lunes, 21 de julio de 2014

FORD, John. El hombre que mató a Liberty Balance (1962)

Entiendo que algunos piensen que el cine es lo que diga Ford. Lo entiendo perfectamente, es una director magnífico, con especial intensidad en los Westher, o, como es el caso en las películas ambientadas en el Oeste.
Reparto espléndido, diálogos brillantísimos, emoción contenida, acción programada, y un resultado redondo. En una tabla del 1 al 10 le daría un 10. Sin dudarlo. Una de las mejores películas de todos los tiempos. Y de Ford podríamos incluir unas cuatro o cinco más fácilmente: El Hombre tranquilo, El delator, Centauros del desierto ; Qué verde era mi valle; La Legión invencible, Ford Apache.
Tiene la canonicidad de las grandes obras, es lo que se espera de una película de cine. Es totalmente ortodoxo, no hay invención alguna, no hay nada que no sea lo que tiene que haber. No se expresarlo más correctamente: es el Thomas Mann del cine, El Miles Davis del cine; el Di Stefano, el Machiel Jordan, el Severiano Ballesteros...
Es la pura ortodoxia... que se agradece ver de vez en cuando para recordar qué es esto del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario