sábado, 31 de enero de 2015

POWELL, Dick. Duelo en el Atlántico (1957)

Excelente película de guerra en el mar, probablemente de las mejores que haya visto. Real, muy gráfica, muy bien explicada y aunque no te hace sentir la angustia de otras, tipo El Submarino, que parece que estas dentro de él, sí mantiene muy bien el tipo y sabe sacar de 90 minutos una historia muy bonita.
Obviamente, Mitchum y Jurgens lo bordan, pero lo bordan de verdad.
Gran película.

viernes, 30 de enero de 2015

FLEISCHER, Richard. - Ven tras de mi (1949) [Coodirigida: Anthony Mann]

Bueno, pues policia obsesionado por perseguir a criminal múltiple, llamado el juez que lleva varios asesinatos en la ciudad. Periodista que necesita reportaje para poder continuar en el periódico, final previsible, más que previsible, sesenta minutos de entretenimiento, bien rodada, sin pretensiones, entretenida y poco complicada.
En términos general buena película.

miércoles, 28 de enero de 2015

BARBER, Daniel. Harry Brown (2009)

     Mala, muy mala, malísima. Si no fuese por Michael Caine no la habría visto, obviamente. Una película para poder ser salvada por un actor tiene que tener algo, y esta no tiene nada. Violencia gore, absolutamente gratuita, escenas de drogadicción de infrahumanos, absolutamente degradantes, policías que no darían en pego ni siquiera en una comisaría de verdad, diálogos desquiciados, secundarios para tirar a la basura, trama inverosímil y un gran actor, muy bien pertrechado pero que por sí sólo no saca adelante la cinta.
     Supongo que a la edad de Caine que la película sea buena o mala le da un poco igual, es un trabajo alimenticio, sin más, pero el pase hacia la inmortalidad artística también se apoya en no hacer el imbécil con este tipo de interpretaciones. Quien no tiene reparo alguno en prestarse a casi cualquier bodrio es Al Pacino, que en este es el rey. Pero de Caine no me lo esperaba. Y eso que en algún momento corre el tiempo rápidamente, parece que retoma el vuelo la película, pero es un espejismo. Es mala, muy mala.

lunes, 26 de enero de 2015

DASSIN, Jules.Topkapi (1964)

Entretenida. Peor que las que he visto de este director, peor se deja ver. Una especie de comedia y robo, con algunos momentos muy interesantes. Muy buena interpretación e Ustinov y también de Maximillian Schell.

domingo, 25 de enero de 2015

PECKINPAH, Sam. Compañeros mortales (1961)

Bueno, la carrera de Peckinpah empieza y termina con una película realmente mala, esta y la última: Clave Omega, que ni siquiera la presencia de Burt Lancaster consigue alegrar.
No es que sea infame, pero es muy mala. Me quedan dos de él para acabarle.

sábado, 24 de enero de 2015

POLLACK, Sydney. Camino de la venganza (1968)

A Burt Lancaster le cabe cualquier papel, y le da cierta vida a la cinta, pero no es una buena película, desde luego es la peor que he visto de Pollack, sin duda. No es que no consiga trasmitir algo, que a veces sí lo consigue, es, simplemente, que no es buena, que no es capaz de representar lo que quieres decir. No me ha gustado especialmente, pensaba en un Westher más paisajístico como Las aventura de Jeremias Johnson, pero no.
Bueno, una más.

viernes, 23 de enero de 2015

FLEISCHER, Richard. Testigo accidental (1952)

Magnífica película, del muy sólido Fleischer. Realmente estupenda. Una mujer es la viuda de un mafioso, intenta testificar en un juicio en Los Ángeles para destapar el listado de políticos, policías y demás miembros de la bien pensante sociedad que se dejan untar por la mafia. Tiene que se trasladada de Chicago a Los Ángeles en tren, y los malos lo saben, intentan matarla en un tren y casi lo consiguen...
Ambiente muy bien creado, con una claustrofobia bien tratada, con todo lo que se espera de una película de cine negro: pistolas, peleas, chica guapa, intentos de soborno, policía íntegro pero interiormente torturado no se sabe muy bien por qué, y desenlace satisfactorio.
Los actores para mi no muy conocidos, la música bien tratada y el metraje se antoja un poco escaso dada la tendencia actual a agrandar y ensanchar las películas como media hasta los 90 minutos.
Tuvo una saga en la que intervenía Gene Hackman, que es muchísimo peor película.

