miércoles, 11 de marzo de 2015

HIGGIN, Howard. Desierto pintado (1931).

Capuletos y Montescos versión West. No es una gran película. Jovencísimo Gart Gable. Película prescindible, no es ni siquiera reconocida en el género. El sonido es mejor que la imagen, demasiado inestable y sin diferenciación en el blanco y negro. Guión demasiado previsible. Para verse una vez, no más. La chica da una imagen de mujer enferma, escuálida, con un tez tan blanca que parece que no llega la sangre a la cara, y una coleta trenzada más característica de mujeres en películas medievales. Estereotipos supongo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario