sábado, 22 de diciembre de 2012

HAWKS, Howard. Rio Bravo (1959)

     Buena película, muy vista pero no por ello menos buena. Tampoco mejora con los años. Es buena y siempre lo será. Sin más. No me ha gustado tanto como Río Rojo, que me pareció excepcionalmente buena, pero vamos es una película fabulosa. Quizá la primera gran película del Oeste que me empezó a gustar. La recuerdo como una de mis favoritas de pequeño, pero la he visto muchas veces, demasiadas quizá, probablemente más de diez, y eso se nota para una película de esta temática. En todo caso me alegro de haberla visto otra vez, por todo, pero sobre todo por compararla con Río Rojo. Y la comparación aunque aquella sale engrandecida, ésta no pierde mucho en la comparación.
     El punto culminante de la película no es cuando Dean Martin revierte el Whyski a la Botella, sino cuando canta echado en un camastro con un pitillo en la boca y se le acompaña con una guitarra. Sabes que nada va a suceder, todo va a ir bien, al final, como debe ser, ganan los buenos.
    La chica es tema aparte, porque la verdad es que Dickinson está guapísima, con un doblaje de voz un tanto aflautado pero muy bien conseguido.
    No sé porque pero siempre me ha parecido una película para niños, que a la gente que empieza a ver cine le puede gustar mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario