sábado, 28 de marzo de 2015

KOSTER, Henry. La túnica sagrada (1953)

Bueno, un intento de hacer un peplum decente, que no ha conseguido su objetivo. No es que sea mala película, pero no es Qvo Vadis?, ni Espartaco, ni ninguna de las de la época absolutamente maravillosa del cine de época. No es Cleopatra, faltaría más... ni nada por el estilo.
Me recordó mucho, en las sensaciones que tenía con ella a La caída del imperio romano. Grandes perspectivas, pero poca eficiencia visual y un relato algo castrado, peor de lo esperado.
Aquí me ocurre algo parecido. Está bien la película, pero no acabo de ver qué le ocurre para no gustarme del todo. La simpleza del argumento no es, porque hay otras historias todavía más sencillas que sí dan juego. Es quizá la interpretación de Burton la que no me convence. Porque Simmons sí está en su papel...

jueves, 26 de marzo de 2015

HAWKS, Howard. Sólo los ángeles tienen alas (1939)

Absoluta obra de arte, entre Luna Nueva y La fiera de mi niña, casi nada, justo antes de Sargento York, casi nada.
Hawks representa el ídolo americano en sentido puro, hombre hecho a sí mismo, encantado con el nuevo juego de la aviación, a la que rinde tributo en esta película, y un gran mujeriego. Además, un gigante de la dirección cinematográfica.
Es, probablemente, el primer gran director auténticamente "norteamericano" si quitamos a los "impuros" venidos (eufemísticamente) de alemancia: Sirk, Lang, Siodmak, Wilder, Zineman. Junto con Ford y Huston componen la trilogía imprescindible del cine. Pionero e industrial, artesano de la cámara y gran narrador.
Magnífico director de auténticas obras de arte, no menos de quince, y que, probablemente, en una lista de las mejores mil películas el cine de todos los tiempos sigue a más de diez películas.
La historia podía ser incluso tratada como obra teatral, pues las escenas de aviación, excepto los aterrizajes, no son especialmente numerosos, además de rodarse siempre en plano fijo.
Es el debut de Rita Hayword, que son palabras muy mayores, y con un Cary Grant que nació para actuar. Sin estridencias, con pausa, haciendo lo que tiene que hacer, en la línea de lo que se pretende. Eso sí, con un pelo y un sombrero más propio de un cine de otra época. Es lo que ocurre con una película rodada hace 75 años.
La fotografía esplendida, el metraje adecuado, los secundarios absolutamente de lujo, y el guión muy progresivo, muy intenso y a la vez presentando las cuestiones y los personajes con mesura.
Una gran obra de arte, en definitiva. La varía hoy otra vez.
De Hawks me quedarán por ver unas 12 o 14 películas, de un total de 60 películas, más o menos. 




miércoles, 25 de marzo de 2015

LAU Wai-Keung. El caso Wells (2007)

En fin, de todo tiene que haber en la viña del Señor. Qué castañazo, qué sordidez, qué gore tan básico y repugnante. No tiene ni un minuto de descanso la película, que pretende ser no se sabe qué. Qué ganas de que acabara. Tanto en la trama como en su exposición se sobreactua se sobredimensiona lo sexual hasta extremos absolutamente infamantes, imposibles de visualizar.
Desde luego puede haber gente que este tipo de 'cine' le guste, pero no son del planeta cine. Qué morbosidad, que asco.
Estuve a punto de no terminarla. Pero eso sólo me ha ocurrido rara vez, siempre justificada, y con películas peores que esta, que ya es decir. Es mala, mala, mala, malísima, infame y asquerosa. Es repugnante, pero dentro de su absoluta idiocia está bien rodada. O, al menos, los planos se secuencian uno tras otro con una cierta lógica.
Intentaré fijarme para no volver a ver ninguna película de este director.

martes, 24 de marzo de 2015

CLOONEY, George. Monuments Men (2014)

Entretenida película. Ambientada en la Segunda Guerra Mundial, al final de la misma, con una trama divertida y a la vez real, que es lo que emociona bastante, a mi por lo menos, de dicha cinta: pensar que era cierto, que lo que cuenta es verdad, cierto que aquí puede estar historiada y que seguramente en algunos momentos la fabulación, la exageración, no deje ver realmente cómo fueron los acontecimientos... Pero al igual que crearon la Muerte Industrial, crearon el Saqueo Industrial, el expolio sistemático de obras de arte de los países que iban ocupando militarmente. Fueron capaces de organizar todo un sistema de latrocinio, personal e individual y social basado en leyes aparentemente legítimas: el expolio a los judíos, alemanes y de otros países, era perfectamente legal y razonable.
Ya puestos, la organización del traslado de estas obras a territorio alemán, la ocultación en minas, cuevas, castillos y demás es casi lo de menos.
Razonable interpretación, se echa de menos que al final de la cinta nos comentase con algo más de profusión qué fue de los protagonistas de la cinta, si tuvieron un cierto reconocimiento, si volvieron a sus actividades.
La última escena no la he entendido. Es 1977 y un señor acompaña a un niño a ver la Virgen de Miguel Ángel. Canoso y muy mayor... ¿Quién es?, ¿El borrachín que disparó contra el nazi en la iglesia para protegerla al que dieron por muerto los aliados?. No lo sé... me he quedado un poco sorprendido.
Es una cinta divertida. Que con haberla visto una vez es suficiente.
La carrera de Clooney como director es extraña. No está mal, pero va como de excelente a buena, a normalita. La primera película, Buena suerte y buenas noches, es extraordinaria, la segunda: Los Idus de Marzo, buena sin más, esta la peor de las tres, siendo potable.

domingo, 22 de marzo de 2015

MANGOLD, James. El tren de las 3:10 (2007)

Bueno, no es la mejor película del oeste que he visto, y he visto cientos, pero tampoco es mala del todo. No está mal. Un poco larga, se le viene encima el metraje al director, en vez de 110 quizá 90 minutos hubiera sido la extension razonable. Hay momentos de tensa espera que ni consiguen incrementar la sensación de tensión emocional y cortan un poco el desarrollo de la historia central.
Crowe no me ha gustado demasiado, sí así Cristian Bale que no sólo está estupéndametne caracterizado sino que interpreta bien, muy creíble. Crowe siempre me ha perecido de cartón piedra, una cara demasiado dulce para ser tan malo como parece ser, como el pistolero que dice ser.
El final es lo mejor de la película, el malo al ver que quien le ha conducido al tren para ir a la prisión de Yuma muere, saca el revolver, mata a cuatro a cinco ¡¡¡ de los suyos !!!, y se mete él sólo, sin ayuda de nadie, por su propio voluntad en la celda que se ha instalado dentro del tren.
Sorprendente. Antes, en una de las últimas conversaciones, explica que de esa cárcel se ha escapado ya dos veces.
Probablemente piensa que el hombre que ha muerto, el granjero que ha participado en la conducción del pistolero hacia el tren para enviarlo a al prisión, que lo ha hecho por dinero, para intentar salvar su rancho, merece ese homenaje.

sábado, 21 de marzo de 2015

WELLMAN, William A. Las aventuras de Buffalo Bill (1944)

Buena película, entretenida, y además te da la oportunidad de ver la cara resplandeciente de Maureen O´Hara, lo cual siempre es un valor añadido. A Rodrigo le encantó, porque es sencilla, no tiene pretensiones difíciles para un niño y al final siempre ganas los buenos. El actor que encarna a Buffalo Bill Cody está perfectamente caracterizado según la leyenda típica en el sector... Además la película narra los últimos días de su vida, los del circo y la explotación comercial de su imagen de forma mucho más delicada que la película de Altman, que hace unos días vi.
Seguramente en la iconografía americana Bill representa el último hombre auténticamente del Oeste, quien se enfrentó a los últimos indios salvajes, pero también se construye sobre su vida, sobre todo la última parte, la iconografía del estereotipo y la visión prototípica de sí mismo.
Vellman es de esos artesanos de la industria que ha sobrevivido por sus películas más allá de lo que pensaban quienes le permitían rodar y apostar su dinero. Siempre son películas sobrias, bien rodadas, sin pretensiones efectistas, comedidas pero entretenidas y diáfanas. Claro, no busques aquí planos de cámara extraños o profundidades emocionales complicadísimas. Es cine limpio, sincero. Es lo que es: ver una película para entretenerse.

viernes, 20 de marzo de 2015

MAMET, David. El último golpe (2001)


Interesante. Más que interesante entretenida, rápida, con la típica emoción del robo, bien planteada estratégicamente, actores decentes, y buen resultado final. Se deja ver. Pero intrascendente.
Gene Hackman es un actor super, ultra, mega valorado... No sé realmente qué se le ve para soportar tantísimas películas como protagonista. Es cierto que tiene una cara muy reconocible, probablemente de típico señor medio norteamericano, pero se ha convertido en todo un icono de la cultura cinéfila contemporánea. Toda una desproporción.

jueves, 19 de marzo de 2015

FORD, John. La taberna del irlandés (1963)

Viva el cine, Viva Ford!!!. ¿No es lo mismo?. Sí, para muchos sí, y para mi empiezo a comprender que quizá también, que el cine es un invento cuyo lenguaje lo inventó, antes que otros, y mejor que otros Ford.
Qué bonita película, qué gracia en el trama, los diálogos, los personajes... Sin ser propiamente una comedia está narrada como si lo fuese, con unos niños deliciosos y una misa de Navidad en un iglesia con goteras absolutamente magnífica, prodigiosa.
La última escena, obviamente, no pasa el corte moral actual y probablemente como hombre de su tiempo, Ford no la hubiese incorporado tal cual en el metraje final. Pero era el tiempo que era y la tradición que era. Sin más.
Es una trama parecida a El hombre tranquilo, pero de menor fuste, peor en general. Pero claro aquella era obra maestra, y esa simplemente es una magnífica película.

martes, 17 de marzo de 2015

WISE, Robert. Mademoiselle Fifi (1944)

Bueno, pues probablemente Robert Wise sea uno de los directores más versátiles de la historia del cine. No le falta de nada: oeste, peplum, guerra, boxeo, musicales, miedo, ciencia ficción, y esta más o menos de cine de época...
En este caso es su debut en la pantalla grande, y no es mala, aunque el paso del tiempo la ha machacado. Sobre un relato de Guy de Moupasant, que es mucho decir, se narra una historia de una lavandera que no quiere cenar con un militar prusiano en la ocupación de Francia en 1730. En ella se encarnan, como en Juana de Arco, todas las virtudes del pueblo, y su negativa debe interpretarse como todo un reto a la ocupación y como todo un desafía a la realidad.
Simone Simon muy guapa juega bien las bazas de su guión, y no lo hace mal, aunque probablemente es una actriz muy limitada en el cine posterior por su altura... Al lado de Ava Gardner, por ejemplo, quedaría muy en evidencia.

lunes, 16 de marzo de 2015

CLURMAN, Harold. Muerte al amanecer (1946)

Interesante película, corta, con muy buen diálogo, interpretaciones razonables y, sobre todo, lo más valioso un guión muy inteligente, muy trabajado, de Clifford Odets, director de un par de película que a mi particularmente me gustaron.
Tiene la virtud de mostrarte en el primer momento quien parece el asesino pero es solo eso, una impresión, la complicación dramática va in crescendo poco a poco hasta llegar a un final bastante complicado, sobre todo por lo poco previsible.
Pero una vez que muestra el director el final todas las piezas anteriores empiezan a encajar, todas, desde cuando se derrama el perfume de la muerta, hasta el ridículo interés del taxista en ayudar al marinero...
En general bonita, con una Susan Hayward en sus inicios. Ese tipo de mujer previa a las mujeronas clásicas... Era menuda, con cara de niña, una tez limpia y una nariz peculiar. No era, ni mucho menos, una grandísima belleza, pero actuaba bien, era fina y cuadraba con el estereotipo de actriz del momento.
Sería interesante hacer un catálogo de diosas del cine, desde Lana Turner, hasta Charlies Theron... por ejemplo. Veríamos como hay bellezas intemporales: Marylin Monrroy o Ingrid Bergman, y otras más temporales, sometidas a las modas.
Probablemente igual que los actores, pétreos como Bogard y novedosos...

domingo, 15 de marzo de 2015

SCOTT, Ridley. Red de mentiras (2008)

Pues no me ha gustado. No la he entendido, no sé qué quiere el director, no me gustan las actuaciones de los actores, ni la trama, ni ls escenas de tensión dramática, siempre hacia lo fácil de la tortura y demás. La imagen del infiltrado hablando desde Omán o Orán con su contacto en USA mientras este hace la cosas triviales de la vida: la compra, recoger a los niños del colegio, cocinar, conducir, me parece absolutamente estrafalaria e inverosímil. Qué falta de seriedad, desde luego con jefes de espías como éstos es natural que al final abandonase este trabajo...
Realmente, y es lo que más irrita, ni siquiera sabes para qué está trabajando, el espectador tarda mucho en intentar comprender qué ocurre y aún así, como es el caso, le parece trivial. Los datos que recopila el espía infiltrado son poco consistentes y, además, se podrían haber obtenido sin tanta parafernalia...
En definitiva, no es una película al nivel de este director.
Dos cosas me surgen de su visitando.
En primer lugar, me recuerda mucho a infiltrados, la de Scorsese, no sé por qué. Probablemente por el actor, Di Caprio, chico majo pero que todavía no ha hecho una gran obra, a mi juicio. Sólo quizá Django desencadenado sea razonablemente una interpretación importante.
Por otro lado aunque no sé si tiene algo que ver, su hermano Tony Scott también buen director casi por las misma fechas rodó: Juego de espías, también con estos agotadores árabes dando cera a diestro y siniestro... Es curiosos este par de hermanos, grandes directores, con lujo de crítica y público, aunque mejore Ridley que Tony, y que no hicieron jamás (que yo sepa) un proyecto juntos, una película entre ellos.

sábado, 14 de marzo de 2015

BAYER, Rolf. Objetivo Pacífico (1979)

No parece del todo mala, pero la copia en DVD que tengo se ve fatal, todo muy borroso. De las pocas películas que no he podido terminar en los últimos tiempos, pero la imagen no estaba ni siquiera estabilizada.
La trama parecía interesante...

ALTMAN, Robert. Buffalo Bill y los indios (1976)

No, Robert Altman no es mi director favorito.

viernes, 13 de marzo de 2015

ROSS, Benjamin. RKO 281 (1999)

Interesante película. Buena trama, aunque conocida no deja de sorprenderte, excelente guión y buena filmación. Un poco corta, quizá hubiera podido rodarse veinte minutos más, o incluso media hora, pero setenta y cinco minutos parece poco para una película moderna, en la que además no hubiera costado nada extender algunas tramas menores. Por ejemplo, se nombra varias veces a Rita Hayword y no aparece en ningún momento, sólo se habla de ella. También hubiera sido interesante explorar la introspección de Mankiewich, que creo que debe ser el hermano de Joseph, el director, el inclasificable, el magnífico director, uno de mis fetiches, en realidad uno de los fetiches de cualquier aficionado al cine.
También hubiera sido interesante explorar la quiebra de Kane, y cómo ello influye en la decisión del estudio de no quemar la película y proyectarla finalmente.
Lo que parece claro es que nadie, probablemente ni siquiera Welles, sabían la magnitud de obra de arte con la que estaban tratando. En ningún momento se supone que va a ser la maravilla que fue.
En todo caso, y como reflexión general, debemos entender que esta película está rodada por una persona de veinticuatro años... impresionante.

miércoles, 11 de marzo de 2015

HIGGIN, Howard. Desierto pintado (1931).

Capuletos y Montescos versión West. No es una gran película. Jovencísimo Gart Gable. Película prescindible, no es ni siquiera reconocida en el género. El sonido es mejor que la imagen, demasiado inestable y sin diferenciación en el blanco y negro. Guión demasiado previsible. Para verse una vez, no más. La chica da una imagen de mujer enferma, escuálida, con un tez tan blanca que parece que no llega la sangre a la cara, y una coleta trenzada más característica de mujeres en películas medievales. Estereotipos supongo.

martes, 10 de marzo de 2015

LUBITSCH, Ernst. La octava mujer de barba azul (1938)

Típica comedia de situación, exprimida hasta la saciedad por el guionista y el director. Magistral forma de pasar el tiempo, divertida, alegre, inverosímil como pocas, graciosa y muy dicharachera.
Al final, como todo Lubitsch, muy al final de la película, cuando él está en el frenopático enfermo de autoestima ella le dice: ahora sí podemos querernos, somos libre e iguales, tanto tú como yo somos millonarios, y no dependería de ti.
Desde luego para estar en 1938 es una declaración sumamente moderna.

lunes, 9 de marzo de 2015

PREMINGER, Otto. Ambiciosa (1947)

Buena película. No me ha gustado tanto como El Abanico de Lady Wintherent, pero bueno. Es demasiado larga, y aunque el despliegue de medios, vestidos, escenarios, diálogos es majestuoso le falta alto para estar a la altura de las mejores películas de Preminger.
La historia no es tan extraña al día de hoy, visitando el día de la Mujer, 8 de marzo. La ambición a veces es el único medio para sobrevivir, no queda más remedio en algunas ocasiones que seguir y subir, continuar, progresar... Pero, al final de la historia, cuando todo termina y tiene que decidir si definitivamente su hijo marcha con su padre y su mujer a Virginia, probablemente para no volver, o  hacerlo pasado mucho tiempo, ella cede. Quizá porque sabe que lo mejor para el niño es que abandone el ambiente viciado de Londres y de la corte, pero no cabe duda que hay algo de continuar en el juego en su actitud, dice llorando que es mejor que viaje con su padre, pero el espectador duda si es sincera su actitud, o si, por el contrario, ha cambiado totalmente de actitud.
En todo caso el problema sigue siendo el mismo hoy que hace trescientos años: puede la mujer dedicarse a progresar socialmente (laboralmente, que en estereotipo que plantea la película es lo mismo) si proviene de un origen poco favorecido y es madre.
La película tendría otro ritmo si el director no insistiese tan vehementemente en el amorío con el capitán corsario. Estaría más centrada en la trama principal. Pero en general es una película muy noticiable, de mi director fetiche.

domingo, 8 de marzo de 2015

CURTIZ, Michael. [Codirigido: William Keighley]. Robin de los bosques (1938)

Excelente película, maravillosa... Qué decir que no se sepa. A Rodrigo le ha encantado. A mi también. Es una historia muchas veces vista pero siempre agradable de ver...

sábado, 7 de marzo de 2015

WINKLER, Irwin. Regreso al infierno (2006)

Buena película, mejor de lo que parece. Director sólido, comprometido, fiable. Con dos películas muy buenas visionadas: "La noche y la ciudad", y, sobre todo, "Caza de brujas", probablemente una de las mejores narraciones de la época dura de la delación en la industria del cine. Ahh cómo me acuerdo siempre de Elia Kazán, y de una de las mejores obras de arte del cine "La Ley del silencio", una de mis películas favoritas.
Buena interpretación de Samuel L. Jackson. Hay algo en las películas de guerra, de este tipo de guerra que mantiene en el espectador una doble expectativa. La aborreces como tal, sabes que es abominable, que no se debería producir, que, se mire como se mire, es la quiebra de toda la sociedad y, desde nuestro punto de vista, del derecho. Pero sigue existiendo ese hilo de necesidad, ese comprender que el uso de la fuerza, controlada, es necesaria en la sociedad. No es razonable para este tipo de `nuevas` guerras, movidas por intereses económicos. Pero situémonos por un momento en la II Guerra Mundial y la del todo necesaria guerra contra el mal absoluto (la de ayer: "El Hundimiento" es un buen ejemplo), en los Marines desembarcando en Omaha, en la cantidad de contingentes soviéticos muriendo para que no avanzase el mal...
Aquí la vision peyorativa de una contienda militar se ve de diferente manera, tienes otra perspectiva.
Quiero decir, que el proceso de legitimación de la contienda forma parte ineludible de la apreciación social que se tenga de ella. Unas son necesarias, otra meramente mercantiles. Pero, ¿quién determina cuál es una u otra?. 
También es cierto, se mire como se mire, que la historia la escriben los ganadores, por lo que no siempre la visión pretérita se confirma con el tiempo.
Desde luego la película tiene el mérito de situar encima de la mesa qué ocurre con la población militar a la vuelta de la guerra, y cómo son capaces, o no capaces, de superar los desastres, físicos y, sobre todo emocionales.

viernes, 6 de marzo de 2015

HIRSCHBIEGEL, Oliver. El hundimiento (2004).