jueves, 22 de enero de 2015

DMYTRYK, Edward. Víctimas del terrorismo (1975)

Hay películas que desmerecen a su director, que quizá no le hubiera gustado filmar, y que tiempo después no se reconocen como propias, no al menos en la trayectoria que ha tenido como cineasta. 
Estoy convencido que esta es una de ellas. El director es sólido, muy pétreo, con cuatro o seis películas excelentes, maravillosas, y otras cuantas buenas, siempre con una media alta, de notable, bien narradas, con diálogos inteligentes, personales muy corpóreos, bien definidos, con una fotografía cuidad, incluso cuando rodaba en blanco y negro.
Y en la última de su carrera, con una película crepuscular, rueda, dirige y pone su nombre a este bodrio. No lo puede comprender. No tiene nada, nada de nada, una escena del asesinato de un mafioso en una pelea con una cadena de hierro en un portal, en una especie de calle sin salida.
Teoricamente estamos en Nápoles, pero no rueda ni un exterior reconocible, no nos muestra un monumento, una casa, sólo los barrios periféricos de la ciudad, con paredes llenas de humedad. Nada de la bahía tan conocida, por supuesto. El guión es pavoroso, infame, no le puedes seguir la pista, necesariamente te pierdes en algunos momentos; los actores pues mejor dejamos de hablar, con un George Kenedy que interpretaría igual la muerte de su mujer que la de perro del vecino.
No comprendo cómo un director excelente puede despedirse de la profesión con una película como esta. En todo caso es común que grandes directores les pase esto, que su última película sea muy mala. Le pasó a Wilder, en menor medida a Preminger, Huston se salva... pero nunca la caída fue tan monstruosa. En este caso es espectacularmente mala. Y esa es la noticia. 

martes, 20 de enero de 2015

AVILDSEN, John G. La fórmula (1980)

Lo que prometía ser una duelo interpretativo de primer nivel queda reducido a cuatro o seis minutos finales que pretenden explicarnos cómo funciona el mundo, especialmente el de los intereses económicos, cuando convertimos a nuestros enemigos en clientes y nuestras anteriores alianzas indestructibles pasan a ser asunto del pasado.
El sueño de energía barata, es, desde luego, una aspiración de la humanidad, que la fórmula para conseguir fuel sintético se consiguiese en los últimos años de la guerra mundial por los nazis y que el gobierno de Estados Unidos lo supusiese, se apropiase de ella y no explotase la patente para tener el control político y geoestratégico del mundo es inaudito, porque no es cierto. Para una película esta cuestión no tiene demasiada importancia, pero sólo si se rodea la historia con a suficiente trama, diálogos y actuaciones lo suficientemente razonables como para seguir el discurso narrativo sin perderse.
Hay tres críticas insalvables en la cinta, a mi juicio. El excesivo metraje, una barbaridad para contar esta historia, llena de recovecos, requiebros e historias inconcebibles. La segunda es la cantidad de datos que pretende el director y guionista que recordemos, de personas, de fechas y demás. Curiosamente ni un sólo dato técnico sobre la fórmula. Además algunas de las personas aludidas no tienen cara, son de mera referencia. La tercera es que no se sabe qué ocurre con la mujer que ayuda unas veces al protagonista y otras le traiciona. Tampoco se explica muy bien qué ocurre cuando asesina a su jefe en la frontera entre los dos berlines. 
El director es el mismo que la magnífica Rocky, la original, pero parece ser que esta película fue un absoluto fracaso de crítica y público. Lo que probablemente lastró su carrera de director de cine, encasillándole en la dirección de películas de otro tipo.
En fin, se puede ver haciendo un esfuerzo y centrándose sólo en George C. Scotr, y no tanto en Brando que actúa como secundario.

lunes, 19 de enero de 2015

FRITZ, Lang. Los contrabandistas de Moonfleet (1955)

     Excelente película de aventuras, de viajes, de peligros, de tesoros, de chicas guapas, de baile y fiesta, de una arrolladora personalidad que sabe transmitir en todo momento el valor de la vida a quien quiera verlo, aunque a él mismo principalmente.
     Película, como las últimas de Lang que puede ser vista perfectamente por un niño. Qué pena que no la haya visto Rodrigo, seguro que hay ocasiones más adelantes para verla de nuevo.

domingo, 18 de enero de 2015

EASTWOOD, Clint. Gran Torino (2008)

A lo mejor EE.UU. es ya así, como lo muestra, y no queremos darnos cuenta. O no sabemos apreciar o que ocurre, ver con otra mirada, como decía Ortega. La verdad es que muestra una forma de vivir diferente, para él desagradable. Un americano de verdad, de los de siempre, con la bandera en el patio, en el porche, y al lado se instalan una familia de 'amarillos', al lado de su casa, de la casa de él, que ha luchado en Corea.
Las relaciones humanas, y este es el mensaje, tienen más que ver con la afinidad personal, con el trato y el afecto que se despliega que con la sangre, la afinidad o los vínculos parentales. El coche se lo regala a su vecino, simple y llanamente, porque tiene más afinidad y afecto hacia él que para con su propia nieta, que lo esperaba ansiosamente.
En algunos momentos algunas mirada, escenas, situaciones, me han recordado a Sin Perdón, ese pistolero llevando su vida a remolque de sus propios errores, y encarrilada por una mujer, la propia, extraordinaria, en ambos casos venerada y querida hasta la adoración, probablemente porque hay en ambos casos sufrimientos emocionales intolerables a ambas.
Me llama un poco la atención la desmedida crítica favorable que tiene la cinta y la interpretación del protagonista. No es una mala película, pero desde luego no la situaría entre sus mejores trabajos. Y Clint, pues bueno, cumple, pero no da una talla excepcional. Siempre he creído que más allá de unos papeles de vaquero vengador de la pradera, es mucho mejor director que actor. En este caso incluso no es exagerado afirmar que utiliza muchos tics de su etapa de cowboy, incluso de El Sargento de Hierro.
En definitiva, hay que verla, pero no es la mejor de sus películas, ni  como actor, ni como director.

sábado, 17 de enero de 2015

ZWICK, Edward. El último Samurái (2003)

Pues no sé. No me parece mala película para pasar un rato, pero desde luego no es una gran obra. Es una especie de Westher pero en el lejano oriente. Algunas partes son entrenadas, las de las batallas están muy bien coreografiadas, y la pasarela de trajes típicos, espadas auténticas y paisajes naturales hacen pasar el rato. El problema con Cruise es que no me lo tomo en serio. Seguro que es mejor actor de lo que creo, pero no soy capaz de visualizarle en una gran película, y eso condiciona mi apreciación de toda nueva cinta que veo en la que interviene. 
Trabaja mejor con papeles con menor carga emocional. No es capaz de penetrar en el personaje. Termina poniendo la misma cara adusta, como si estuviera enfadado, y ya no sabes si está expresando ira, miedo, responsabilidad, o simplemente es que no sabe poner otra cara. Le van mejor, pero mucho mejor, los papeles tipo misión imposible... sin pretensiones. Divertir, pasar el rato. Al final esas películas para él son mejores que estas en las que pretende actuar. 
Seguro que es un valor fijo en la industria, y que cada película suya llene al auditorio, pero no es un actor que merezca la pena. Probablemente tenga más seguidores en las redes sociales que cualquier otro, casi seguro que su caché es salvaje, pero actuar, lo que se dice actuar, no sabe. Me estoy acordando de Maximilian Shell o Montgomery Clif..., y claro es que me da la risa.
Pero tampoco quiero desacreditar a la película. Es divertida, pasas el rato y demás. No es mala malísima. Simplemente no me ha gustado. A Rodrigo sí le ha entretenido, pero sigue prefiriendo las de tipo 20.000 leguas de viaje submarino...

viernes, 16 de enero de 2015

EASTWOOD, Clint. Escalofrío en la noche (1971)

Pues puede parecer una exageración, pero a mi me parece una película magnífica, precursora de un género, el los cuernos mal digeridos, y muy bien escenificada, estructurada y narrada. Gran conexión emocional con el protagonista y la protagonista, ambos muy bien en sus propios papeles, con música más que adecuada y un metraje muy razonable.
Seguro que muchos piensan que no es tan buena, pero me parece que para los años que han pasado no ha envejecido nada mal, antes al contrario, se puede ver perfectamente.
Adjunto, por si le puede interesar a alguien, el listado completo del director, a mi juicio uno de los mejores de estos años, uno de los mejores vivos que quedan. Ninguna de sus películas es una obra de arte, quizá Sin Perdón, y para mi, sé que es controvertido lo que voy a decir, Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal, son muy, muy buenas, pero no son obras maestras del cine. Sin embargo todas sus cintas, todas, todas, están rodadas a un altísimo nivel, son entretenidas y muy bien rodadas.

EASTWOOD, Clint
- Escalofrío en la noche (1971)
- Infierno de cobardes (1972)
- Primavera en otoño (1973)
- Licencia para matar (1975)
- El fuera de la ley (1976)
- Ruta suicida (1977)
- Bronco Billy (1980)
- El aventurero de medianoche (1982)
- Firefox (1982)
- Impacto súbito (1983)
- El jinete pálido (1985)
- El sargento de hierro (1986)
- Bird (1988)
- El principiante (1990)
- Cazador blanco, corazón negro (1990)
- Sin perdón (1992)
- Un mundo perfecto (1993)
- Los puentes de Madison (1995)
- Poder absoluto (1996)
- Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997)
- Ejecución inminente (1999)
- Space Cowboys (2000)
- Deuda de sangre (2002)
- Mystic River (2003)
- Million dollar Baby (2004)
- Banderas de nuestros padres (2006)
- Cartas desde Iwo Jima (2006)
- Gran Torino (2008)
- El intercambio (2008)
- Invictus (2009)
- Más allá de la vida (2010)
- J. Edgar (2011)
- Jersey Boys (2014)
- El francotirador (2014)

jueves, 15 de enero de 2015

AVNET, Jon. 88 minutos (2007)

Una cosa bastante horrorosa. Mal actor, plano, lleno de tics, un guión demencial, una exageración en todos los matices, una pretensión de hacerlo pasar por un mujeriego, cuando no llega a la categoría de golfillo... Mala, mala, malísima. Es incomprensible cómo a la gente le gusta este tipo de cintas. La pelirroja es muy guapa, pero no es que pudiera ser su hija, que tiene un pase la cosa, es que podría perfectamente ser su nieta.
El policia malo de verdad, el recreación del campus universitario patética, las ropas que lleva el protagonista, parecen las suyas propias, la casa de él, con esas medidas de seguridad, con las botellas de vino, los truquillos efectistas, el Porsche descapotable que vuela por los aires cuando el ponen una bomba... No sé. Puede ser la peor película que haya visto en meses.

martes, 13 de enero de 2015

LIMAN, Doug. Caza a la espía (2010)


Narra la historia real de Valerie Plame, una agente de la CIA cuya identidad fue desvelada por miembros de la Casa Blanca para desacreditar a su marido, que en el año 2003 había escrito un polémico artículo en el New York Times. En dicho artículo, el marido de Plame acusaba a la administración Bush de haber manipulado a la Agencia Central de Inteligencia con respecto a la existencia de armas de destrucción masiva por parte del régimen de Sadam Hussein, para poder así justificar la invasión y guerra en  Irak. En concreto el artículo negaba las afirmaciones del Presidente de que el uranio enriquecido se había comprado en Niger, país que visitó el marido de Valerie, porque había sido embajador en África y lo conocía bien, porque había sido mandado allí por la propia CIA. La pareja sufre un desmoronamiento y una falta absoluta de atención a los gemelos que tienen, y pone en peligro su continuidad como pareja e incluso su estabilidad económica y emocional, al sufrir todo tipo de acoso no sólo de la prensa sino también de la ciudadania.
El marido es Joe Wilson. No es el mismo que Charlie Wilson protagonista de la película La Guerra de Wilson, de Mike Nichols.
La película funciona, no es una maravilla, pero puede verse sin problemas. Le falta intensidad emocional y en algunos momento es un poco confusa, sobre todo al final, cuando se van resolviendo los problemas y empiezan a desfilar los acusados, todos ellos miembros del Gobierno.
Los papeles de los protagonistas están bien armados, pero la diferencia evidente de edad entre ellos lastra la credibilidad de la historia. Como siempre me ocurre en estas películas basadas en hechos reales, echo de menos que al final la información sobre cómo se desarrollaron los acontecimientos se reduzca a una mera indicación de minuto y medio sobre dónde están los protagonistas en la realidad. Merecería algo más de desarrollo, con escenas reales como lo hace, pero explicando pormenores de su vida y demás.
Es una película que se puede ver, no especialmente brillante, pero sí apetecible.


lunes, 12 de enero de 2015

CURRAN, John. Stone (2010)

Pues no sé. Mala, mala, malísima, eso de no poder verla, pues no... pero vamos, se le acerca. Es muy difícil hacer una gran película basándose en un drama carcelario. Muy pocas han conseguido hilar una trama lo suficientemente potente como para conseguir un gran resultado. Y cuando lo han hecho ha sido porque se apoyaban en historias de fuera de la prisión, complementando la trama y realzando la situación dramática.
De Niro está mayor para estas cosas, se repite una y otra vez en su narración, es un actor que ya ha dado lo mejor de sí mismo, que hay que agradecerle grandes interpretaciones, pero que ya no pueden más, y, desde luego, no puede con este papel. No se sabe si es un alcohólico, un frustrado sexual, un acomplejado religioso, una promesa del futbol americano lesionado (por lo del anillo) o simplemente un amargado trabajador en la prisión estatal a punto de jubilarse.
Norton vive en este drama de lo que trabajo para American History, que sí es una gran película, al menos mejor que esta, pero excepto en algún momento, no es capaz de imprimirle la carga emocional que requiere el personaje, no es creíble en ningún momento, ni cuando miente. Su transformación física, desde el pelo hasta ocultar sus tatuajes no engañan...
Jovovich, pues vale... 

domingo, 11 de enero de 2015

FULLER, Samuel. Una luz en el Hampa (1964)

Con un inicio de película absolutamente portentoso, la cinta transcurre entre el melodrama, el género policíaco y la intriga. Kelly es una prostituta que llega a la ciudad de Grantville huyendo de su pasado. Nada se sabe de éste, pero se intuye algo sórdido, mucho más tras la primera escena, cuando calva apaliza a su chulo con un zapato. Tras un primer encuentro sexual con el capitán de la policía de la ciudad, consigue rehacer su vida trabajando como enfermera en un hospital para niños inválidos. Además, se enamora del hombre más bueno y rico de la ciudad; pero las cosas no son exactamente lo que parecen. No sólo porque su pasado la persigue, sino porque el novio es un pederasta... Nunca había visto una película que tan claramente plantease el tema. Cuando ella lo sabe le asesina con el teléfono, golpeándole de forma similar que al chulo con el zapato. Y hay un juicio..., del que sale absuelta, abandonando la ciudad al final de la película....
Excelente cinta, con una Constance Towers estela, para mi desconocida hasta esta película. Con unas piernas preciosas, y con un vestuario que la realzan mucho. Guapísima.

PETERSEN, Wolfgang. Troya (2004)

Bueno, pues eso... entretenida, muy larga. Te enteras de qué va, pero es tan larga que pierdes el interés por ella. No me ha gustado demasiado, muchas batallas, poco trama... Pero puede verse. A Rodrigo le ha gustado, pero tampoco mucho.

jueves, 8 de enero de 2015

HATHAWAY, Henry. La hechicera blanca (1953)



Excelente película. Me encanta Hathaway. Ya comprendo que pueda ser incluido en las nóminas de directores facilones, que hacer películas sencillas, sin demasiadas complicaciones. Es cierto. Es tan cierto que quizá por ello me gusta. Nada sobra en una de sus películas. Si te pierden cinco minutos están perdido. Todo es importante, me gusta como es, sin más. No tiene pretensiones de educar al personal y demás. Nada de eso. Simplemente entretener. Y lo hace muy bien.

miércoles, 7 de enero de 2015

HAWKS, Howard. Río de sangre (1952)

Un Westher es esto. Probablemente sea uno de los directores más versátiles de la historia del cine. Tiene de todo, menos película de miedo, de terror. Esta del Oeste completa el ciclo de Ríos... Rojo, de Sangres, Bravo y Lobo, que junto con Rio Grande de Ford son los más importantes "ríos" de Oeste.
Magníficamente narrada, con un pulso excelente, un metraje adecuado, contando una historia muy bien estructurada, muy bien filmado y con una intensidad maravillosa. Da gusto ver cine, da gusto ver este tipo de películas...

martes, 6 de enero de 2015

LANG, Fritz. La venganza de Frank James (1940)

Después de diez días por las tierras medias, de vacaciones, con hijos y demás... volvemos a la sagrada rutina, aquello que nos llena como personas, lo que nos construye y forma, lo que nos afirma como somos.
Y, para mi al menos, está ver una película al día.
Pensaba que iba a ser la berza...y no... No me ha parecido especialmente importante. Esá bien, sin más. Si quieres ver una película del oeste, pues cójete alguna de Ford, y si quiers alguna de cine negro durísimo, pues alguna de Lang. Al revés la cosa no funciona tan bien.
Me ha decepcionado, teniendo presente el algo concepto qeu tengo de Lang.
Pero no es mala película.