miércoles, 18 de febrero de 2015

GUILLERMIN, John. Hasta el último aliento (1960)

Muy oscura, la copia se ve muy oscura, y eso dificulta su visualización. El asunto tratado es sencillo, el robo de un coche de un vendedor con una vida modesta desata su ira y una imperiosa necesidad de recuperarlo. Va dándose cuenta de dos cosas, que existe un mafia de coches robados a los que se les cambia el color, la matrícula y demás documentación para venderlos posteriormente, y que la policía lo conoce y sigue la pista, pero está esperando a coger a toda la organización de una sola vez, por lo que la recuperación de su vehículo se convierte en algo secundario. Lo importante es desenmascarar al cabecilla y desmantelar el tinglado.
Buena música, razonables interpretaciones y cuidada puesta en escena. Se deja ver.
Peter Sellers ha hecho tantos personajes de comedias que es difícil verle fuera de ahí. No lo hace mal, pero es el clásico actor decorado por sus personajes, aunque estos fueran posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario