martes, 1 de mayo de 2012

VICENTE AMORIM: Good (2008).

     Buena película. Una trama bien desarrollada, con un formato clásico y con actores más que decentes. Viggo Mortensen es un brillante profesor de literatura que ha escrito una novela sobre la eutanasia y la muerte digna. Elevada a la categoría de mito por el régimen se le pide que participe en el proyecto elaborando un ensayo más profundo sobre el tema... Luego vendrán otras colaboraciones, y su ascenso a la cúspide del poder institucional en el ámbito cultural del régimen.
     Dos circunstancias ayudan a que dé un paso que, en principio le repugna: abandona a su mujer y se enamora de una alumna rubiamente aria, y su madre postrada en la cama por tuberculosis enferma gravemente. La propéridad llama a su puerta, mientras su amigo psicoanalista judio baja a los infiernos de la persecución y proscripción personal y profesional. Al final no puede ayudarle a salir de alemania, como parece que era su intención después de la noche de los cristales rotos.
     El tema en sí es sugerente. Desde siempre, pero más recientemente desde hace pocos años, se han alzado voces que denuncia la hipocresía de la clase media alemana de la época, que miraba para otro lado cuando los nazis detentaban el poder. Esta película pretende exponer parte de esa cuestión, desde los ojos de un intelectual comprometido con los valores sagrados del respeto a los demás y a la literatura.
     Dos detalles me gustaron mucho. El envejecimiento progresivo del protagonista, que poco a poco va perdiendo la lozanía en su cara y se le va afilando el mentón y la barbilla. Buena caracterización.
     Y el segundo es cuando los nazis entran en la Universidad y queman los libros en el patio de la misma. Me recuerda a la foto que tengo colgada en el despacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario