tampoco una película fallida. Es lo que es, un rato de diversión viendo cómo se manejan las cartas y cómo el que juega a engañar seguramente termina engañado. También, de alguna manera, muestra la realidad de que tras un desengaño amoroso siempre hay un resentimiento que puede acabar con cualquier persona, derruirla, destrozarla, terminar con ella. Y ese sentimiento es poderoso, te impulsa, te mantiene vivo y en guardia.

miércoles, 29 de abril de 2015

NACHMANOFF, Jeffrey. Traidor (2008)

Una de tantas. En esta proliferación de películas sobre terrorismo islámico no hay todavía una película realmente magnífica sobre el tema. La de Bigelow pues la verdad no es especialmente buena, tampoco la de Scott recientemente vista, y esta tampoco. Me gusta el actor protagonista, Cheadle, hace muy bien su trabajo de actor. El resto de la película está llena de artificios, más o menos efectistas, que te hacen verla con ojos críticos. Pero no es mala del todo, no es un bodrio, ni mucho menos. Es lo que es, una de tantas.

martes, 28 de abril de 2015

ROBSON, Mark. La séptima víctima (1943)

Bueno, pues es una buena película. Entretenida, bien rodada y que se deja ver...
Me gustó mucho la escena de la ducha, realmente aterradora, no sé si porque a cualquier aficionado al cine le recuerda directamente el asesinato en sicosis, aunque probablemente.
Robson empezada a rodar y era sólido desde el comienzo. 

MANN, Anthony. Los héroes del Telemark (1965)


La primera vez que la vi me pareció una magnífica película. Esta segunda confirma en todos los extremos posibles mi apreciación inicial. Cine de aventuras, cine épico, cine de guerra, cine de nazis, cine de romance, héroes, peligros, suspense, actores, actrices... Lo tiene todo, absolutamente todo.
Mann para mi era un desconocido, un director mítico y mitificado muy reducido a películas del oeste. Pero no. Nada de eso. Es un gran director, a la altura de los mejores, y lo demuestra con esta película.

sábado, 25 de abril de 2015

LEAN, David. El puente sobre el río Kwai (1957)

   Preciosa película, excelentemente rodada, con historias prodigiosas, que modifican comportamientos, encauzas personas y consiguen sacar de cada uno lo mejor de sí mismo. Historia de superación, entrega, y dominio de uno mismo.
   La escena en la que el capitán japonés llora desconsoladamente después de modificar su comportamiento y consentir que la oficialidad no realice trabajos manuales es el resumen perfecto de qué es lo que se debatía en la película.
   La música no se si está hecha para la película, o si, por el contrario, es tradicional, pero ha quedado como un himno, probablemente de los más reconocibles en el cine.
   Rodrigo la vio y le pareció buena... aunque le gustan más las del oeste, especialmente en las que sale Etham.

viernes, 24 de abril de 2015

BIGELOW, Kathryn. La noche más oscura (2012)

    Es curioso que una mujer haya dirigido tantas películas de guerra, sobre temas además muy duros, muy duros emocionalmente. Particularmente las películas tan intensas emocionalmente me agotan, me dejan hastiado, aburrido, con una sensación extraña de entre pérdida de tiempo y resquemor por no haber visto otra cosa más sugerente.
    Las películas de guerra o tienen otra trama ulterior, secundaria o tangencial o me aburren. Directamente. En esta, sin embargo, seguramente por cómo está tratada, no me ha ocurrido esto. Es larga, y ese es uno de sus defectos, aunque es comprensible, porque la directora pensará que la materia que tiene entre manos da mucho juego, y lo da, pero confiere a la cinta una especie de sello documental, como la película oficial de la captura de Bin Laden. Y aunque seguramente hay algo de verdad en la película, es decir, que parte de la historia que nos cuentan ha sucedido como se nos muestra, no es irrazonable pensar que hay cosas que ni nos cuentan, ni nos contarán.
   Aunque no es especialmente importante desde el punto de vista artístico, la directora, junto con su ex-marido, James Cameron, pertenecen a la exclusiva lista de progresivos, conectados con la crema de poder institucional. Ello confiere a la película marchamo de oficialidad.
   La película en si está bien narrada, aunque sinceramente las escenas gore de torturas y demás pues sobraban, al menos a mi que no me gustan estas cosas. El trabajo de inteligencia de la protagonista es detallista y muy sutil, de años de esfuerzo en una sola pista, los mismos, se supone, que otros cientos de espías con otras cientos de pistas. Para, al final de todo, encontrar un hilo de conexión entre el mundo exterior y Bin Laden, ir a por él a su casa y matarle. Desde luego la cinta no plantea ningún dilema moral en ello, ni siquiera se cuestiona la operatividad última de la expedición. Tampoco se ordena que el protagonista sea detenido o conducido a EEUU. Simplemente se entra en su casa y se le mata.
Casa, por otra parte, mísera y paupérrima.

jueves, 23 de abril de 2015

MARTINO, Sergio. Casablanca Express (1989)

Es horrorosa. Mala, mala, mala... llena de topicazos, con un guión delirante, teóricamente basado en una historia real, pero muy mal planteada, mal desarrollada y mal interpretada.
No sé cómo se le puede llamar película a esto. Es de lo peor que he visto en tiempo.

miércoles, 22 de abril de 2015

ROBSON, Mark. El barco fantasma (1943)

Es lo que es. Una película más con una cierta tensión emocional, que desde el primer minuto sabes cómo va a acabar, pero que está bien rodada, bien trazada, muy narrada. Barco, marineros, tensión, trama, desarrollo, desenlace. Una película de cine. 
Mark Robson es un muy buen director.

TRIER, Lars Von. Europa (1991)

Un plomazo. Qué horror, qué pretenciosidad, qué cosas más horrorosa. No entiendo nada. No es una película. Es arte y ensayo. No me ha gustado nada. En un blanco y negro rarísimo que coge color a veces, con una marca negra en el suelo de la cinta, abajo de la pantalla. Sin marcha, sin ritmo...
Seguro que la crítica la considera estupenda. No soy crítico. Soy aficionado. Y veo cine no para aprender, no por aprender por aprender, sino para divertirme, para disfrutar, para enriquecerme, de conocimientos y también con emociones.

martes, 21 de abril de 2015

AFFLECK, Ben. Argo (2012)

Magnífica película. Estupenda de verdad. Un realismo absoluto. Y sin recrearse en los aspectos más sórdidos de la cuestión. Metraje equilibrado, estupendo diálogo, guión preciso y sincero, y que, además, al parecer, responde a la realidad.
Me ha encantado. Affleck se convierte en un seguro valor al que seguir. Ya me gusto Adiós pequeña, adiós, pero esta es mucho mejor película. Ganadora del Oscar en 2012, no recuerdo qué otras películas competían ese año, pero me parece buena de verdad.
Lo que me me ha gustado es la sinceridad radical y absoluta de las situaciones que contempla. Lo poco espectacular que el director alardea de la situación. Otro director cualquier se habría recreado en los aspectos más sórdidos de la situación. Basta con insinuar una tortura aquí, un maltrato allá... que es lo que le ha pasado a la última de Ridley Scott.
De las que he visto en los últimos tiempos me ha parecido muy buena. 

domingo, 19 de abril de 2015

EASTWOOD, Clint. Invictus (2009)

Magnífica película, Buena de verdad. De verdad de verdad. De las mejores de Clint, más allá de Sin Perdón, Mystic River y Los puentes de Madison.
Aprovecha un relato cierto y seguramente muy estudiado construye un magnífico relato de una sociedad y de un momento histórico que necesitaba evolucionar y pasar página de una manera u otra.

LEONE, Sergio. Por un puñado de dólares (1964)

Vista con Rodrigo. Por segunda vez en poco tiempo.


La primera película de Leone. Bueno, la primera película del Leone que conocemos como Leone. Antes había hecho dos peplum en toda reglas, con algo de fortuna pero (supongo) poca calidad artística, o al menos con menos fortuna de crítica y público.
En esta se nos muestra un escenario muy claro de lo que será su filmografía básica, y de las relaciones frías, distantes y muy interesadas entre los personajes.
Westher post-moderno, pero moderno. No sicodélico, ni nada parecido.

viernes, 17 de abril de 2015

KAUFMAN, Philip. Giro inesperado (2004)

Pasable, sólo pasable. La típica historia de policías enloquecidos consigo mismo a pesar de ser quienes enloquecen a los demás.
Entre venganza ultraterrena y pasión de semana santa.
Sólo le salva un poco la capacidad de los actores para hacerte centran la atención.
Mala, muy mala.

jueves, 16 de abril de 2015

MACKENZIE, John. Quicksand (2001)

Flojita, muy flojita, con un guión descabellado y un Keaton fuera de lugar, con un Caine en una de esas películas alimenticias a las que se ha dedicado con entusiasmo estos últimos veinte años. Totalmente prescindible.

miércoles, 15 de abril de 2015

WISE, Robert. El regreso de la mujer pantera (1944) [Codirigira con Gunther von Fritsch]

Bueno, pues una película que tiene setenta años y que, en buena lógica, no ha envejecido bien. No está, ni mucho menos a la altura de cualquier otra que haya visto de Robert Wise, probablemente el director más versátil de la historia del cine.
El productor de esta película es un tal Val Lewton, uno de los grandes de la época, y la verdad es que todas las películas suyas que he visto tienen un parecido similar, un estilo definido, una singularidad propia y diferenciada, característica.

martes, 14 de abril de 2015

VITORIA, Adrian. Tiempo de héroes (2011)

Bueno, pues no es tan mala como se suponía. Es más, me ha entretenido. Te tienen que gustar las películas de guerra, claro. Pero si es un género que te agrada esta película no está mal, a diferencia de la de ayer, que no era tan buena. 
Metraje comedido, actores en la línea de lo que se espera, acción trepidante pero sin excesivos efectos especiales, alguna que otra historia colateral personal que endulza el ambiente y un resultado digno. No es, aunque tiene ese formato en la cabeza el director por el escenario en el que se desarrolla, Los Héroes del Telemark, ni mucho menos, pero se deja ver. Está bien rodada, es sencilla, bien trazada, modestamente pretenciosa y con un resultado aceptable.
Desde luego mejor que otras con muchas más pretensiones.
En una escala de 1 a 10 la pondría un 6 tranquilamente.

lunes, 13 de abril de 2015

Mc KENDRY, Gary. - Asesinos de élite (2011)

Qué horror, qué de tiros, inconsecuentes, estériles, poco eficaces... No es una gran película. Además es larguísima. Creo que cuando un director novel está montando su primera película debe saber, en primer lugar si la historia que cuenta es buena o mala. Si no sabe qué tipo de cine ha rodado no va a vivir mucho en esta industria, se irá al garete. Si sí lo sabe y continua con este metraje tan exagerado, creyendo que al público le puede interesar esta película, pues qué quieren que les diga lectores míos, es que, directamente es un director condenado a hacer siempre la misma película, es decir, una cosa realmente prescindible.
En algo tan sencillo como explicar, y lo hace al principio y el final de la película, que está basada en hechos reales se trastoca. Porque no queda claro qué hechos reales son los que son reales. La intervención, cuanto menos disparatada de los servicios secreto británicos en Orán, puede ser. Ahora bien, que de esa intervención secreta se deduzcan eso asesinatos de militares que participaron en ella diez años después pues ya me parece más difícil. 
Al parecer todo lo que rueda y sucede se cuenta en un libro. Si es sólo lo primero lo que se cuenta, es decir, la participación exageradamente participativa de dichos servicios secretos, la licencia que toma el director es desproporciona y no merecía que dijese que estaba basada en hechos reales. Si el libro cuenta también esta segunda parte, la muerte de dichos militares por orden de un sultán, jeque o lo que fuese, a manos de singulares killers mundiales, debería haberlo resaltado con la suficiente intensidad como para hacerlo creíble.

domingo, 12 de abril de 2015

JOHN FORD. Centauros del desierto (1956)

Debe ser la quinta o sexta vez que la veo. Es de las películas que deben verse al menos una vez al año.
Rodrigo quería que la viésemos.



La mejor película del oeste de todos los tiempos. Qué decir de la epopeya de la vida, de la razón de ser de la persona, del hacer lo que hay que hacer aunque cueste mucho hacerlo. De lo que se trata no es tanto de triunfar o fracasar, sino que de hacer, de hacer lo que hay que hacer, a lo que has venido en la vida, a hacer. Ni siquiera se sabe de antemano. Lo vas comprendiendo durante la propia vida. Eso es lo que enseña la película. Sin más ni más. No sé cuantas veces la he visto, probablemente más de diez, y cada vez veo cosas nuevas en ella. Esta vez la vi con Rodrigo, que decía que no había muchos tiros.

LANG, Fritz. La tumba india (1959)

Rodrigo me pidió que viésemos la segunda parte de El Tigre de Esnapur. Y la vi yo otra vez. No hace mucho además que la vi. Con gran y radical recuerdo de toda ella, pero bueno, él lo quería así, y bueno, ahí está.

Un gran despliegue de ropas, escenarios, decorados... me gusta. No es obviamente su mejor película, pero es entretenida, y muy glamurosa. Me gustó. Empecé a verla y me di cuenta que quizá hubiese sido mejor empezar con El Tigre de Esnapur, porque esta es la segunda parte de aquella, pero bueno así lo he visto.
Me gustó mucho la mujer alemana, vestida con ropas muy bonitas, muy vistosas, y también es destacable el despliege de ropas y joyas. Es todo un poco cartón piedra, pero es bonito. Es como una evolución del director hacia lo básico, los orígenes del cine, una especie de pregunta propia de ¿para qué está el cine?, ¿cuál es su función?. Entretener, puede ser la respuesta, aprender otra. Pero, desde luego, después de rodar complejidades humana tipo los sobornados o deseos humanos, esto es como primero de primaria, no tiene complejidad intelectual, pero sí emocional.
En todo caso Lang no decepciona, nunca decepciona.

viernes, 10 de abril de 2015

LUDWIG, Edward. El Gavilán pistolero (1963)

Pues pensaba que era muy mala y me ha sorprendido. No porque no lo sea, que lo es, en menor medida de lo que había previsto, sino porque es mala por no sé qué, pero podría haber sido buena, incluso muy buena.
Hay momentos, escenas, minutos de gran intensidad, buen rodaje y que atrapan con intensidad. Sin embargo, en otros baja su intensidad dramática hasta extremos insospechados. Vista en ese momento la película es pésima.
El actor principal no es especialmente bueno, ademas de maquillarle hasta el horror en las últimas escenas, cuando tiene el brazo infectado. Hay un chico parecido a Jean Dean, en su físico y en el tipo de estereotipo que actor rebelde que encarnó.
Me gustó mucho el Shérif, en un papel contenido muy interesante.
En general la idea de Santuario es muy bonita, me recuerda a Encubridora, de Lang, aunque sin duda es mucho mejor película.

jueves, 9 de abril de 2015

Mc QUEEN, Steve. Shame (2011)

No la he entendido. No es que no me haya gustado, que no mucho, es que no la he entendido. No se de qué profundidad emocional habla la película, según la carátula, ni sé qué es lo maravilloso que hay detrás de esa obsesión compulsiva por el sexo ocasional y episódico, ni sé muy bien por qué la hermana intenta suicidarse, ni se qué pretende el director mostrar. Está bien es entretenida en algunos momentos, oscura en otros, y se deja ver un ratito. Pero de ahí a decir que es una grandísima película va un trecho muy largo. Tanto como para considerar que en este negocio que hablen bien de ti es fundamental para sobrevivir. 
Este director hizo más tarde 12 años de esclavitud que arrasó en una ceremonia de los Oscar... Desde luego será con mejor película que esta!!!!!!

miércoles, 8 de abril de 2015

FRANKLIN, Sidney El ángel de las tinieblas (1935)

   Melodrama, melodrama, muy largo, y poco edificante para mi, desde luego. Es una temática clásica, que seguro que impuso incluso un canon de película de amor de la época, pero que ha quedado muy envejecida. Es muy evidente, aunque está narrada con honradez y grandes dosis de lirismo. Tiene algo de modernidad en lo que importa al triángulo amoroso, que lo suaviza el director haciendo que los dos vértices masculinos sean hermanos.
   Ella es una actriz para mi desconocida, probablemente de la época anterior a la dorada.
    Es la primera película que veo de su director.

martes, 7 de abril de 2015

DOUGLAS, Gordon El halcón en Hollywood (1944)

Entretenida. Bonita, bien tratada, muy de ahora, por cierto, y llena de esa rapidez de los años en que rodar era un lujo. Historia de detectives industrial como cualquiera, pero con un algo divertido y jovial más que interesante. Destacan dos detalles. La afición del productor a hablar con frase de Sakespeare, y la intuición del detective, idea del guionista.
Se deja ver. Metraje más que limitado, limitadísimo. Se hace corta en un momento dado. 66 es poco para esta trama que podía haberse extendido más...