Magnífica recreación de las últimas dos semanas de Hitler en el búnker instalado en Berlín a través de varios protagonistas, principalmente una secretaria civil. La interpretación de Bruno Ganz es, sencillamente, espectacular. Es capaz de imprimirle al personaje un dramatismo y una singularidad digna de mención. Es el típico papel que gusta para premios, Oscar incluido, aunque en esta ocasión no fue así. Probablemente al estar rodada en alemán las posibilidades de competir a este premio son menores.
Dos escenas son poderosísimas desde el punto de vista del espectador. El asesinato de los seis hijos de Goebels a mano de su propia madre y el crematorio improvisado que se hace con los cuerpos de Hitler y Eva Braum después de haberse suicidado.
Los ataques de cólera, la forma de caminar, la cadencia en el habla y los delirios de grandeza con respecto a planes futuros de terminación de la guerra, compañías y ejércitos inexistentes, diseño de ciudades del futuro, previsiones con respecto al devenir de Europa.
Patetismo y decadencia, poca razón y nada de humanidad. Al fin y al cabo, tal y como dice el propio Fhirer en varios episodios, la compasión es un síntoma de debilidad.
En definitiva, buena película, con un realismo muy trabajado y una interpretación muy lograda.

jueves, 5 de marzo de 2015

FOLEY, James. Confidence (2003)

Jake Vig (Edward Burns) es un avispado y elegante timador que acaba de estafar, con la ayuda de su equipo, miles de dólares al incauto Lionel Dolby. Sus colaboradores son Gordo (Paul Giamatti), Shills Miles (Brian Van Holt), Big Al y dos agentes corruptos del Departamento de Policía de Los Ángeles, Lloyd Whitworth (Donal Logue) y Omar Manzano (Luis Guzmán).
Cuando Jake descubre que Lionel es el contable del excéntrico jefe del hampa Winston King (Dustin Hoffman), decide devolverle el dinero al gángster. Inmediatamente después, organiza el mayor golpe de su vida: la víctima será Morgan Gillette, un banquero muy bien relacionado con el crimen organizado. Pero a Jake le falta una pieza para completar el equipo: la atrevida carterista Lily (Rachel Weisz), cuya misión será llevar a cabo un complejo plan que incluye créditos a empresas, contabilidad creativa, transferencias bancarias y cuentas en el extranjero. (FILMAFFINITY)
Bueno, es entretenida. Sin mucho más. Se deja ver y tiene buen ritmo. Con este tipo de películas siempre pasa lo mismo, si ayer viste una maravilla se queda muy corta, si ayer viste una mala película tu juicio es más generoso.
Pero ayer vi una gran película...

miércoles, 4 de marzo de 2015

DMYTRYK, Edward. Alvarez Kelly (1966)

Buena película con dos actores en estado de gracia. Holden y Widmark... ambos en lo más alto de sus respectivas carreras y con gran experiencia.
La historia es bonita, un ganadero es contratado para llevar 2500 cabezas hasta prácticamente la línea de fuego... mujeres, aventuras, robo de las cabezas, viajes en barco de novias de militares hartas de esperar tiempos mejores, espectacular estampida final de la reses a través de un puente cuando los Yankis pretendían frenar el robo de las cabezas.

lunes, 2 de marzo de 2015

AFFLECK, Ben. Adiós pequeña adiós (2007)

En un comienzo me encantó... me pareció que estábamos ante un nuevo cronista de la América de siempre, de esa que no vemos en el glamour del día a día, de la América de verdad. Pero luego la intensidad se diluye para contarnos una historia como tantas otras de putrefacción policial, de héroes jóvenes que se enfrentan por primera vez a su realidad y a la necesidad u oportunidad de tener que situarse en el lado correcto de la vida.
Era obvio que la niña iba a vivir mejor con el jefe de policía, pero ¿puede una persona sabiendo qué ocurre consentirlo sin denunciarlo?.
Es un dilema moral duro, muy duro, al que da varias respuestas el director, la del protagonista (que supongo que es su hermano, por el apellido, no creo que sea su hijo, no tiene edad de tener uno tan 'crecido') al que le queda grande el protagonismo de la cinta, y el de su novia, que ya no quiere vivir con él por cómo ha desarrollado el final de la historia.

domingo, 1 de marzo de 2015