martes, 31 de diciembre de 2013

SCOTT, Tony. Juego de espías (2001)

Normal. Ni buena, ni mala. Ni es una obra maestra, ni es mala de solemnidad. Un poco lo que es el director, prescindible cuando hablamos de obras de arte en el cine, pero entretenido en alguna de ellas, en las mejores de él, como esta, que son normales en el cine.
Clásica trama entre las ropas del poder, que puede perjudicar la vida de alguien, en concreto de un espía encarcelado en una cárcel china al que los servicios de inteligencia USA no quieren ayudar, pues se está cerrando un acuerdo comercial entre ambos países. El dinero de un espía que está a punto de jubilarse -maestro del susodicho- sirve para abrir las conciencias de los mercenarios.

lunes, 30 de diciembre de 2013

TOURNEUR, Jacques. Noche en el alma (1944)

A mi me ha gustado. Las críticas no son buenas, pero me parece una gran película. Manida y tanto y ajada otro, pero muy bien narrada, con actores algo estáticos, sin mucho recorrido pero muy interesante. Me recordaba dos obras maestras, con las que no puede compararse: Luz de gas, de Cukor, y La escalera de caracol, de Siodmak. Pues una mezcla de ambas, de menor calidad, pero que entretiene y hace pensar.

jueves, 26 de diciembre de 2013

NEGULESCO, Jean. La máscara de Dimitrios (1944)

Soberbia película de cine negro, pero negro negro. Con un Peter Lorre ejemplar como tipo tímido pero ambicioso, el clásico sujeto poco dado a lo público, pero retorcidillo en lo privado. No te gustaría tenerlo de amigo, pero, desde luego, odiarías tenerlo de enemigo.
La trama es sencilla: la reconstrucción de la vida de Dimitrios, delincuente venido a más desde su recóndito pueblo turco en el que era empaquetador de ajos a participar en el tráfico internacional de documentación sobre la logística balística de los turcos en el bósforo... O era de los Griegos, o de los Servios... si es que es lo de menos...
Peter Lorre va de ciudad europea en ciudad europea tras los pasos delictivos de Dimitrio, que apareció muerto con una puñalada en el costado en una playa turca... Claro, no era él, pero Lorre no lo sabe, y cree que está haciendo la biografía de un muerto, de la vida novelada de un delincuente... cuando estaba siguiéndole sus pasos, y estaba vivo...

miércoles, 25 de diciembre de 2013

FRITZ LANG. Los sobornados (1953)


   Absoluta obra maestra, de uno de los mejores directores de todos los tiempos. Es simplemente, junto con Deseos Humanos, probablemente aquella mejor que esta, las obras cumbre de un director en un género. Y digo bien, de este director en este género.    
   De cine negro hay más, muchas más. De este director y este género estas dos son las mejores.
   El bueno pero honrado inspector de policía que encarga Glen Ford, que sí me parece un actor razonable, se enfrenta a un caso muy difícil: averiguar si verdaderamente el policía que se ha suicidado tenía algún tipo de 'ayuda' para obrar así. Y claro, la hay. Estaba pringado por el rey del hampa de la ciudad, que lo controla todo y lo compra todo. 
   A través de una serie de peripecia descubre que el punto débil de la organización es la chica del lugarteniente del Rey del Hampa (Lee Marvin, guapísimo, por cierto), una rubia explosiva pero algo ingenua, Gloria Grahame, a la que le gustan mucho los vetados caros, los abrigos de visón y el dinero, pero que odia el café, especialmente cuando está hirviendo.
   La mujer del policía fallecido está intentando chantajear a la organización, pues su marido dejó una carta en la que explicaba cómo se hacían las 'pringadas' y quién del departamento de policía estaba 'impregnado'.
   El desenlace es fácil de analizar: muere la mujer del policía a manos de la novia del lugarteniente, que se ha queda sin cara por el café hirviendo. Antes, lógicamente, se ha vengado de su novio, con la misma medicina.
   Es una extraordinaria trama, con una puesta en escena impresionando, unos diálogos cuidadísimos, un metraje, si me apuras, un poco escaso: diez minutos más no hubieran sobrado, y un punto de candor en el desenlace característico de las películas del género. Son de esas, en definitiva, que pasan quince minutos y piensas: "madre mía, qué de cosas me ha contado este director en tan poco tiempo", frente a otras películas, en las que miras el reloj, ha pasado una hora y dices: "qué horror, me queda media hora y no me ha dicho nada, nada de nada".
   Un delicia, en suma, que merece la mejor nota posible.






martes, 24 de diciembre de 2013

SPIELBERG, Steven. Parque jurásico (1993)

Mi hijo Rodrigo terminó de verla y dijo: Papi, levántame mañana temprano para que puede jugar y se me quite el sofoco de la película.

lunes, 23 de diciembre de 2013

LANG, Fritz. Guerrilleros en Filipinas (1950)

     Probablemente sea una película de encargo, de las alimenticias, de esas que haces porque estás en la industria y necesitas no perder el pulso de la dirección, de las que al final las miras con cierta distancia. Pero pasa en todas las profesiones, en la música, en la literatura, el periodismo o la universidad, sin ir más lejos.
     Cierto que es una de sus peores cintas, pero a mi no me ha parecido tan mala como he leído por ahí... No tiene el empaque, la trama o la profundidad de otras, pero no me parece nada mala. Está bien rodada, con un metraje más que aceptable, diálogos comprensibles, enmarcada en un momento histórico concreto y definido y con actores más que razonables.
     Con respecto a Tyrone Power alguna cosa hay que decir. No es, ni mucho menos, mi actor favorito, pero tiene algo que te suena familiar, ahora le ves aquí, en otra película de no sé quien, en aquella de menganito y empiezas a valorarle como alguien conocido, como un actor sólido que hace su trabajo, que transmite su potencialidad dando forma a personajes creíbles, ciertos y bien definidos. Michele Presle tiene una cara angelical, de esas tiernas que no sabes si quien las define en la película quiere que sean esposas o madres, o las dos cosas al mismo tiempo.
     La película adolece de alguna escena importante de combate, quizá por la entidad del director podría pensarse en una gran batalla, en el mar, o en tierra, un desembarco. Pero no, nada de eso, Lang no es ese tipo de director, es otro, y hay que pedirle otras cosas. Es como si a Hitt le pidieras una película de amor: y te hace la ventana indiscreta.

domingo, 22 de diciembre de 2013

HATHAWAY, Henry. Valor de Ley (1969)

Buena película, con una soberbia actuación de Wayne, ya con sus características gorduras y ese fondo de buena persona que se vislumbra en su mirada.
No sabría, realmente, cuál es mejor versión si esta o de la de los Coen. Esta tiene u aire más auténtico, la niña es más niña, y algunas escenas quizá en este versión sobran una vez vista la otra primero.

SPIELBERG, Steven. El templo maldito (1984)



Bueno, a Rodrigo le gustan y es suficiente...

lunes, 16 de diciembre de 2013

FULLER, Samuel. Bajos fondos (1961)

     Fuller siempre tiene un algo especial, un toque que hace de sus películas obras a tener en consideración. Ruido al margen, y dejando un lado su antibelicismo -mala malísima es Uno Rojo, división de choque-, las de temática distinta son muy interesantes.
     Chico que presencia cómo asesinan a su padre y espera años para cumplir su venganza. Bien narrada, verosímiles papeles, y esos primeros planos en donde ves sudar la cara del protagonista son los rasgos esenciales de su forma de filmar.
     El color, aun rodada en blanco y negro, es muy apreciable, son tonalidades de blanco y negro muy nítidas, tremendamente intensas.
     Buen guión, diálogos inteligentes y metraje comedido. Muy recomendable.

domingo, 15 de diciembre de 2013

VALERII, Tonino. El día de la ira (1967)

Mala malísima... Rodrigo preguntaba: ¿papi, esta es la pero película que hemos visto, verdad?
Qué cosa más horrorosas... Solo la intervención, estereotipada hasta el hartazgo del protagonista da algo de interés a la cinta...

sábado, 14 de diciembre de 2013

viernes, 13 de diciembre de 2013

MANN, Anthony. La brigada suicida (1947)

Buena película, del sólido Mann, que narra un hecho real en un tono documental y con actores poco concedidos. Una banda muy importante importa papel de billetes de gran calidad de china y falsifica al por mayor dólares americanos. El tesoro infiltra a dos policías que consiguen llegar a la cúpula de las decisiones del poder  mafioso y desenmascarar a toda la organización.
Buenos planos y diálogos, con un tono más que interesante, tensión creciente y solución del conflicto muy apropiada. 
Solamente llama la atención el tufillo propagandístico del principio y del final de la película, que acentúa la verosimilitud de la trama y que enfatiza el papel policial.
Recomendable, aunque no creo que este sea el género de Mann, ni mucho menos. El cine de epopeya, sea el oeste, el Cid, o el Telemark suele ser el escenario más propio de él.

lunes, 9 de diciembre de 2013

MANN, Anthony. Horizontes lejanos (1952)

     Magnífica película, Westher de toda la vida... de un director sólido, con un James Stewart absolutamente maravilloso, un Arthur Kennedy en su papel de siempre y una aparición de Rock Hudson que no se sabe muy bien qué pinta en la película.
     Además los tiros y la violencia tiene un sentido, sirve para algo, no es gratuita. En este caso para conseguir que unos colonos puedan pasar el invierno con los víveres que adquirieron pero que quieren los mineros porque ha estallado la fiebre del oro.
     Hombre con pasado que se enfrenta a su segunda oportunidad. Esa que la vida siempre concede y que diferencia a los valiosos de los estériles.

domingo, 8 de diciembre de 2013

COEN, Ethan y Joel. Valor de ley (2010)

Muy buena película, excelentemente rodada, con muy buen tiempo, con el ritmo preciso, diálogos inteligentes, personajes muy bien caracterizados, una color precioso, magníficos paisajes... y un mensaje muy claro...
Una exposición directa del tema al comienzo de la película, en la presentación: una niña busca un aguacil para que persiga al asesino de su padre, y da con un viejo y tuerto personaje aficionado a la bebida y con el gatillo tan fácil como preguntar después de disparar. Viaje, paisajes, la intermediación de otro pistolero, disparos, venganza, y al final consigue lo que quiere. Años después la niña acude a recogerle... y ya falleció.

sábado, 7 de diciembre de 2013

FORD, John. Dos cabalgan juntos (1961)

Extraordinaria película, de temática parecida a Centauros... incluso con el mismo indio... pero peor en todos.
Aun así es genial en algunos aspectos y muy entretenida.

viernes, 6 de diciembre de 2013

RICHARD BROOKS. Los profesionales (1966)

Estupenda película del oeste. Guapa chica, tiros, emboscadas, caballos, todo un clásico del género... Me gusta mucho Lancaster, desde siempre, pero recientemente le he visto muy bien en diferentes registros. Palance es como es y Marvin y Ryan como lo que son, magníficos actores, principales, secundarios, lo que les caiga.
Cardinales guapa, guapa, no tanto como en Hasta que llegó su hora, pero preciosa.

domingo, 1 de diciembre de 2013

ALFREDSON, Tomas. El topo (2011)

Gran decepción. Mucho cartel, mucha imaginería, gran estrella, buena trama... Película complicadísima de seguir, con una trama que no se sabe a dónde se va, con idas y venidas al pasado que se mezclan con el momento en el que se están narrando las cosas. No sé, pero a mi me ha parecido una película muy mala. A fuerza de querer enrocar las cosas, en algunos momentos faltan diálogos, no hay pistas para recuperar la trama, momentos de descanso en la intensidad, una gracia, y algo...
Me ha parecido de las peores películas que he visto en tiempo....

007. Casino Royal (Martin Campbell, 2006)

El nuevo Bond parecía que podía darle otro aire, peor no ha sido posible. Al final todos son tan iguales que ni entretienen....

007. Muere otro día (Lee Tamahori, 2002)

Lo de siempre, en versión negra...

sábado, 23 de noviembre de 2013

Robert Stevens. Nunca ames a un extraño (1959)

Melodrama poco eficaz, sobre una temática muy trillada. Nada destacable, algo efectista y muy melodramático. La intervención de los actores es sana pero algo sosa. Queda como una película antigua, mayor, como pasada.

viernes, 22 de noviembre de 2013

RAY, Nicholas. Más poderoso que la vida (1956)

Buena película, producida por James Mason, muy a la medida de su personalidad, y su capacidad interpretativa, probablemente uno de los actores más versátiles y con carreras más prolífica de la historia del cine.
Un hombre de clase media, pluriempleo en dos trabajos, como profesor y como controlador de taxis sufre una rara enfermedad. La mitigación del dolor sólo se consigue con pastillas de cortisona, tratamiento experimental que le provoca una alteración de la personalidad con fuertes alteraciones, desde cambios de carácter brusco y euforia desmedida, hasta delirios de grandeza y megalomanía. Comportamientos desmedidos que sufren tanto su familia, mujer e único hijo, como los compañeros de trabajo y niños de la escuela.
Análisis serio y profundo de lo que es un cambio de personalidad producto de una adicción, muy bien interpretado por un magnífico actor.

007. El mañana nunca muere (Roger Spottiswoode, 1997)


Un poco lo de siempre...

sábado, 16 de noviembre de 2013

SIODMAK, Robert. El gran pecador (1949)

     Magnífica película del maltratado Siodmak... No es director del gusto de la crítica, y probablemente tampoco tuvo mucha proyección entre el público, pero a mi me parece un estupendo director, con películas fiables, certeras y bien rodadas. 
     En este caso narra los días finales de un hombre adinerado que por amor se ve envuelto en enredos de juego, al punto de dominarle totalmente. Se dice en la película que es un escritor famoso, y es un guión de El Jugador, de Fiódor Dostoievski.
   Bien narra, profundamente expuesta la problemática del juego, las trampas para que continúe jugando y las dificultades que experimenta el jugador, la enfermedad por jugar, el vértigo...
   De esas que hay que ver.

domingo, 10 de noviembre de 2013

007. Goldeneye (Martin Campbell, 1995)

Primera de Borman, primera de 007 en los noventa, primera de un director nuevo y se nota... me ha gustado mucho más que las clásicas de los ochenta, peores a su vez que las de los setenta, las buenas de verdad.

LUMET, Sidney. Punto límite (1964)

Interesante reflexión sobre el poder absoluto, la guerra nuclear y el poder de los militares y asesores en la creación artificial de un conflicto, o por mejor decir, agrandamiento exagerado de un conflicto real. La política elevada a la categoría de arte bélico.
Muy buena película, muy bien hecha, y muy bien narrada. 

sábado, 2 de noviembre de 2013

SIODMAK, Robert. Forajidos (1946)

Auténtica y radical obra de arte, una de las muchas de Siodmak, que no sé muy bien por qué nunca está considerado un grande. A mi juicio lo es, y mucho. Tan grande como Lang, Preminger, mi director favorito, o incluso Wilder. Pero la crítica no supo, o no quiso ver en él un genio, y se conformó con catalogarle de artesano. La visualidad de sus imágenes, lo claro del discurso, la galería de personajes que desfilan ante su cámara, las mujeres malas y los hombre ingenuos, la profundidad de su discurso, todo ello hace de esta película una de las mejores de todos los tiempos, al menos para mi. Es excelente.

viernes, 1 de noviembre de 2013

007 Licencia para matar (John Glen, 1989)

Son todas iguales, absolutamente iguales. En esta incluso la chica el fea, que es el colmo de la tontería Bond. Timothy Dalton no lo hace mal, pero no es Bond. Es otra cosa.

domingo, 27 de octubre de 2013

domingo, 13 de octubre de 2013

LEAN, David. El puente sobre el río Kwai (1957)

   Preciosa película, excelentemente rodada, con historias prodigiosas, que modifican comportamientos, encauzas personas y consiguen sacar de cada uno lo mejor de sí mismo. Historia de superación, entrega, y dominio de uno mismo.
   La escena en la que el capitán japonés llora desconsoladamente después de modificar su comportamiento y consentir que la oficialidad no realice trabajos manuales es el resumen perfecto de qué es lo que se debatía en la película.
   La música no se si está hecha para la película, o si, por el contrario, es tradicional, pero ha quedado como un himno, probablemente de los más reconocibles en el cine.
   Rodrigo la vio y le pareció buena... aunque le gustan más las del oeste, especialmente en las que sale Etham.

domingo, 6 de octubre de 2013

007. Moonraker (Lewis Gilbert, 1979)

Una de tantas, que vistas en serie aburren un poco. Pero a Rodrigo parecen gustarle.

MANN, Anthony. El gran flamarion (1945)

Interesante película. Femme fatal enamora a una estrella de circo para que cometa en escena en asesinato de su marido... y claro ya se la está pegando con otro... Ni una escena de sexo o insinuación sexual y sin embargo sabes perfectamente que esa es la motivación final de toda la trama. Buenos diálogos, buena cámara,  un pelín corta... son solo setenta y tres minutos, y quizá hubiera dado para noventa. Muy bien Vos Stroheim, y también Dan Duryea. La chica me es desconocida, y además no me parece especialmente guapa.

sábado, 5 de octubre de 2013

007. La espía que me amó (Lewis Gilbert, 1977)

Bueno, un poco lo de siempre, con Carl Junger en el papel de malo, que siempre lo recordaré por  el Albergue de la Séptima felicidad.

domingo, 29 de septiembre de 2013

BLAKE NELSON, Tim La zona gris (2001)

Durísima película sobre los asesinatos en masa en los campos de concentración nazis. Terrible documento basado en testimonios reales que narra la vida que tenía el comando dedicado a ayudar al exterminio de sus compañeros. Algunas imágenes, especialmente las que recrean el interior de los hornos es algo difícil de olvidar.

007 El hombre de la pistola de oro (Guy Hamilton, 1974)

Todas son tan parecidas que no me hacen ya gracia. A Rodrigo le aburren un poquillo. 

sábado, 28 de septiembre de 2013

007. Vive y deja morir (Guy Hamilton, 1973)

Bueno, lo de siempre, ya se repiten bastante las chicas, los disparos, las pistolas, los malos... pero bueno. A Rodrigo le gustan.

KERSHNER, Irvin. La venganza de un hombre llamado Caballo (1976)

Buena película, buena continuación, bien hecha, probablemente mejor película que la anterior, no se hace larga, aunque lo es y no tiene muchos diálogos. Tendré que ver la tercera y última parte.

viernes, 27 de septiembre de 2013

SILVERSTEIN, Eliot. Un hombre llamado caballo (1970)

Bueno, una especie de documental gráfico sobre las costumbres de los indios a través de los ojos de un aristócrata británico que es secuestrado por unos siux y se convierte en uno de ellos. Nada especialmente destacado, más allá del rito del sol, que se suda de que sea, o haya sido, realmente empleado, al menos yo. Al comienzo del film se comenta que la forma de vida que se muestra está documentada, y demás. Pero en realidad, más allá de las batallitas  y la forma de guerrear la película no narra más aspectos de la vida común y diaria de los indios que ese rito. Algo se aprecia sobre la forma de comer, pero poco, y muy poco de la organización social, política y familiar de los indios.
No está mal, con todo. Se deja ver y es entretenida. Tiene una continuación que intentaré ver. En realidad dos de la saga, la venganza, y el triunfo. Curiosamente de directores distintos las tres.

jueves, 26 de septiembre de 2013

MANN, Anthony. Bahía negra (1953)

Los grandes directores hacen grandes películas. No tiene mucho más misterio. Entretenida, divertida, con grandes escenas, buenas interpretaciones, sabrosa, bonita, lógica, previsible, encantadora.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

JEWISON, Norman. La sentencia (2003)

Película bastante poca cosa. Jueza encargada de buscar a un criminal de guerra francés colaboracionista con Vichy, que lleva cincuenta años huido de la justicia que lo condenó a muerte ocultándose en monasterios y casas de Dios.
Mala, mala, mala. Caine no lo hace mal, en realidad habría que preguntar qué hace mal él, pero no es suficiente para salvar una película totalmente prescindible.

martes, 24 de septiembre de 2013

THORPE, Richard. Al caer la noche (1937)


Casi obra de teatro, más que película, narra la seducción que una muchacha común y normal siente por el mal, la pillería, el engaño y la mentira. Una chica alojada en un hotel es asesinada. Al día siguiente una viejecita bastante impertinente y que se hace la enferma postrada en una silla de ruedas sin necesitarlo contrata al botones de ese hotel, que aparece en la casa con el pretexto de hablar de la boda que va a contraer con la criada. La sobrina de la señora rechaza al abogado de la familia con idéntica determinación con la que se siente atraía por el chico.
El propósito de él, claro está es el dinero que guarda la anciana.
Aunque es un poco larga no se hace muy pesada. El doblaje no es muy bueno, con una voces muy estridentes y agudas, y el color pierde como energía en algún momento de la película, pero no está mal. Se deja ver y entretiene.

lunes, 23 de septiembre de 2013

WILDER, Billy. Berlín Occidente (1948)



Muy buena comedia de situación, dirigida por el gran Wilder, lo cual es una garantía de éxito, tanto en taquilla como en crítica. En este caso nos presenta una versión edulcorada el ejército de ocupación Yanki en Berlín tras la II Guerra Mundial.
Dos escenas son colosales. Cuando en el avión la mujer congresista ordena la pluma de escribir y las gafas dentro de una maleta de viaje. Y, en segundo lugar, cuando el protagonista persigue a la mujer para besarla en una oficina y va abriendo ella para cerrarle el paso y cerrándolas él los cajones metálicos de ordenación de ficheros.
Se deja ver, tiene muy buena fotografía, y los diálogos son bonitos, sin tener en general la chispa de las diez o doce obras maestras de él.