sábado, 17 de enero de 2015

ZWICK, Edward. El último Samurái (2003)

Pues no sé. No me parece mala película para pasar un rato, pero desde luego no es una gran obra. Es una especie de Westher pero en el lejano oriente. Algunas partes son entrenadas, las de las batallas están muy bien coreografiadas, y la pasarela de trajes típicos, espadas auténticas y paisajes naturales hacen pasar el rato. El problema con Cruise es que no me lo tomo en serio. Seguro que es mejor actor de lo que creo, pero no soy capaz de visualizarle en una gran película, y eso condiciona mi apreciación de toda nueva cinta que veo en la que interviene. 
Trabaja mejor con papeles con menor carga emocional. No es capaz de penetrar en el personaje. Termina poniendo la misma cara adusta, como si estuviera enfadado, y ya no sabes si está expresando ira, miedo, responsabilidad, o simplemente es que no sabe poner otra cara. Le van mejor, pero mucho mejor, los papeles tipo misión imposible... sin pretensiones. Divertir, pasar el rato. Al final esas películas para él son mejores que estas en las que pretende actuar. 
Seguro que es un valor fijo en la industria, y que cada película suya llene al auditorio, pero no es un actor que merezca la pena. Probablemente tenga más seguidores en las redes sociales que cualquier otro, casi seguro que su caché es salvaje, pero actuar, lo que se dice actuar, no sabe. Me estoy acordando de Maximilian Shell o Montgomery Clif..., y claro es que me da la risa.
Pero tampoco quiero desacreditar a la película. Es divertida, pasas el rato y demás. No es mala malísima. Simplemente no me ha gustado. A Rodrigo sí le ha entretenido, pero sigue prefiriendo las de tipo 20.000 leguas de viaje submarino...

No hay comentarios:

Publicar un comentario