viernes, 13 de marzo de 2015

ROSS, Benjamin. RKO 281 (1999)

Interesante película. Buena trama, aunque conocida no deja de sorprenderte, excelente guión y buena filmación. Un poco corta, quizá hubiera podido rodarse veinte minutos más, o incluso media hora, pero setenta y cinco minutos parece poco para una película moderna, en la que además no hubiera costado nada extender algunas tramas menores. Por ejemplo, se nombra varias veces a Rita Hayword y no aparece en ningún momento, sólo se habla de ella. También hubiera sido interesante explorar la introspección de Mankiewich, que creo que debe ser el hermano de Joseph, el director, el inclasificable, el magnífico director, uno de mis fetiches, en realidad uno de los fetiches de cualquier aficionado al cine.
También hubiera sido interesante explorar la quiebra de Kane, y cómo ello influye en la decisión del estudio de no quemar la película y proyectarla finalmente.
Lo que parece claro es que nadie, probablemente ni siquiera Welles, sabían la magnitud de obra de arte con la que estaban tratando. En ningún momento se supone que va a ser la maravilla que fue.
En todo caso, y como reflexión general, debemos entender que esta película está rodada por una persona de veinticuatro años... impresionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario