lunes, 16 de marzo de 2015

CLURMAN, Harold. Muerte al amanecer (1946)

Interesante película, corta, con muy buen diálogo, interpretaciones razonables y, sobre todo, lo más valioso un guión muy inteligente, muy trabajado, de Clifford Odets, director de un par de película que a mi particularmente me gustaron.
Tiene la virtud de mostrarte en el primer momento quien parece el asesino pero es solo eso, una impresión, la complicación dramática va in crescendo poco a poco hasta llegar a un final bastante complicado, sobre todo por lo poco previsible.
Pero una vez que muestra el director el final todas las piezas anteriores empiezan a encajar, todas, desde cuando se derrama el perfume de la muerta, hasta el ridículo interés del taxista en ayudar al marinero...
En general bonita, con una Susan Hayward en sus inicios. Ese tipo de mujer previa a las mujeronas clásicas... Era menuda, con cara de niña, una tez limpia y una nariz peculiar. No era, ni mucho menos, una grandísima belleza, pero actuaba bien, era fina y cuadraba con el estereotipo de actriz del momento.
Sería interesante hacer un catálogo de diosas del cine, desde Lana Turner, hasta Charlies Theron... por ejemplo. Veríamos como hay bellezas intemporales: Marylin Monrroy o Ingrid Bergman, y otras más temporales, sometidas a las modas.
Probablemente igual que los actores, pétreos como Bogard y novedosos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario