miércoles, 24 de diciembre de 2014

HUSTON, John. Moby Dick (1956)

Excelente película, muy bien rodada, muy bien narrada, fiel reflejo de una magnífica novela. A Rodrigo le encantó, literalmente, y a mi me pareció muy buena. Gran manejo de los tiempos, de la épica, de la lírica, de la idiosincracia interna.
Hubo una escena que me pareció singularmente identificativa de la película. Cuándo iban a embarcar, un marinero vestido de blanco les llama la atención para indicarles cuál era la profecía del capitán Ahag y su destino... Lo peculiar era que es el juego que al final se produce, y Rodrigo, viéndolo comentó en voz alta: es Jesús, que les está anticipando lo qué va a ocurrir. La verdad es que me quedé bastante sorprendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario