martes, 31 de diciembre de 2013

SCOTT, Tony. Juego de espías (2001)

Normal. Ni buena, ni mala. Ni es una obra maestra, ni es mala de solemnidad. Un poco lo que es el director, prescindible cuando hablamos de obras de arte en el cine, pero entretenido en alguna de ellas, en las mejores de él, como esta, que son normales en el cine.
Clásica trama entre las ropas del poder, que puede perjudicar la vida de alguien, en concreto de un espía encarcelado en una cárcel china al que los servicios de inteligencia USA no quieren ayudar, pues se está cerrando un acuerdo comercial entre ambos países. El dinero de un espía que está a punto de jubilarse -maestro del susodicho- sirve para abrir las conciencias de los mercenarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario