sábado, 8 de septiembre de 2012

MILÁN KUNDERA: La broma, Tusquet (Col.: Andanzas), Barcelona, 2012

     Tengo la idea de leer todo Kundera. Bueno, todo Kundera que no he leido, que tampoco es tanto.
Esta es su primera novela, la primera que cronológicamente escribió, aunque se publicaque mucho más tarde y ahora por primera vez en España. Marcada claramente por la influencia descomunalmente abrariva del régimen político checo en el que vivía antes de emigrar a París, a comienzos de los 70. Se trata de las diferentes perspectivas que puede tener un error. Un error infantil. El protagonista estudia en la Universidad y es activista ligado al régimen comunista. Su pasatiento más querido es participar en un conjunto que recupera músicas populares. Su vida en este régimen está ordenada e incluso vive bien, cómodamente, con una cierta alegría. Pero un día escribe en un papel que quiere entragar a una chica a la que persigue una sátira sobre el régimen y su relación con una religión. No es nada especialmente comprometedor, si se quiere observar desde un punto de vista razonable ni siquiera tiene contenido amenazador o pretende uns subversión. Es una broma, una ironía por escrito. Un papel.
     Sin embargo ese error, esa broma y sus consecuencias las va a pagar caramente. Es entendido como un panfleto suberviso y así tratado. Es expulsado de la univerisas y del grupo de coros y danzas... y a partir de ahí todo le irá mal.
     Hay una escena, bastante larga, que se desarrolla en una cabalgata de reyes que podría constituir incluso un relato propio, aparte, separado, dada la complejidad que tiene y la trascendencia que los personajes le dan a participar en ella.
     Novela un poco claustrofóbica, que leida junto con La vida está en otra parte, puede dar una buena idea de lo que piensa el autor qué es un régimen comunista y para qué sirve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario