domingo, 15 de marzo de 2015

SCOTT, Ridley. Red de mentiras (2008)

Pues no me ha gustado. No la he entendido, no sé qué quiere el director, no me gustan las actuaciones de los actores, ni la trama, ni ls escenas de tensión dramática, siempre hacia lo fácil de la tortura y demás. La imagen del infiltrado hablando desde Omán o Orán con su contacto en USA mientras este hace la cosas triviales de la vida: la compra, recoger a los niños del colegio, cocinar, conducir, me parece absolutamente estrafalaria e inverosímil. Qué falta de seriedad, desde luego con jefes de espías como éstos es natural que al final abandonase este trabajo...
Realmente, y es lo que más irrita, ni siquiera sabes para qué está trabajando, el espectador tarda mucho en intentar comprender qué ocurre y aún así, como es el caso, le parece trivial. Los datos que recopila el espía infiltrado son poco consistentes y, además, se podrían haber obtenido sin tanta parafernalia...
En definitiva, no es una película al nivel de este director.
Dos cosas me surgen de su visitando.
En primer lugar, me recuerda mucho a infiltrados, la de Scorsese, no sé por qué. Probablemente por el actor, Di Caprio, chico majo pero que todavía no ha hecho una gran obra, a mi juicio. Sólo quizá Django desencadenado sea razonablemente una interpretación importante.
Por otro lado aunque no sé si tiene algo que ver, su hermano Tony Scott también buen director casi por las misma fechas rodó: Juego de espías, también con estos agotadores árabes dando cera a diestro y siniestro... Es curiosos este par de hermanos, grandes directores, con lujo de crítica y público, aunque mejore Ridley que Tony, y que no hicieron jamás (que yo sepa) un proyecto juntos, una película entre ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario