jueves, 30 de agosto de 2012

PHILIP ROTH: Sale el espectro, Debolsillo, Barcelona, 2009

     Al premiarle con el Principe de Asturias acudí a Pléyades a adquirir algún volumen del autor.  Quizá no escogí bien, o quizá es que no me guste demasiado Roth, pero no me ha parecida buena novela. Se deja leer, sin duda, e incluso en algunos momentos emociona, pero no trasmite la potencia y la fuerza que imaginaba, no me arraca de dentro esa emotividad que sí consiguen otros autores americanos, especialmente, estos último años, Auster.
    Las tres tramas que concurren en la obra me agotan un tanto, no me dejan respirar, no me dejan profundizar. Desde luego es una imaginación portentosa, pero soy incapaz de seguirlas adecuadamente, como se merecen. Más que nada porque no me dicen nada y me parecen intrascendentes. Sé que hay lectores que Roth les parecerá excelente, y por eso tengo que leer más cosas de él, pero a mi esta novela, que quizá no es de las suya mejores, me ha dejado un tanto frio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario