miércoles, 5 de septiembre de 2012

MILAN KUNDERA: Un encuentro, Tusquet, (Col.: Fábula), Barcelona, 2012


     Obrita corta, probablemente alimenticia, que reúne pequeños ensayos sobre otros escritores, pintores y músicos. Obra cumbres del arte que han alimentado el espíritu del autor, a veces incluso de manera atormentada y recurrente.
     Me gusta mucho dos de ellos. El dedicado a Francis Bacon y el último que trata sobre dos obras de un autor para mi desconocido: Malaparte.
     En medio multitud de pequeños comentarios, que no llegan siquiera a la categoría de recensión, ni siquiera comenario. Los ensayos sobre las óperas me han parecido tediosos, difíciles de leer y muy poco edificantes desde el punto de vista del lector. El dedicado a Janácek para mi es simplemente ilegible, aunque seguramente para el autor sea el más importante, el más sentido, pues su padre, pianista como Janácek y alumno suyo, aprendió el oficio a su vera, y Kundera recuerda su infancia oyendo sin cesar música del maestro checo.
     Bonitos son los comentarios sobre García Marquez, sobre Kafka, o sobre Bertol Brech. Pequeñas perlas de pensamiento seguramente sólo agradablemente percibidas por dos tipos de lectores. Los que como el autor tengan una bastísima cultura libresca, que no es mi caso, y para aquellos que pretendan leer toda la obra del Checo afincado en París, como pretendo.
     Fácil de leer, simple a veces y entretenido casi siempre. Es, como un entremés, algo para hacer boca antes de una comilona: las novelas más enjundiosas de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario