viernes, 7 de diciembre de 2012

MICHAEL CURTIZ: Sinuhé el Egipcio (1954)


   Michael Curtiz es uno de los directores más sólidos de la industria del cine. Brillante, aunque no siempre, seguramente buen ahorrador para los estudios, tremendamente eficaz en los planos, bien resultón en los diálogos y capaz de manufacturar un producto de calidad con mimbres corrientes.
  Los Peplum son esto. Grandes músicas, buenos actores, tomas en exteriores, diálogos grandilocuentes, y escenarios de leyenda.
  Es una película muy respetuosa con la novela, mejor que la película, como suele ser habitual. Pero refleja fielmente todas las aventuras de El que es solitario, aunque excluye, seguramente por cuestiones de metraje dos o tres capítulos de la novela estupendos de verdad: el viaje a creta, el enamoramiento de una mujer y su muerte por el Minotauro; sus idas y venidas al País de los Hititas, solamente enunciado en la película sin desarrollarlo totalmente; y el asedio a una ciudad siria y la batalla en el mar.
   Prefiere centrarse en Nefer-Nefer y la lucha religiosa en la corte, aspectos más cinematográficos, como fácilmente se comprende. Seguramente cuestiones de metraje también abonan una contención en el estudio de las aventuras de El que es solitario.
   Buena película, muy entretenida, bien rodada y que hay que ver alguna vez en la vida. No como la novela, que hay que leerla varias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario