miércoles, 8 de octubre de 2014

COSTA-GAVRAS, Constantin. La caja de música (1989)

Cine comprometido, cine de autor. Es la segunda vez que la veo, y la verdad, la primera me pareció mejor película. No es que ahora me parezca mala, es que la otra vez me gustó más. Era más impactante, y, además, había visto menos cine. 
Lo que me ocurre con este tipo de películas apoyadas tanto en una idea concreta (política, ideológica, como se quiera llamar) es que una vez conocida la trama todo lo demás le sobra. No tiene un ideal estético en sí mismo, no pretende hacerlo bonito como fin principal, y aunque se consigue menos barroquismo en su resultado y un mensaje más directo y nítido, como es el caso, que está muy logrado, se aleja del cine que me gusta más: aquel en el que te olvidas de la trama y te sumerges en el papel del protagonista.
Se echa de menos, en definitiva, ese puntito de cuidado en la interpretación, que propia, por ejemplo de Montgomery Cliff, y ese tipo de autores.
Con todo es una película decente, que puede verse con gusto y que deja un mensaje moral muy potente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario