lunes, 31 de diciembre de 2012

ODETS, Clifford. Sangre en primera página (1959)

     Magnífica película de un director para mi desconocido. Deben ser de las primeras películas de Rita Haywoord, quizá un poco sobrepasada en un papel de intensidad dramática que hubiera calzado muy bien en actrices tipo Bety Davies.
     Además cuando en el minuto cuarenta y cinco ya está en pleno juicio uno se imagina que te van a contar hasta el recurso de casación en una película de dos horas. Pero no se hace nada pesada la trama y la exposición. Es más, sabe a poco.
     Más allá de la falta de exquisita tensión dramática en los actores, que están bien pero que no parece que consigan potenciar sus recursos más a allá de lo normal, la película es espléndida. Bien rodada, con diálogos precisos, nada parece sobrar del metraje, es proporcionada en la verosimilitud de lo narrado, y está muy bien contada.
     La trama es sencilla. Mujer casada con un macarra, conoce a viudo que acaba de perder a su único hijo que se dedica a los impuestos, a su gestión y cobro. De manera inocente pero firme parecen iniciar un idilio, aunque no se muestra de manera explícita. Él se encuentra de viaje fuera de la ciudad cuando recibe una llamada de ella, que le dice que su madre la ha amenazado. El vuelve a la ciudad y en un accidente, a todas luces no premeditado, muere el marido. Él vuelve a la ciudad en la que pernoctaba, y ya tiene una coartada. Ella dice que un hombre ha entrado en la casa y matado a su marido... 
   Nada parece convencer a un fiscal del Estado muy curtido, y todo parece indicar que el juicio con jurado se los va a llevar por delante... Nada de eso. Todo sale bien, y al final todo parece indicar que el mismo juez profesional que le comunica el veredicto del jurado es quien les casa.
    El Director sólo hizo esta película y otra en 1944, al parecer. Desde luego si por está se condenó en la industria del cine no tiene ninguna razón de ser. Peores películas han sido encumbradas al Olimpo de la excelsitud. De juicio y demás, así, a primer vista, es de las mejores que he visto, y junto con Testigo de Cargo, Anatomía de un Asesinato, Matar a un Ruiseñor, y El Proceso Paradine, constituirían el poker de ases de las películas en la materia.

SIEGEL, D. Crimen en las calles (1956)

 

     En fin, una obra del arte del subgénero de delincuentes juveniles. No hay mucho que decir de la trama, casi desarrollada en una calle, como si fuera una obra de teatro. Unos chicos bastante maleados por sí mismos, capitaneado por un Cassavettes magistral, y secundado por un Sal Mineo bastante interesante, planean un asesinado, casi sin demasiado sentido, de un vecino que se ha chivado a la policía de que en una pelea entre bandas uno de los de ésta ha amenazado a un rival con un arma de fuego casera. El chico va a la cárcel y parece el momento elegido para que el Kie de la tribu, el Masca, cometa su primer delito de sangre, lo que le situaría en otro escenario, salvaje y brutal, pero de superior entidad.
     Un asistente social, que si lo hubiera protagonizado Karl Mandel hubiera sido un papel de Oscar, pretende interponerse en los planes del chico. Planes que no conoce y que sólo a través del hermanastro de éste puede imaginar. Al final el crimen no se consuma y todo parece indicar que la reforma de los chicos parece posible.
     Magnífica película, excelente de verdad, de las obras maestras de Siegel.

lunes, 24 de diciembre de 2012

EDGAR G. ULMER: Detour (1945)

     Muy buena película de cómo las casualidades de la vida a veces se convierten en fatalidades.
     Un hombre hace autostop y es recogido por un hombre que fallece en el trayecto. Se queda con el coche y recoge a su vez a una mujer que recuerda el coche y su dueño. Ya le ha cogido, ya le tiene atrapado. Cine negro en estado puro. Buen desarrollo, buena trama y gran perspectiva.

FRITZ LANG. Furia (1936)


   Excelente película, que, a mi juicio, no está a la altura de otras de Lang, aunque es magnífica, y seguramente algunos la consideren una obra de arte, como casi todo Lang. Lo que ocurre, al menos a mi, es que me gustó más La Jauría Humana, de Arthur Penn, y eso marca un poco la visión parcial que se tiene sobre esta.
   En todo caso es muy buena. Gran tensión, buen desarrollo, excelente final. Lo que ocurre es que no resiste comparación alguna con Deseos Humanos, por ejemplo.

domingo, 23 de diciembre de 2012

HATHAWAY, Henry. Cuando muere el día (1941)

     Un director que hizo de la eficacia y del oficio su arte, una cara bonita, en realidad preciosa: Gene Tierney, un diálogo eficaz, un escenario interesante, un George Sander muy en su papel y una trama novedosa.
     En plena guerra mundial un destacamento militar británico en el África central tiene sospechas de que alemanes e italianos están armando a una tribu local para levantarse contra los ingleses. Mujer guapísima, hija de inglés y árabe es la propietaria de la ruta comercial de la zona. ¿Está implicada en el tráfico de armas, o se hace a sus espaldas?. Eso intenta averiguar el guapo de turno.
    Muy interesante dos cosas. La música ocupa todo el tiempo que no hay diálogo, muy lograda por cierto, y la luz en la cara de Tierney. Esa cara, esa boca, esos ojos... una mujer guapísima de una mirada enigmática, atormentada seguramente, probablemente.

JACQUES TOURNEUR: Retorno al pasado (1947)

  Buena película, maravillosamente buena. Actores extraordinarios, gentilidad en los diálogos, malas malísima, guapas guapísimas. Hombres duros de pelar, que defienden su identidad. Dinero, estafa, declaración de la renta, provisionalidad, honestidad. Nada que temer y todo por apostar. Mundos inexistentes al día de hoy que hacen difícil imaginar hoy. Mafiosos con estilo, con personalidad, no como ahora que la dictadura del chandal gobierna la nariz colombiana de los nuevos horteras, chulos de bar... con chicas vulgares que no saben follar, sólo comer la polla.
    Mitchum debe tener un altar en algún sitio. Estoy convencido. Pertenece a la estirpe, a la raza, a la animalidad. Es un actor de género, sin duda, no te lo imaginas en un musical, ni siquiera en una comedia, pero en estos papeles es salvaje, brutal, racial, de donde vienen las tripas.
     La trama es bien conocida. Chico de buen corazón traiciona al jefe con su chica. Huida, nueva vida, nuevo amor al que explicarle que su pasado a vuelto para llevárselo por delante. Difícil elección la que tiene por delante. Nunca aciertas qué hacer.

sábado, 22 de diciembre de 2012

HAWKS, Howard. Rio Bravo (1959)

     Buena película, muy vista pero no por ello menos buena. Tampoco mejora con los años. Es buena y siempre lo será. Sin más. No me ha gustado tanto como Río Rojo, que me pareció excepcionalmente buena, pero vamos es una película fabulosa. Quizá la primera gran película del Oeste que me empezó a gustar. La recuerdo como una de mis favoritas de pequeño, pero la he visto muchas veces, demasiadas quizá, probablemente más de diez, y eso se nota para una película de esta temática. En todo caso me alegro de haberla visto otra vez, por todo, pero sobre todo por compararla con Río Rojo. Y la comparación aunque aquella sale engrandecida, ésta no pierde mucho en la comparación.
     El punto culminante de la película no es cuando Dean Martin revierte el Whyski a la Botella, sino cuando canta echado en un camastro con un pitillo en la boca y se le acompaña con una guitarra. Sabes que nada va a suceder, todo va a ir bien, al final, como debe ser, ganan los buenos.
    La chica es tema aparte, porque la verdad es que Dickinson está guapísima, con un doblaje de voz un tanto aflautado pero muy bien conseguido.
    No sé porque pero siempre me ha parecido una película para niños, que a la gente que empieza a ver cine le puede gustar mucho.

viernes, 21 de diciembre de 2012

HOWARD HAWKS: Rio Rojo (1948)


   Nuevo mil cabezas de ganado, dos mil millas, lo que separa Texas de Missuori, dos hombres, GIGANTESCA PELÍCULA.
   Descomunal interpretación de Wayne, y, sobre todo de Clift. Impresionantes escenas de la marcha de las reses, paisajes en pura naturaleza de escándalo, tensión emocional desde el primer minuto, divertimento sin pausa.
     El agua se acaba en Texas y el ganado se muere. Después de construir un rancho allí durante 14 años, trabajando día a día, haciendo suyo en sueño americano, el agua no llega. El ganado tiene que beber, y hay sólo una elección: marchar con él. Dos posibilidades se abren pare llegar a Misuori, donde sí hay agua y pastos sufucientes. Hacer todo el camino galopando y a pie, o torcer hacia un pueblo donde ha llegado el ferrocarril. Desde luego si se equivoca la opción, las posibilidades de que el ganado fallezca son enormes.
     La determinación del patrón y su fe en la encomienda mueve a las capataces, y estos a los hombres. No hay nada más seguro que su empeño en llegar, cada día unas millas más. Más de diez millas al día es una conquista. Hay que hacer dos mil. Su ahijado, en realidad desconocido pues le encontró literalmente en el desierto tras ser asesinados todos los integrantes de la caravana en la viajaba, es un gran tirador, pero, sobre todo, sabe tratar a la gente. No tiene el empuje ni la virilidad, no tiene el empaque, la potencia y la fuerza de su padre, pero es consciente que los hombres necesitas ser tratados correctamente. Atravesar desiertos, pelear contra los apaches, recuperar el ganado que se escapa, tiene que hacerse con tacto. Una noche un hombre se dirige al carro de la cocina para tomar un poco de azúcar, provoca la caída de las cacerolas y cacharros de cocinar haciendo mucho ruido y las reses se escapan... Toda la noche trabajando llega a la conclusión de que la imprudencia es grave. El patrón quiere conocer de qué color se pone la espalda del muchacho tras golpearla con su látigo. Su hijo se opone, abierta y totalmente. Es una imprudencia, sí, pero ya han atravesado el Rio Rojo, queda poco tiempo para decidir y se continua caminado en línea recta, o se desvía uno hacia el tren para llevar el ganado en tren a Misouri, y no va a permitir que un hombre que ha trabajado lealmente sea golpeado.
    Coge el mando, es apoyado por los muchachos y decide apostar por ir hacia el tren. El padre queda atrás, herido en una pierna, recuperándose y mascando su venganza...
     El hijo no pretende apropiarse del ganado, sino llevar a buen puerto la empresa, y el padre no pretende llevar a buen puerto la empresa, sino llevar razón. La escena final es memorable, dos tiros, dos heridos, una pelea a puchetazos, y la intervención con un revolver de una mujer a la que el hijo había salvado, junto con las personas que viajaban con ella en la diligencia, de una pelea con apaches, que dispara entre ellos y les dice que verdes las han segado... que ya está bien de chilipolleces... El padre le mira y le dice, a partir de mañana nuestro hierro sobre el ganado tendrá dos iniciales, la de siempre, la mía, y la nueva, la de tu nombre.
   A veces me recordaba a Ford, no solo por la temática, que obviamente, sino por la forma de rodar, planos abiertos, mucho tráveling, intensidad en la presencia de la cámara en el plano del personaje.
     Ya, para siempre, junto a Centauros del Desierto figurará en mi imaginario de películas ideales, esta de Rio Rojo.
     


domingo, 16 de diciembre de 2012

JACK POLLEXFEN. El hombre indestructible (1956)


   Tengo una carpeta con películas inclasificables, directores para mi desconocidos y rarezas de todo tipo. De vez en cuando veo una película de estas, y me encuentro con tipos como Powell o Anatole Litvak, es decir, que no tengo ni idea de cine, más allá de los cuatro tontunos que sabe cualquier aficionado.
   Digo esto no porque la película esta sea especialmente buena, o me haya gustado especialmente. Ni una cosa, ni la otra. Sino simplemente para constatar públicamente que no soy un experto cinéfilo. Aficionado, sin duda, pero nada más.
  Esta película me ha parecido interesante. Es la única del Director, no hizo más, trabajo al parecer como productor de película de miedo en los años cincuenta, en cintas que rondan la serie B, o al menos a mi me lo parecen.
 La trama de ésta es sencillita. Un condenado a muerte, por un crimen que no ha cometido, es ejecutado. Su cuerpo robado y sometido a experimentos con corrientes electricas. Revive, de manera literal, y sólo piensa en vengarse de aquellos que le traicionaron. Hay sólo un problema, la electricidad le ha hecho inmune a los disparos, su piel se ha curtido de manera tal que no pueden hacerle nada. La policía no sabe cómo pararlo, sus compinches tampoco cómo defenderse de él.
   Sus objetivos los consigue, y debe morir, pero no se sabe de qué manera... Con electricidad. Es conducido hacia una gran pila de electricidad y allí muere achicharrado.
   Nueva versión, en definitiva, de Prometeo, en versión eléctrica.

JACQUES TOURNEUR. Al caer la noche (1957)



     Impresionante película de un director magnífico. Ya no es sólo retorno al pasado, la mujer pirata y la mujer pantera. Es cine negro en estado puro, intriga, tensión y sobre todo trama. Desarrollada de manera lineal, verosímil, factible. No hay giros sorprendentes, ni extrañezas que rompan la lineal tensión creciente.
     Cómo un día de asueto, de relax, un fin de semana de caza de dos amigos en las montañas puede convertirse en una pesadilla constante. Dinero, escapadas, persecuciones, disparos, chica, final feliz.
    Por cierto, en Fargo de los hermanos Coen también desarrollada en la nieve hay un plano largo muy parecido al final de la película, probablemente es casualidad, sin más.
     Los actores muy bien, y los diálogos, no así el metraje, corto para mi.
     Tengo que profundizar en Tourneur, porque esta película me ha parecido de las mejores de los últimos tiempos.

sábado, 15 de diciembre de 2012

ROBERT SIODMAK: El abrazo de la muerte (1949)

     La primera vez que la vi me pareció mejor película que esta vez, más impactante, más lograda. Sin tener mal juicio sobre ella me parece menos plena. Está muy bien rodada, y para los que les gusta el género es una obra de arte, quizá un poco menor. Vive claramente del fenómeno de arrastre de Forajidos, probablemente una de las mejores películas de la historia del cine, siguiendo la senda marcada por aquella: la búsqueda de dinero, el atraco, la chica, el hombre que sólo adquiere valor a través de una especie de obnubilación pasajera... la realidad con la que chocan los sueños mal construidos.
     Siodmak, a diferencia de Lang, por ejemplo, siempre hace la misma película. Te puede gustar o no, pero es siempre igual, no tiene demasiados registros. Todas ellas, desde la Dama Desconocida, pasando por Forajidos, ésta, el Diablo ataca de noche, la Escalera de Caracol, o A través del Espejo siempre trazan una clara línea entre el bien y el mal, y la película se dedica a exponer la lucha entre ambos conceptos de forma nítida. Por supuesto siempre gana el bien, el criminal siempre paga, nunca triunfa. Y aunque deseemos lo contrario, desde el primer momento se aprecia que no va a tener éxito.

domingo, 9 de diciembre de 2012

PHILIP ROTH: El animal moribundo, Modadori, Barcelona, 2012


     Efectivamente, la anterior obra de Roth que leí (Sale el espectro) no estaba bien escogida. O no representaba fielmente al autor, o no era de sus mejores escritos, o yo no fue capaz de entenderle en términos literarios.
     Sin embargo esta me parece mayúscula, muy lograda, muy estructurada, realmente muy buena. Me afilio a Roth, del que leeré más cosas con seguridad.
     Al hilo de un enamoramiento de un profesor de 61 años con una alumna de 24, lo cual ya es echarle imaginación, nos va esbozando  un retrato sobre el declinar sexual de un hombre, muy activo por cierto, y de toda una generación, la suya, de gran promiscuidad sexual.
    Hay dos momentos especialmente brillantes. La relación con su hijo, veinticinco años menor, que mantiene una perspectiva respecto al sexo completamente diferente de la suya, y quizá por eso de la misma misma, de sus concepciones políticas, de sus opiniones, de su propio caminar en el mundo.
    Es, desde luego, un mensaje muy interesante de explorar: si te comportas en la vida como follas, o al revés: te comportas de determinada manera y de esa follas. Cómo la identidad sexual modifica comportamientos lo sabemos desde hace siglos, que sea capaz de trasformar toda una forma de vida generacional no está del todo tan claro, aunque él lo cree firmemente. Sería muy interesante leerle una historia de la sexualidad en américa en esos años, los que van de los 60 a los 90, tres décadas de revolución sexual que se vieron machacadas por el Sida, seguramente invento industrializado para la contención de la moral, y el resurgimiento de políticas neocom, que nos han llevado hasta donde estamos ahora.
     En definitiva, lo que he pensado siempre, quien tiene mala leche o es retorcido en su vida es porque es un mal follao...
     El otro momento estelar es cuando la chiquita cubana le llama ocho años después de su encuentre sexual y le hace partícipe de su cáncer de mama. Quiere no sólo compañía en ese trance tan duro, sino, sobre todo, que alguien la recuerde bella como era antes de la operación, y necesita encontrar la aprobación personal y sexual del hombre probablemente más hecho del que ha disfrutado en la cama. Necesita afirmar su belleza para poder asumir el tratamiento de quimioterapia y la posterior amputación de un pecho. Es, desde luego, un momento de una tensión dramática espectacular, y es lo que cierra la novela de forma tensionada: el comienzo de libertad sexual lleva a la enfermedad y la postración...
     Mensaje desde luego demasiado fuerte para tomarse literalmente...

OTTO PREMINGER: Vorágine (1950)

     Retrato sicológico de una mujer cleptómana, casada con un eminente siquiatra que se ve envuelta en un chantaje por un vividorcillo sin demasiado lustre que consigue dominarla mediante técnicas de hipnotización. Lo que pretende, y consigue, es que robe los discos en donde una paciente de su marido le explica a éste con detalle cómo la había estafado una suma de dinero importante.
       Al final la persona aparece muerta y la protagonista en casa de ésta... en una escena bastante bonita.
   Preminger oscuro, el que más me gusta a mi, el menos convencional si se quiere, pero el más bonito.
      Buena película, de las que me gustan pero reconozco que no es lo más usual de ver en estos tiempos. 
   Sinceramente me gusta más la cara de Gene Tierney que cualquier otra actriz actual. Tiene algo magnético en su cara, con un misterio en su mirada impresionante. Es una de las actrices más bellas de todos los tiempos, aunque ya olvidada...


sábado, 8 de diciembre de 2012

HOWARD HAWKS: Hatari (1962)


   Valor, templanza, coraje, arrojo, entidad, criterio, hombría, amistad, energía, potencia, orgullo, alcohol, caza, animales, muerte, vida, fealdad, formalidad, fuerza...
   De esto va la película. De eso de de todo lo demás, de la vida, de cómo se debe vivir, de los criterios que se mantienen inalterables a lo largo de la vida. No es, obviamente, ninguna de las (15 al menos) obras maestras de Hawks, pero es muy brillante, sobre todo en las escenas de caza de animales. Son muy espectaculares, muy bien rodadas, probablemente con un ejército de especialistas, pero realmente muy visuales.
   Wayne es lo de siempre. Un pedazo de actor, machacado inclementemente por los bienpensantes socialdemócratas que entendía, y todavía entienden, que la cultura es lo que ellos dicen, que los actores buenos son los que no votan conservador. Son los mismos que entiende que la cultura está para domesticar a la gente, o que sin haber visto jamás El acorazado Potemkin, o peor aún habiéndolo visto y no podido soportar, le votan como mejor película de la historia.
   Obviamente esto es una película de aventuras, de sobremesa, de niños que aprender a ver cine... de entretenimiento, sin más.... Pero queda un regusto de hombre típico, tópico y de siempre que conecta con las ensoñaciones de un hombre al uso. Comer, beber, cazar, aire libre, actividades de riesto, amor con chica guapa...
En fin, que la adscripción política de Wayne fuera salvajemente liberal, o que Ford casi prefiriese un gobierno militarizado no quitan un ápice a sus trabajos.
   Elsa Martinelli está preciosa, realmente guapísima... Los demás muy en su línea de actores estupendamente secundarios.


viernes, 7 de diciembre de 2012

MICHAEL CURTIZ: Sinuhé el Egipcio (1954)


   Michael Curtiz es uno de los directores más sólidos de la industria del cine. Brillante, aunque no siempre, seguramente buen ahorrador para los estudios, tremendamente eficaz en los planos, bien resultón en los diálogos y capaz de manufacturar un producto de calidad con mimbres corrientes.
  Los Peplum son esto. Grandes músicas, buenos actores, tomas en exteriores, diálogos grandilocuentes, y escenarios de leyenda.
  Es una película muy respetuosa con la novela, mejor que la película, como suele ser habitual. Pero refleja fielmente todas las aventuras de El que es solitario, aunque excluye, seguramente por cuestiones de metraje dos o tres capítulos de la novela estupendos de verdad: el viaje a creta, el enamoramiento de una mujer y su muerte por el Minotauro; sus idas y venidas al País de los Hititas, solamente enunciado en la película sin desarrollarlo totalmente; y el asedio a una ciudad siria y la batalla en el mar.
   Prefiere centrarse en Nefer-Nefer y la lucha religiosa en la corte, aspectos más cinematográficos, como fácilmente se comprende. Seguramente cuestiones de metraje también abonan una contención en el estudio de las aventuras de El que es solitario.
   Buena película, muy entretenida, bien rodada y que hay que ver alguna vez en la vida. No como la novela, que hay que leerla varias.

domingo, 2 de diciembre de 2012

HERMAN SHUMLIN: Agente confidencial (1945)

Desconocido director para mi, que sólo filmó dos películas, esta y otra en 1943. No debería gustarle, o no encajó en los estudios, vaya usted a saber.
Una trama muy interesante que explica por qué estuvo prohibida en España. Boyer en un soldado republicano que va a Inglaterra a comprar carbón para su bando en plena guerra civil española.
Se enamora de Bacal, lío para comprar el carbón, muerte de una niña, desenlace.
Hay dos momentos muy bien traídos a colación. Uno en el que dice que su presidente del Gobierno es un Catedrático, en referencia a Alcalá Zamora, que lo era de Derecho Procesal y su ministro de la guerra un herrero, que desconozco quién es.
Otra muy bonito es cuando solivianta a los trabajadores para que no vuelvan a trabajar en la mina ya que el carbón va a ser vendido a los nacionales, que pagan mejor, al parecer. Los trabajadores obviamente le recriminan sus reproches, pero es de una tensión emocional muy interesante, muy de dumping laboral cuando les dice que con su trabajado van a propiciar que un gobierno ilegítimo entre en Madrid y derroque a Gobierno de la República, y que, en realidad, lo que ocurra en España es campo de experimentación de lo que luego va a acontecer en Europa. 
La película está bien, es entretenida y muy intensa. Razonable.

sábado, 1 de diciembre de 2012

J. LEE THOMPSON: Los cañones de Navarone (1961)

     Estupenda película que quizá el paso del tiempo haya convertido en un clásico del subgénero bélico. Bien narrada, muy buen ambientada, y con tres actores magníficos, estupendos de verdad. Cuando interviniene David Niven parece que se aclara la bruma de la película, parece como si fuese una luz en la oscuridad.
     Pregory Peck no le veo tan espléndido como en otras obras. Está magnífico, naturalmente, pero peor que en otras películas. Y no es porque los papeles duros no le vayan, ahí tenemos Los niños del Brasil, qeu hace de malo malísimo, sino que está demasiado contenido. Quinn pues eso, Quinn, uno de los mejores actores de todos los tiempos, sin discusión.
     La trama es conocida: la necesidad de que la flota aliada pase por el mar Egeo pasa irremisiblemente por anular unos cañones de gran calibre que se ocultan en lo alto de una montaña rocosa que preside todo el mar. El resto ya lo podemos imaginar: aventuras, traiciones, bombas, peleas, batallas, en fin, todo lo típico del género. Además es una película larga, muy larga, 150 minutos, también muy típica del género. Me recuerda mucho a la de Hutton: La colina de las aguilas, aunque esta parece mejor película.
     En definitiva, divertita y razonablemente buena.